8 razones por las que no debes abusar de las bebidas energéticas

Aunque tomar una de vez en cuando no presenta mayor problema, el consumo habitual de bebidas energéticas puede tener graves consecuencias en nuestra salud general

El consumo de bebidas energéticas se ha disparado en los últimos años y, pese a las advertencias sobre sus efectos secundarios, continúan siendo la alternativa utilizada para revertir los síntomas del cansancio en determinados momentos.

Este tipo de producto nació como complemento deportivo, puesto que sus componentes aumentan el nivel de energía, mejoran el rendimiento físico y, de hecho, suben el estado de ánimo.

Si bien consumir una sola lata, de manera esporádica, no representa mayor problema, hay una gran preocupación por el uso abusivo que muchas personas les están dando.

Al representar una solución rápida para prolongar la productividad física y mental, algunos las están ingiriendo en cantidades excesivas, ignorando las graves consecuencias a las que se exponen.

Por esta razón, a continuación, queremos compartir 8 razones por las que su consumo debe ser limitado.

¡Descúbrelas!

1. Pueden causar arritmias cardíacas

Qué son las arritmias

Las bebidas energéticas contienen compuestos estimulantes que, ingeridos en grandes cantidades, alteran el ritmo cardíaco y la segregación de adrenalina.

Si bien estas sustancias son las que ayudan a dar ese “impulso” de energía en el cuerpo, el abuso de las mismas se vincula con la estimulación cardíaca y las arritmias.

Las más conocidas son:

  • Cafeína
  • Tiamina
  • Guaraná
  • Taurina

¿Quieres conocer más? 8 señales de enfermedades cardíacas que no se deben pasar por alto

2. Producen deshidratación

Algunas personas consideran que la ingesta de bebidas energéticas es una forma diferente de rehidratar el cuerpo.

Lo cierto es que, aunque pueden aumentar el rendimiento deportivo, su alto contenido de azúcar y añadidos puede causar un efecto contrario.

Además, esta situación se puede agravar mucho más si se combina su consumo con bebidas alcohólicas y refrescos comerciales.

3. Se relacionan con nerviosismo

nerviosismo

Una de las principales consecuencias del abuso de las bebidas energéticas es la sobreestimulación que sufre el sistema nervioso debido a sus componentes químicos.

Ingerir más de tres latas de este producto altera la actividad del sistema nervioso central, desencadenando episodios de ansiedad, nerviosismo e irritabilidad.

4. Pueden causar dolores de cabeza

Mientras que una pequeña dosis de cafeína puede prevenir dolores de cabeza severos como el que causa la migraña, el abuso de esta sustancia, mediante bebidas energéticas, puede aumentar la recurrencia de este síntoma.

Esto se debe a la sobrecarga que produce en el sistema nervioso central y la circulación sanguínea, dificultando la correcta oxigenación de las células y la segregación de los neurotransmisores.

5. Producen dificultades digestivas

digestion

El exceso de cafeína y la alta concentración de otra amplia variedad de sustancias químicas y azúcares causan un desequilibrio en las secreciones gástricas y, producto de esto, desencadenan dificultades digestivas.

A menudo, quienes acostumbran a ingerir estas bebidas diariamente se enfrentan a problemas en el proceso intestinal (estreñimiento), inflamación y gastritis.

6. Afectan el funcionamiento renal

Los riñones son los órganos que se encargan de filtrar las toxinas de la sangre para, luego, eliminarlas a través de la orina.

En un organismo saludable estos tienen la capacidad de remover los desechos sin dificultades; sin embargo, cuando se sobrecargan, acumulan toxinas y pueden sufrir daños en sus tejidos.

Es por esto por lo que, tras ingerir demasiadas bebidas energéticas, se producen cambios en los hábitos de micción e incrementa el riesgo de presentar cálculos e insuficiencia renal.

¿No lo sabías? 8 síntomas que te pueden alertar de cálculos renales

7. Causan trastornos de sueño

Woman with insomnia

Los trastornos de sueño son una de las principales consecuencias negativas del abuso de este tipo de bebidas.

Casi todos las consumen para mantener el cuerpo y la mente despiertos por más tiempo, recortando el periodo de descanso.

El problema es que, al hacerlo de forma habitual, se van deteriorando funciones importantes para el cuerpo y, casi siempre, se desequilibran los ritmos circadianos.

Producto de esto se desencadenan episodios de insomnio, cansancio crónico y otra variedad de síntomas relacionados con el descanso insuficiente.

8. Pueden causar un colapso en el cuerpo

La mezcla de bebidas energéticas con alcohol supone un auténtico peligro para la salud en general. Tomarlas de forma irresponsable y abusiva puede acabar en un colapso en diferentes órganos vitales.

Los estimulantes que contienen estas bebidas disminuyen los efectos del alcohol, lo que resulta muy perjudicial para el consumidor, dado que no es consciente de la intoxicación etílica que está sufriendo.

La ingesta excesiva o prolongada de esta combinación puede influir en la aparición de:

  • Cirrosis hepática
  • Daños cardiovasculares
  • Insuficiencia hepática
  • Hígado graso
  • Tumores

¿Sueles consumir bebidas energéticas? ¿Conocías los peligros a los que te expones? Ahora que sabes cuán perjudicial puede llegar a ser, limita al máximo su consumo.

En su lugar, opta por llenarte de energía con una alimentación saludable y bebidas naturales.

 

 

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar