8 razones por las que la avena no debe faltar en tu dieta

Katherine Flórez·
13 Abril, 2020
La avena es un cereal muy completo y beneficioso para el organismo. Además, se trata de un alimento versátil que se puede incluir en numerosas recetas.

La avena no debe faltar en tu dieta. Es uno de los cereales más consumidos en todo el mundo. De hecho, debido a sus cualidades nutricionales y energéticas ha sido la base alimenticia de muchos pueblos y culturas.

Por eso, se la conoce también como “la reina de los cereales”. Y es que se trata de una de las mayores fuentes de fibra, proteína y otros nutrientes esenciales que apoyan el funcionamiento del cuerpo.

Con todo, muchos aún desconocen cuán saludable es. Por eso, a continuación queremos compartir 8 razones para ingerirla a diario.

¿Por qué la avena no debe faltar en tu dieta?

En la antigüedad se consideraba como un alimento de las clases menos favorecidas, pues era muy fácil de cultivar y estaba accesible para todos.

No obstante, este cereal es para todo el mundo y de hecho no debería faltar en tu dieta. En este sentido, su versatilidad y cada una de sus propiedades para la salud han hecho que cada vez más personas quieran disfrutarla como parte de su alimentación.

Sin embargo, ¿cuáles son estas propiedades de las que hablamos? Sigue leyendo y descubre 8 beneficios que puede reportarte el incluir la avena en tu dieta. Seguro que muchos no los conocías.

1. La avena ayuda a controlar los niveles de colesterol

Combate el colesterol: por qué la avena no debe faltar en tu dieta

Un tazón de avena hace maravillas por la salud cardiovascular. Diversos estudios muestran que la fibra dietética que contiene participa en la reducción de los niveles de colesterol.

Cuando este lípido se acumula en la sangre, se pueden bloquear los vasos sanguíneos y ocasionar un ataque al corazón o accidente cerebrovascular.

Por lo tanto, resulta indicado incluir en la dieta alimentos como la avena, cuyos nutrientes ayudan a regular esta peligrosa condición.

Descubre: Galletas superenergéticas de avena, cacahuete y cacao sin gluten

2. Fortalece el sistema inmunitario

El segundo motivo por el que la avena no debe faltar en tu dieta es que ingerirla cada día es una forma natural y saludable de mantener las defensas del cuerpo activas.

En un estudio publicado en el American Journal of Physiology se recoge que la fibra de la avena, sumada a sus antioxidantes, mejora la función del sistema inmunitario. De esta forma, estarás ayudando indirectamente al cuerpo a luchar contra infecciones y otros tipos de enfermedades.

3. Contribuye a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre

Estabiliza los niveles de azúcar en la sangre

Su aporte de fibra soluble es muy útil para estabilizar los niveles de azúcar en la sangre y reducir la inflamación causada por la diabetes. Además, sus hidratos de carbono son de índice glucémico bajo, lo que contribuye a mantener la diabetes bajo control.

Quizás te interese: Cómo regular los niveles de azúcar en la sangre usando 2 ingredientes

4. Proporciona energía

En la antigüedad, este cereal se empleaba como un reconstituyente físico y mental. En la actualidad, algunos estudios muestran que la fibra que contiene aporta energía duradera, lo que ayuda a mantener el cuerpo activo. Asimismo, se cree que podría tener un impacto positivo en las funciones cognitivas.

Además, por su significativo aporte de proteína, puede ayudarte a mejorar el rendimiento físico y, combinado con una rutina de ejercicios, ganar masa muscular.

Para disfrutar de esta cualidad siempre, se recomienda ingerirla durante el desayuno, acompañada de frutas, yogur u otros complementos.

5. Mejora la digestión

El aparato digestivo es uno de los que más se benefician con las propiedades de la avena. Su fibra insoluble, que actúa como un ligero laxante, estimula el movimiento intestinal para una adecuada expulsión de los desechos.

También disminuye la inflamación y ayuda a aliviar trastornos comunes como el dolor abdominal o el estreñimiento.

6. Contribuye a adelgazar

Contribuye a adelgazar

Pese a que no se trata de un alimento milagroso para bajar de peso, la avena es uno de los mejores complementos para aquellas personas que desean perder unos cuantos kilos, o bien, mantener un peso saludable.

Son diversas las investigaciones que muestran que la avena presenta un efecto saciante que reduce la ansiedad por la comida. Por otro lado, dado su contenido en fibra, apoya la eliminación de los desechos del organismo.

