8 remedios naturales para calmar las picaduras de abeja

Carolina Betancourth 26 diciembre, 2017
Siempre y cuando no se presente una reacción alérgica exagerada, gracias a sus propiedades, estos remedios naturales pueden ayudarnos a aliviar las molestias ocasionadas por las picaduras de abeja

Las picaduras de abeja pueden desencadenar una inflamación local que, casi siempre, se acompaña con sensación de dolor, enrojecimiento y comezón.

No suelen ser graves, pero la reacción alérgica que produce puede prolongarse por varias horas, y llegar a ser bastante molesta.

Esta se produce por la inyección de un veneno conocido como apitoxina, un líquido incoloro compuesto en su mayoría por proteínas, que las abejas emplean para defenderse de sus depredadores.

Si bien los síntomas pueden desaparecer por sí solos sin necesidad de tratamientos, lo mejor es emplear algunos remedios que ayudan a acelerar su recuperación.

En el siguiente espacio te queremos compartir en detalle los 8 mejores para que no dudes en aplicarlos cuando te enfrentes a este problema.

1. Aceite esencial de lavanda

aceite-lavanda

Por sus propiedades antiinflamatorias y calmantes, el aceite esencial de lavanda puede contribuir a calmar las molestias ocasionadas por las picaduras de abeja.

Su uso externo disminuye la irritación de la piel y, en gran medida, acaba con la picazón y el ardor.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon un poco de aceite esencial de lavanda en un trozo de algodón y aplícalo sobre la picadura.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día.

Lee también: 7 remedios caseros para aliviar las picaduras de las pulgas

2. Aceite esencial de caléndula

El aceite esencial de caléndula ayuda a mejorar la circulación para acelerar la recuperación de las picaduras. Sus compuestos reducen la hinchazón de la piel y calman el dolor.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon unas cuantas gotas de aceite de caléndula sobre la zona afectada y masajéalo hasta que se absorba por completo.
  • Déjalo actuar sin enjuagar y úsalo 2 veces al día.

3. Bicarbonato de sodio

bicarbonato-sodio

El bicarbonato de sodio ayuda a restablecer el pH natural de la piel y, gracias a su acción antiséptica, protege contra las infecciones en casos de picaduras.

Es uno de los mejores remedios naturales para calmar la hinchazón y el enrojecimiento ya que, aplicado de forma externa, mejora la circulación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Humedece un poco de bicarbonato de sodio con agua y, tras obtener una pasta, frótala en las zonas afectadas.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Úsalo hasta 2 veces al día si lo consideras necesario.

4. Ajo

Aunque el ajo no tiene el olor más agradable, sí es uno de los mejores remedios para tratar los síntomas que producen las picaduras de abeja sobre la piel.

Es un antibiótico natural que protege contra las infecciones y, además, baja notoriamente la inflamación.

¿Cómo utilizarlo?

  • Tritura un diente de ajo y aplícalo sobre la picadura.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 veces al día.

5. Zumo de limón

limon

Por sus propiedades alcalinas y su efecto antiinflamatorio, el zumo de limón puede neutralizar el efecto del veneno cuando la picadura es reciente.

¿Cómo utilizarlo?

  • Pon unas gotas de zumo de limón sobre la zona afectada y déjalo actuar 20 minutos.
  • Enjuaga y, si es necesario, repite su uso 2 o 3 veces al día.

Nota: Evita exponerte al sol tras emplear este tratamiento, ya que se pueden producir manchas en la piel.

6. Cebolla

La cebolla es rica en compuestos sulfurosos y minerales esenciales que, sobre la piel, restablecen el pH y disminuyen la hinchazón y el picor.

Estas propiedades aceleran el alivio de las picaduras y previenen complicaciones como las infecciones o las alergias crónicas.

¿Cómo utilizarla?

  • Corta un trozo de cebolla y aplícalo sobre la zona afectada de la piel.
  • Deja que actúe 15 minutos y enjuaga.
  • Úsalo hasta curar la picadura.

Ver también: Alivia las picaduras de pulgas preparando 5 remedios naturales

7. Perejil

perejil

En las hojas de perejil se concentran sustancias vegetales que ayudan a frenar las reacciones alérgicas cuando las abejas consiguen inyectar su veneno en la piel.

Tiene un ligero efecto refrescante que controla la comezón y disminuye la hinchazón.

¿Cómo utilizarlo?

  • Tritura varias hojas de perejil en un mortero y aplica la pasta sobre la picadura.
  • Deja que actúe 20 minutos y enjuaga.
  • Puedes repetir el tratamiento 2 o 3 veces al día.

8. Patata cruda

La patata cruda se utiliza de forma externa para reducir muchas molestias de la piel. Sus compuestos reducen la irritación y calman la incómoda sensación de quemazón y dolor.

¿Cómo utilizarla?

  • Corta una rodaja de patata cruda, ponla a enfriar en el congelador y, cuando esté helada, aplícala sobre la parte afectada.
  • Deja que actúe 10 minutos y repite su uso 3 veces al día.

Algunas personas manifiestan reacciones alérgicas severas por las picaduras de estos insectos. En caso de palpitaciones, malestar general y sensación de ahogo, consulta al médico.

Te puede gustar