8 remedios caseros que te deberías aprender. ¡Son una gran solución!

Gracias a los remedios caseros podemos aliviar muchas condiciones físicas de forma natural sin necesidad de recurrir a elementos químicos que pueden llegar a tener algún efecto secundario

Mucho antes de que la medicina y la industria farmacéutica desarrollaran tratamientos para casi todos los problemas de salud, las diversas culturas del mundo aprovecharon las bondades de la naturaleza para la elaboración de sus propios remedios.

Estas fórmulas fueron transmitidas de generación en generación y muchas continúan vigentes como alternativas para curar diversas dolencias.

De hecho, hay quienes las prefieren por encima de los medicamentos convencionales porque son 100% orgánicas y no representan riesgos de efectos secundarios en la salud.

En esta oportunidad nosotros queremos compartir 8 de ellas para que las aprendas y no dudes en emplearlas cuando lo necesites.

1. Combatir el mal aliento

Combatir el mal aliento

La halitosis o mal aliento es un síntoma bastante incómodo que puede tener impactos tanto en lo personal como en lo social.

Para eliminarlo, consume un yogur natural rico en probióticosm ya que sus bacterias saludables se encargan de controlar los patógenos que lo ocasionan.

Eso sí, ten en cuenta que la higiene bucal desempeñará un papel primordial en el resultado de este remedio.

Visita este artículo: Cómo hacer en casa un enjuague bucal antibacteriano

2. Aliviar los mareos

El remedio por excelencia para curar los mareos que se producen al ir en un vehículo en movimiento es la infusión de jengibre con limón.

Ingredientes

  • 1 cucharada de jengibre fresco (10 g)
  • El jugo de ½ limón
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Coloca a hervir la taza de agua y, cuando llegue a ebullición, agrégale el jengibre fresco y el jugo de limón.
  • Déjalo reposar y consume hasta tres tazas al día.

3. Calmar el dolor de garganta

Mujer con dolor de garganta

Las infecciones respiratorias o el crecimiento bacteriano en la garganta producen una molesta sensación de dolor y sequedad.

Gracias a las propiedades antisépticas de la sal podrás reducir la presencia de microorganismos para acelerar su recuperación.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sal marina (5 g)
  • 1 taza de agua tibia (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Vierte la sal marina en el agua tibia y realiza gárgaras varias veces al día.

4. Contra el dolor de cabeza

Las cefaleas o dolores de cabeza pueden interferir en la jornada, impidiendo la realización de las tareas cotidianas.

Para calmarlo sin necesidad de analgésicos, no dudes en preparar el clásico té de menta.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de menta (10 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Vierte las hojas de menta en una taza de agua hirviendo, déjalo reposar 10 minutos y consúmelo.
  • Toma hasta dos tazas al día.

5. Aliviar el dolor de estómago

Aliviar el dolor de estómago

Los problemas digestivos son muy recurrentes porque se producen por el estrés, el consumo de alimentos poco saludables o los excesos.

Con una infusión de hinojo lo podemos controlar porque sus propiedades apoyan la eliminación de desechos y reducen la formación de gases.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de hinojo (5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

¿Cómo prepararlo?

  • Coloca a hervir la taza de agua, agrégale el hinojo y déjala a fuego bajo durante 3 minutos.
  • Retírala, deja que repose otros 15 minutos, filtra y consúmela.
  • Tómala dos veces al día.

6. Controlar la gripe y el resfriado

Los síntomas de la gripe y el resfriado son bastante molestos e incómodos de sobrellevar. La congestión, el exceso de moco y los constantes estornudos nos hacen sentir muy enfermos.

En lugar de consumir pastillas u otros tratamientos de farmacia, prepara un sencillo jarabe con limón y miel de abeja.

Ingredientes

  • ½ taza de miel de abejas (167 g)
  • El jugo de 1 limón

¿Cómo prepararlo?

  • Exprime el jugo de limón y mézclalo con la miel de abejas.
  • Consume una cucharada cada tres o cuatro horas.

7. Remedio para el eccema

Cómo sé si tengo eccema

La irritación en la piel o el eccema no solo luce mal a nivel estético, sino que puede ser bastante molesto para quien lo padece.

Por su alto aporte de vitamina E y antioxidantes, el aceite de oliva es uno de los mejores tratamiento para combatirlo.

Lo único que debes hacer es frotar una pequeña cantidad sobre las zonas afectadas, en lo posible, dos veces al día.

No olvides leer: Receta de jabón casero para pieles con eccema

8. Eliminar hongos en las uñas

Los hongos en las uñas son antiestéticos y pueden volverse dolorosos cuando no se controlan a tiempo.

Por fortuna, hay ingredientes con propiedades antisépticas y antifúngicas que nos permiten eliminarlos con facilidad.

Entre estos nos encontramos con el ajo, un pequeño bulbo con sustancias azufradas que tienen este beneficio.

Tan solo tendrás que triturarlo en un mortero para después ponerlo sobre la uña afectada con un vendaje.

Lo más probable es que tengas que repetir varias aplicaciones antes de conseguir resultados visibles.

Gracias a todos estos remedios naturales podrás encontrar una solución rápida y económica cuando alguna de estas condiciones te afecte. ¡No dudes en probarlos!

Te puede gustar