8 razones para evitar la comida procesada

Daniela Echeverri Castro · 16 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 16 enero, 2019
El consumo excesivo de comida procesada puede causar inflamación y exceso de toxinas en el organismo. Es primordial evitarla para que no incida en la aparición de enfermedades crónicas.

La comida procesada está a nuestro alcance en todos los supermercados. A pesar de que es posible encontrar alimentos de calidad, muchos otros están llenos de sustancias químicas que pueden perjudicar la salud. ¿Por qué es importante no abusar de la comida procesada? Porque su proceso de fabricación puede implicar el uso de conservantes y añadidos químicos. Además, muchos carecen de nutrientes esenciales y contienen demasiadas calorías. Veámoslo más a fondo en este artículo.

¿Cuáles son los peligros de la comida procesada?

Se conoce por comida procesada a todos los productos alimentarios que han sido sometidos a un tratamiento industrial. Mediante una serie de procesos químicos se les añade características atractivas para el consumidor como mejor sabor y textura.

Latas con comida procesada.

Las compañías que los fabrican los han vendido como “la mejor opción” para una alimentación rápida y nutritiva. Sin embargo, pueden contener compuestos artificiales y procesos de refinado que pueden causar efectos indeseados en el organismo. ¿Cuáles?

Leer también: Los 10 alimentos que no debes comer antes de acostarte

1. Pueden provocar adicción

La comida procesada lleva una amplia variedad de añadidos químicos que pueden producir efectos adictivos. De esta manera, nos inclinamos a consumirlos de forma habitual. En la comida de origen orgánico, los nutrientes sacian el hambre y cubren nuestras necesidades. En cambio, algunos alimentos procesados estimulan la liberación de dopamina. Una sustancia que hace que las personas se sientan bien, aunque no se estén nutriendo adecuadamente.

2. Pueden causar obesidad

La obesidad es uno de los grandes problemas de salud públicos modernos. Muchos casos se producen debido a cuestiones genéticas. Sin embargo, la mayoría tienen que ver con los hábitos alimentarios y el consumo de comida procesada. Esta variedad de comidas está llenas de azúcares, grasas saturadas y carbohidratos, que elevan la tendencia a acumular grasa. Por otro lado, contienen químicos como el glutamato monosódico y jarabe de maíz, ambos relacionados con el sobrepeso y obesidad.

3. Pueden afectar al pH del cuerpo

Uno de los riesgos de la comida procesada es que podría traer añadidos químicos artificiales. Estos químicos tendrían que ser procesados por el hígado y por los riñones para, primero metabolizarlos y luego eliminarlos. Por consiguiente, podrían forzar a estos órganos a trabajar más de lo habitual, repercutiendo en nuestra salud. Sin embargo, es posible que aún así no se lograran procesar todos los químicos, siendo expulsados a través de la orina y modificando el pH de esta.

Mujer con fatiga.

4. Pueden alterar la flora intestinal

El exceso de químicos que proviene de alguno de estos productos podría alterar la actividad de los microorganismos saludables que habitan en el intestino. Como consecuencia, podría aumentar la susceptibilidad a enfermedades digestivas e infecciosas.

5. Pueden producir depresión e irritabilidad

Mientras que los alimentos de origen orgánico promueven el bienestar emocional. La comida procesada impacta de forma negativa en el estado de ánimo. Su ingesta regular podría relacionarse con las crisis de depresión, ansiedad e irritabilidad.

6. Pueden elevar el riesgo de enfermedades crónicas

Los alimentos refinados podrían liberar sustancias que pueden causar enfermedades crónicas. Dado que aceleran el deterioro celular, con el tiempo podrían producirse patologías como la artritis reumatoide, osteoporosis o cáncer.

7. Pueden afectar a la salud cardíaca

El sistema cardiovascular puede sufrir secuelas por cuenta de los peligros de la comida procesada. Si bien algunos lo pasan por alto, los productos más procesados son un “cóctel” de sustancias que perjudican la salud del corazón y la circulación.

comida procesada

La mayoría de productos muy refinados contienen grasas saturadas y exceso de sodio. Los responsables de trastornos como la hipertensión e hipercolesterolemia. Añadirlos de manera regular y durante años a la dieta puede causar complicaciones cardiovasculares.

8. Pueden producir envejecimiento prematuro

Los químicos contenidos en la comida procesada se identifican en el organismo como toxinas. Gracias al funcionamiento de los órganos excretores, muchas de estas son eliminadas. Por ejemplo, mediante el sudor y la orina. El inconveniente es que se produce una acumulación excesiva en el organismo, ya que muchos productos se comen de forma regular. Por consiguiente, estas partículas deterioran las células y aceleran el proceso de envejecimiento.

Debes leer: 7 hábitos que aceleran el proceso de envejecimiento de la piel

¿Cuáles son las comidas procesadas más comunes?

Como ya lo dijimos, el mercado está repleto de este tipo de alimentos. Teniendo claros los peligros de consumirlos, es fundamental identificarlos para limitar su ingesta. A continuación, compartimos un pequeño listado con los más comunes:

  • Carnes embutidas y curadas
  • Cereales de caja
  • Pan y productos de bollería industrial
  • Alimentos enlatados
  • Salsas y aderezos industriales
  • Refrescos y gaseosas
  • Snacks salados y frituras de paquete
  • Palomitas de maíz

Comida procesada: comentarios finales

¿Conocías todos estos peligros potenciales de la comida procesada? Como has podido ver, algunos alimentos procesados pueden ser perjudiciales para el organismo. Procura limitarlos en lo posible, y opta por elegir alimentos de origen orgánico.

  • Cabrera, D. “Repercusiones de la comida rápida en la sociedad.” Trastornos de la conducta alimentaria 6 (2007): 635-659.
  • Doughman, R., et al. Soberanía alimentaria y vida digna. Base Investigaciones Sociales, 2010.
  • Duarte U., Yaritza, E., y Sobeyda, P. Seguridad Alimentaria y Nutricional. Diss. Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, Managua, 2016.
  • Kim, E. “Millones de años de comida procesada.” Investigación y ciencia 446 (2013): 44-49.