8 remedios naturales que ayudan a adelantar el parto

Cuando ya la espera parece interminable, a todas les pasa la idea de cómo adelantar el parto. Más allá de que estén probadas por la ciencia, hay algunas técnicas que te pueden funcionar.

Un embarazo normal dura 40 semanas. Por supuesto, que los últimos días pueden resultar interminablemente largos. El peso agobia, no se duerme bien y las ganas de tener el bebé en brazos crecen día a día. A todas les pasa por la cabeza: cómo hacer para adelantar el parto.

Las recomendaciones que daremos de inmediato están más avaladas por la experiencia individual que por investigaciones científicas.

No por ello vamos a desconocer el valor de lo que han vivido otras mujeres, de las terapias alternativas y de los saberes populares como opciones para inducir de forma natural el trabajo de parto.

¿Qué opciones hay para adelantar el parto?

Aunque los factores que inciden para que se dé un parto natural todavía son objeto de estudio, se sabe que hay trucos que pueden incidir positivamente en dos aspectos fundamentales para adelantar el parto: el estado anímico de la madre y la posición en que se encuentre el bebé.

Ejercicios para adelantar el parto

Salvo que haya una indicación expresa de tu médico de guardar reposo, el ejercicio físico moderado siempre es beneficioso para el buen desarrollo del embarazo y posteriormente para lograr desencadenar el trabajo de parto.

Ejercicio durante el parto.

Caminar a ritmo moderado y de forma regular durante el embarazo es una excelente opción. También lo es bailar, nadar, o prácticas deportivas como el yoga y el pilates, en sus versiones para embarazadas. También está el mejor ejercicio de todos: tener relaciones sexuales con tu pareja.

Sin embargo, hay algunos ejercicios que pueden ayudar a que el bebé encaje adecuadamente en tu pelvis y, en consecuencia, adelantar el parto. En este sentido, consulta con tu médico si puedes realizar estos ejercicios al llegar a las semanas 37 y 40.

1. Gatea

Estar en la posición en la que suspendes tu abdomen apoyada sobre tus manos, rodillas y pies, se supone que ayuda a tu bebé a tomar la posición ideal para que propicie el trabajo de parto.

Puedes andar “a cuatro patas” todas las veces que quieras al día, sin agotarte.

2. Anda en cuclillas

Realiza un recurrido en cuclillas. Frente a tu pareja o alguien con fuerza, agarraos de los brazos, agáchate y camina de cuclillas.

Puedes repetir este ejercicio todas las veces que te sientas cómoda, siempre hasta el punto de no fatigarte.

3. Sube escaleras

Sube por todas las escaleras que encuentres a tu paso. Es un ejercicio excelente para propiciar el descenso del bebé.

Las recomendaciones básicas son agarrarte del pasamanos, ir despacio y evitar fatigarte.

4. Balancéate sobre la pelota de goma

Realizar ejercicios sobre una pelota de goma fortalecen los músculos de la espalda, el abdomen y la pelvis  lo que facilita el descenso de la cabeza de tu bebé.

La pelota de goma también es usada en muchas salas de partos durante el proceso de dilatación, pues resulta más cómodo sentarse en ella que sobre una silla o en la cama.

Debes leer: La preparación al parto y sus beneficios

Los ejercicios ideales para realizar sobre la pelota de goma son los de fortalecimiento del suelo pélvico, que son aquellos en los que contraes y relajas toda la musculatura de esta zona, como dibujar un 8 con la pelvis o moverla hacia adelante y hacia atrás.

Ejercicios con la pelota para adelantar el parto.

Es importante que al seleccionar la pelota de goma con la que te vas a ejercitar, tomes en cuenta tu estatura:

  • Si tienes una altura inferior a los 1,50 metros, usa una pelota de 45 centímetros.
  • Si mides entre 1,50 y 1,60 metros, usa una de 55 centímetros.
  • Aquellas que midan entre 1,60 y 1,70 metros, deben seleccionar la de 65 centímetros.
  • Si mides entre 1,70 y 1,80 metros, la adecuada es la de 75 centímetros.
  • Para las que midan más de 1,80 metros, la opción adecuada es una de 85 centímetros.

5. Masajes para adelantar el parto

Existen varios tipos de masajes que favorecen el trabajo de parto. Si vas a buscar un especialista en estas técnicas es importante que sea uno con experiencia en mujeres embarazadas. Este te podrá indicar la mejor forma de realizar estos masajes por ti misma o por tu pareja.

6. Reflexología

En el interior del arco del pie, en el pulgar y entre los dedos, se encuentran puntos energéticos que es posible estimular para inducir el parto de forma natural.

  • En el interior del arco del pie, justo en frente del talón, aplica una presión firme, pero que no cause dolor. Este punto también es útil para aliviar el dolor intenso durante el parto.
  • Presiona firmemente en el centro de tu dedo pulgar durante unos minutos, y luego cambiar al otro pulgar. Con esta presión, se estimula la glándula pituitaria para que libere la necesaria oxitocina, que provoca contracciones en el útero.
  • En la planta del pie, entre el dedo pulgar y el segundo dedo, aplica presión a un dedo de longitud. Identificarás este punto porque lo sentirás más suave.

7. Acupresión

Esta técnica ubica los puntos energéticos en el cuerpo que pueden favorecer y adelantar el parto, pues los estimula a partir de la presión que aplicas en estas zonas. Los masajes los puedes realizar tú misma o pedir a tu pareja que te los haga:

  • Haz presión o masajea la parte superior de la piel entre el pulgar y el índice de la mano. Este punto incide sobre el intestino grueso, que rodea una parte del útero y estimula las contracciones.
  • Presiona y masajea el punto más alto del músculo de tu hombro.
  • Aplica presión en la cara interna del tobillo. Ello ayuda a madurar el cuello uterino y fortalecer las contracciones débiles.
  • Para ayudar al bebé a descender hacia la pelvis, ejerce presión sobre el punto que se encuentra entre el hueso del tobillo y el tendón de Aquiles.
  • Masajea por un minuto la parte baja de la espalda, en el punto donde termina la espalda y empieza la hendidura que separa ambas nalgas.
  • Con tu lengua, haz presión en tu paladar tan atrás como sea posible.
Masaje en los pies.

7. Automasaje del periné

Para preparar la zona pélvica para el parto, puedes realizar un automasaje del periné, lo que ayuda a la elasticidad de los tejidos vaginales. También puedes pedirle a tu pareja que masajee suavemente esta zona, lo que te ayudará a relajarte.

La ansiedad de los días finales del embarazo no ayuda a iniciar el trabajo de parto. Todo lo que sea a favor de tu relajación y a la vez estimule las contracciones del útero es bienvenido.

Un masaje suave entre la zona ubicada entre la vagina y el ano puede ser lo que necesitas.

Te recomendamos leer: Punto Sanyinjiao: Masajes milagrosos

Reflexión final

Entre los consejos populares encontrarás también recomendaciones como tomar un baño con agua caliente, hablar con tu bebé, comer alimentos como chocolate, ajo, picante o curry, tomar infusiones de hojas de frambrueso o estimular los pezones. Todos son remedios caseros muy válidos.

Más allá de que no tengan mayor comprobación científica, pueden ayudarte a encontrar el estado de tranquilidad que necesita tu cuerpo y mente para dar inicio al anhelado trabajo de parto.