8 remedios para curar las llagas en la boca

Claudia Magdalena Carrera Blanco 4 diciembre, 2017
Las aftas o llagas son pequeñas úlceras que pueden aparecer dentro de nuestra boca por diversos motivos. Suelen provocar incomodidad e intenso dolor a quienes las padecen, por lo que es muy útil contar con soluciones caseras como estas.

Las llagas en la boca son un molesto síntoma que muchas personas han experimentado. La buena noticia es que existen ciertas alternativas para librarte de ellas, o al menos para paliar las molestias que ocasionan. Descubre más a continuación.

Causas y síntomas de las llagas en la boca

En primer lugar, comentemos cómo se producen. El origen de las llagas puede ser muy diverso; por ejemplo, pueden aparecer por las siguientes causas:

  • Lesiones debido a mordidas.
  • Limpiezas bucales agresivas.
  • Estrés emocional.
  • Cambios hormonales.
  • Alergias.
  • Deficiencia de vitamina B12, hierro y ácido fólico.
  • Infecciones virales.

Por otra parte, estas llagas suelen tardar en desaparecer entre los 7 y 12 días. Mientras tanto, suelen estar acompañadas de los siguientes síntomas:

  • Manchas o protuberancias rojizas y dolorosas.
  • Centros de coloración blanca o amarilla.
  • Molestias.
  • Ardor y dolor localizado.

Asimismo, si las llagas no sanan correctamente, pueden complicarse y llegar a provocar fiebre, malestar general, ganglios linfáticos inflamados e infecciones.

Por estas razones, es importante tratarlas de la manera más adecuada y acelerar su recuperación. Si deseas saber cómo curar las llagas en la boca, en este artículo hallarás diferentes maneras de hacerlo; ¡no te lo pierdas!

Remedios para curar las llagas en la boca

1. Sal

Sal para curar las llagas.

La sal tiene propiedades antisépticas y cicatrizantes, lo que es perfecto cuando se trata de llagas en la boca. Por eso, es un remedio económico, efectivo y sencillo de usar; los pasos que se deben seguir son estos:

Ingredientes

  • Una cucharada de sal (10 g)
  • Un vaso de agua templada (200 ml)

Preparación

  • En una olla, vierte el agua junto con la sal.
  • Remueve bien hasta que se mezclen.
  • Lleva a ebullición y deja que hierva durante, al menos, 5 minutos.
  • Deja reposar durante 2 minutos.

Puede que te interese leer: Los 10 beneficios que la sal marina le aporta a tu cuerpo

Modo de uso

  • Mientras sigue tibia, enjuaga la boca con la mezcla.
  • Mantenla en la boca haciendo gárgaras durante 3 minutos.
  • Repite varias veces durante el día.

Con el paso de los días, podrás notar cómo el dolor desaparecerá junto con las llagas.

2. Bicarbonato de sodio

Al igual que la sal, el bicarbonato de sodio es un excelente antiséptico y es capaz de ayudar a curar y regenerar heridas como las llagas muy rápidamente. La siguiente preparación te permitirá aprovechar sus virtudes:

Ingredientes

  • 3 cucharadas de bicarbonato de sodio (30 g)
  • ¼ de vaso de agua (50 ml)

Preparación

  • En una olla, lleva el agua a ebullición durante 3 minutos; deja reposar hasta que se enfríe.
  • Traspasa el agua a un envase de plástico hermético y agrega el bicarbonato.
  • Mezcla bien hasta que se haga una pasta.

Modo de uso

  • Aplica la pasta de bicarbonato directamente sobre las llagas.
  • Deja reposar durante 40 minutos y enjuaga con agua fría.

3. Hielo

El hielo es un excelente remedio contra las llagas en la boca. Este actúa como un sedante que no solo te ayudará a aliviar el dolor, sino que también reducirá la inflamación notablemente.

Para ello, solo deberás aplicar el cubo de hielo directamente sobre la zona afectada y dar suaves toques que permitan el enfriamiento de las llagas. Puedes utilizar el cubo de hielo entre 3 y 4 veces al día.

4. Agua oxigenada

Cuando se trata de llagas difíciles de tratar, el agua oxigenada es un remedio infalible, pues te ayudará a eliminar y prevenir las posibles infecciones. Para utilizarlo correctamente, solo deberás aplicarlo de forma directa sobre la llaga con un hisopo. Es recomendable utilizarlo al menos tres veces al día para notar los resultados.

5. Enjuague bucal

A pesar de no ser un remedio natural, el enjuague bucal te ayudará a calmar de forma inmediata las molestias que pueden causar las llagas. Para esto, puedes utilizarlo de la manera tradicional, es decir, enjuagando tu boca después de cepillarte los dientes, o aplicándolo directamente con un hisopo.

Quizá te puede interesar: 10 usos del enjuague bucal que no conocías

6. Yogur

El yogur contiene ácido láctico y otras bacterias que te ayudarán a regular el pH de la boca. Esto sirve para prevenir el crecimiento y la aparición de nuevas llagas, lo que hará que tu recuperación sea más rápida.

Por eso, te recomendamos:

  • Comer 2 yogures (250 ml) diariamente, hasta que las llagas desaparezcan por completo.
  • Aplicar directamente sobre la llaga con un hisopo.

7. Cebolla

Cebolla para curar las llagas.

La cebolla contiene altas cantidades de azufre. Este, además de limpiar las heridas, también ayuda a cicatrizarlas. El siguiente método es muy recomendable para sacar ventajas de la cebolla:

Ingredientes

  • 1 cebolla grande
  • ½ vaso de agua (100 ml)
  • 1 cucharadita de sal (5 g)

Preparación

  • Pica la cebolla en trozos pequeños y ponlos en una olla.
  • Agrega el agua y la sal y hierve durante 3 minutos.
  • Deja reposar hasta que enfríe y separa la cebolla del agua con un colador.

Modo de uso

  • Sumerge un hisopo en el agua restante de la preparación y aplica directamente en las heridas.
  • Deja reposar durante 5 minutos y enjuaga con agua fría.

8. Enjuague bucal de salvia y romero

Mientras que la salvia tiene propiedades antibióticas, bactericidas y antisépticas que pueden ayudarte a cicatrizar rápidamente cualquier herida, el romero es un antiséptico y antiespasmódico que alivia los dolores. Puedes aplicarlos siguiendo estos pasos:

Ingredientes

  • 2 cucharadas de salvia (20 g)
  • ½ litro de agua (500 ml)
  • 3 cucharadas de romero (30 g)

Preparación

  • Agrega todos los ingredientes en una olla y deja hervir durante 20 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, retira del fuego y deja reposar.

Modo de uso

  • Mientras la mezcla sigue tibia, enjuágate la boca con ella.
  • Mantenla en la boca haciendo gárgaras durante 3 minutos.
  • Repite varias veces durante el día.

En definitiva, al utilizar todos estos remedios serás capaz de aliviar el dolor y cicatrizar las llagas rápidamente. Lo mejor es que no tendrás necesidad de recurrir a medicamentos que puedan alterar el funcionamiento natural de tu cuerpo.

Te puede gustar