8 remedios caseros que realmente funcionan

Carolina Betancourth · 22 marzo, 2020
Descubre estos remedios caseros populares que puedes preparar con elementos que tienes en casa. ¡Te ayudarán a combatir diferentes dolencias!

Desde la antigüedad los remedios caseros han sido una de las mejores alternativas para combatir diferentes males y dolencias que pueden afectar al organismo en cualquier momento. Te presentamos 8 remedios caseros muy populares.

¡Descúbrelos!

Remedios caseros muy populares.

Si bien la medicina ha avanzado y hoy en día hay tratamientos farmacológicos para la mayoría de problemas de salud, los remedios caseros siguen ocupando un lugar muy importante en los botiquines de muchos hogares del mundo.

Hay un amplio catálogo de remedios caseros para todas las enfermedades, trastornos y alteraciones, pues cada cultura en el mundo se ha encargado de compartirlos para que todos los puedan utilizar.

En esta ocasión vamos a compartir 8 curiosos remedios caseros que puedes tener en cuenta para cualquier caso de emergencia.

1. Enjuague bucal para los hongos en las uñas

Señal-uñas

Los enjuagues bucales como el Listerine contienen ingredientes antisépticos y desinfectantes que son los que eliminan las bacterias de la boca.

A pesar de que no haya evidencia científica respecto a esto, las creencias populares dicen que estas mismas propiedades son las que lo hacen efectivo para combatir hongos en las uñas en muy poco tiempo.

No obstante, si continua teniendo hongos en las uñas lo más aconsejable es visitar a un podiatra ya que el problema podría agravarse si persiste por más de 3-6 meses.

¿Qué debes hacer?

  • Remoja las uñas afectadas en el enjuague bucal y déjalo actuar entre 15 y 20 minutos.
  • Repite el tratamiento dos veces al día todos los días para obtener buenos resultados.

Te recomendamos leer: Datos curiosos sobre las uñas: ¿los conocías?

2. Yogur para combatir el mal aliento

Para muchos no hay nada más vergonzoso que sufrir de mal aliento.

Las bacterias vivas presentes en el yogur natural podrían ayudar a suprimir las bacterias malas que provocan el mal aliento para así ayuda a evitar este problema.

Un estudio de la revista Scielo España acerca del tratamiento de la Halitosis afirma que lo más adecuado para evitar el mal aliento es reducir el número de bacterias que metabolizan los compuestos en nuestra boca.

Para ello, lo más aconsejable es desarrollar una buena alimentación, un cepillado de dientes constante y consultar con un odontólogo para valorar la utilización de un antimicrobiano efectivo en caso de que la situación lo requiera.

¿Qué debes hacer?

  • Ante las primeras señales de mal aliento consume un yogur natural con probióticos y asegúrate de mantenerlo unos segundos en tu boca.

3. Aceite de oliva para los eczemas

Remedios caseros y naturales que funcionan

Por su alto contenido de vitamina E, el aceite de oliva es uno de los mejores hidratantes para la piel, capaz de nutrir y regenerar los tejidos dañados.

Este ingrediente sella la humedad de la piel y puede contribuir a calmar el dolor provocado por los eczemas.

¿Qué debes hacer?

  • Aplícate aceite de oliva en la piel todos los días, cuando tu piel todavía esté húmeda.

4. Azúcar para detener el hipo

¡Este es uno de los remedios caseros que que suelen recomendar las abuelas! Es por ello también uno de los remedios más populares. Para  detener el molesto hipo, lo ideal es consumir azúcar.

Los expertos consideran que la dulzura repentina en la lengua sobrecarga las terminaciones nerviosas de la boca y por eso puede detener el hipo. No obstante, no hay evidencias científicas que demuestren esto.

Además, en casos de hipo persistente o intratable; un estudio realizado por la Revista  Memoriza  declaran esta medida no farmacológica como una creencia popular e insuficiente para tratar un hipo persistente.

¿Qué debes hacer?

  • Come una cucharadita de azúcar pura.

5. Las aceitunas y limones para aliviar los mareos

La cinetosis provoca exceso de saliva, lo que a su vez provoca mareo. Las creencias populares afirman que el limón o las aceitunas pueden contribuir a combatir este problema, ya que contienen taninos.

¿Qué debes hacer?

  • Come aceitunas o mastica un poco de limón para controlar las náuseas y los mareos.

6. Los tomates para el acné

Tomate para curar el acné

Por su alto contenido de vitaminas C y A, antioxidantes y ácido, se dice que el tomate es un gran aliado para combatir diferentes enfermedades de la piel, en especial en aquellos que sufren de piel grasa.

No obstante, no hay evidencias científicas que demuestren que las propiedades antioxidantes que tienen el tomate actúen directamente sobre la piel sin consumirlo.

A pesar de ello, su consumo moderado si está comprobado que ayuda a una piel más saludable y a una prevención del cáncer colorrectal.

¿Qué debes hacer?

  • Tritura un tomate hasta formar una pasta y luego aplícala en el rostro durante una hora.
  • Pasado el tiempo recomendado, lava tu rostro y repite este tratamiento dos veces a la semana.

7. Bebidas para prevenir las infecciones urinarias

Las infecciones urinarias son muy comunes y pueden afectarte en cualquier momento, provocándote diferentes síntomas.

Para prevenirlas y tratarlas hay dos bebidas muy populares que por sus propiedades pueden combatir las bacterias y regular el pH.

Entre ellas se encuentran el arándano como el rey para combatir las infecciones urinarias. Según palabras de un estudio publicado por la Universidad San Juan Bautista:

Los arándanos contienen una sustancia que depura el sistema urinario y otra que, por su alto poder bactericida, evita la cistitis.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara o compra jugo de arándanos orgánico y bebe dos vasos al día.
  • Diluye una cucharadita de soda de hornear en un vaso de agua y consume este remedio dos veces al día.

Lee también: Tratamiento para infecciones en la vejiga, la uretra y los riñones

8. Aloe vera para la piel y la digestión

El aloe vera es una planta rica en agua, vitaminas, minerales y antioxidantes que los expertos señalan como fiel contribuyente a mejorar la salud de la piel y regenerarla cuando esta sufre de cicatrices o quemaduras.

Además, su consumo ayuda a combatir el estreñimiento y puede contribuir a curar el colon irritable. No obstante, su consumo debe ser moderado y protocolizado ya que, según un artículo del Departamento de Farmacología de la Universidad de Sevilla,  favorecería el riesgo de hipopotasemia.

¿Qué debes hacer?

  • Extrae el gel de aloe vera y aplícalo sobre la piel con suaves masajes.
  • Prepara un zumo de aloe y consúmelo moderadamente.

Te animamos, siempre con un buen hábito de vida, a tomar nota de estos remedios caseros ¡para ponerlos a prueba! Y recuerde visitar a su médico para la disposición de un tratamiento farmacológico si fuera necesario.

  • Baldeyrou, M., & Tattevin, P. (2018). Infecciones urinarias. EMC – Tratado de Medicina. https://doi.org/10.1016/S1636-5410(18)89311-4
  • Dat, A. D., Poon, F., Pham, K. B. T., & Doust, J. (2014). Aloe vera for treating acute and chronic wounds. Sao Paulo Medical Journal. https://doi.org/10.1590/1516-3180.20141326T1
  • Rogério dos Santos Alves; Alex Soares de Souza, et all. (2014). Mareos y Vértigo. Igarss 2014. https://doi.org/10.1007/s13398-014-0173-7.2