En otras palabras, su aporte de hidratos de carbono complejos prolonga el tiempo de sensación de llenura y evita la ingesta excesiva de calorías. Por eso, la avena no debe faltar en tu dieta si quieres perder unos kilos. Esta, combinada con la práctica regular de ejercicio, puede ayudarte a bajar de peso.

7. Es buena para la piel

Ya hemos hablado de que la avena es rica en fibra y que esta es buena para el sistema digestivo. Pero ¿sabías que existe una relación entre los intestinos y la piel?

Así es. En un estudio publicado en Frontiers of Microbiology se mostró que varias de las bacterias que forman la flora intestinal están relacionadas con la respuesta inmune de la piel. De esta forma, si tu flora o microbiota no está equilibrada, es muy probable que esto se acabe reflejando en tu piel.

Por eso, te conviene mucho cuidar de la salud de tus intestinos y sistema digestivo. En ese sentido, la avena, con su fibra dietética, puede ser tu gran aliada, así que no dudes en incluirla a tu dieta. Como te encuentres por dentro, se reflejará por fuera.

8. Contiene proteínas y aminoácidos esenciales

Contiene proteínas y aminoácidos esenciales

El último motivo por el que la avena no debe faltar en tu dieta es su aporte nutricional. En primer lugar, este cereal contiene proteínas, las cuales forman parte de los tejidos del cuerpo.

Por eso, estas son fundamentales para fortalecer y cuidar los huesos, los músculos y la piel. Entre las que aporta la avena cabe destacar: la globulina,  la prolamina y la glutelina.

También proporciona 6 de los 8 aminoácidos esenciales para la salud. Dichos aminoácidos no pueden ser producidos por el cuerpo, por eso deben provenir de la dieta.

Estos son importantes para el cuerpo porque ayudan a descomponer alimentos y reparar tejidos, entre otras muchas funciones fundamentales.

¿Cómo hacer para que la avena no falte en tu dieta?

Lo mejor de este cereal es que no hay que limitar su consumo y puede ser incluido como parte de la dieta diaria a través de batidos, galletas, sopas y muchas otras recetas.

También tienes la opción de prepararla como bebida vegetal en sustitución de la leche porque no contiene lactosa. En definitiva, no dudes en incorporarla a tu dieta en cualquiera de sus formas y empezar a aprovechar todos los beneficios que te hemos comentado. ¡Disfrútala!

  • Burton-Freeman, B. (2000). Dietary fiber and energy regulation. The Journal of nutrition130(2), 272S-275S. Available at: https://doi.org/10.1093/jn/130.2.272S. Accessed 13/04/2020.
  • Davis, J. M., Murphy, E. A., Brown, A. S., Carmichael, M. D., Ghaffar, A., & Mayer, E. P. (2004). Effects of moderate exercise and oat β-glucan on innate immune function and susceptibility to respiratory infection. American Journal of Physiology-Regulatory, Integrative and Comparative Physiology286(2), R366-R372. Available at: https://doi.org/10.1152/ajpregu.00304.2003. Accessed 13/04/2020.
  • Fundación Española de la Nutrición (2017). Datos actuales sobre las propiedades nutricionales de la avena. Available at: https://www.fen.org.es/storage/app/media/PUBLICACIONES%202017/INFORME%20AVENA_FEN_v2_2017__AvenaFEN2017_ok%201.pdf. Accessed 13/04/2020.
  • MedlinePlus (2018). Fibra soluble vs. insoluble. Available at: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002136.htm. Accessed 13/04/2020.
  • Othman, R. A., Moghadasian, M. H., & Jones, P. J. (2011). Cholesterol-lowering effects of oat β-glucan. Nutrition reviews69(6), 299-309. Available at: https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2011.00401.x. Accessed 13/04/2020.
  • Rebello, C. J., O’Neil, C. E., & Greenway, F. L. (2016). Dietary fiber and satiety: the effects of oats on satiety. Nutrition Reviews74(2), 131-147. Available at: https://doi.org/10.1093/nutrit/nuv063. Accessed 13/04/2020.
  • Salem, I., Ramser, A., Isham, N., & Ghannoum, M. A. (2018). The gut microbiome as a major regulator of the gut-skin axis. Frontiers in microbiology9, 1459. Available at: https://doi.org/10.3389/fmicb.2018.01459. Accessed 13/04/2020.
  • Zhang, X., McGeoch, S. C., Megson, I. L., MacRury, S. M., Johnstone, A. M., Abraham, P., ... & Lobley, G. E. (2014). Oat‐enriched diet reduces inflammatory status assessed by circulating cell‐derived microparticle concentrations in type 2 diabetes. Molecular nutrition & food research58(6), 1322-1332. Available at: https://doi.org/10.1002/mnfr.201300820. Accessed 13/04/2020.