8 remedios naturales contra la vaginitis bacteriana

Okairy Zuñiga·
28 Mayo, 2020
Los remedios naturales son solo una ayuda para calmar los síntomas de la vaginitis bacteriana. Para superar la infección e inflamación, lo mejor es acudir al ginecólogo y seguir sus recomendaciones.

La vaginitis hace referencia a la inflamación de la vagina o la vulva. Por tal razón, también se le conoce como vulvovaginitis. De igual forma, como suele estar causada por bacterias, se puede distinguir como vaginitis bacteriana o vaginosis bacteriana. ¿Se puede tratar con remedios naturales?

Los remedios naturales se popularizaron como una alternativa para acelerar el alivio de este problema. Sin embargo, hasta la fecha no hay evidencias que comprueben su seguridad y eficacia. Por lo tanto, aunque pueden probarse, no suponen un tratamiento de primera línea para esta condición.

Así pues, antes que nada, es conveniente consultar el ginecólogo para recibir un diagnóstico más preciso y, en función de este, un tratamiento más eficaz. Según información en Clínica Mayo, algunos de los medicamentos que pueden prescribirse incluyen: metronidazol, clindamicina y tinidazol.

Causas y síntomas de la vaginitis bacteriana

La vaginitis bacteriana puede afectar tanto a mujeres adultas como a niñas. En su estado natural, la vagina segrega un flujo que mantiene húmedos y sanos los tejidos de la zona.

Sin embargo, algunos factores como las infecciones de transmisión sexual, las prácticas de higiene deficientes, las alergias y los cambios hormonales pueden alterar la composición de este flujo, detonando la inflamación de la vulva o vagina.

A menudo, el crecimiento excesivo de bacterias en la zona es lo que ocasiona esta condición. Sin embargo, pueden haber otras causas asociadas. Por esta razón, una vez más, recordamos la importancia de solicitar atención ginecológica.

Algunos de los síntomas que permiten reconocer la vaginitis incluyen los siguientes:

  • Una secreción vaginal blanca que cubre las paredes de la vagina.
  • Secreción vaginal con un olor desagradable o a pescado.
  • Dolor o picazón vaginal.
  • Ardor al orinar.
Causas y síntomas de la vaginitis bacteriana
La vaginitis bacteriana puede estar causada por una alteración del pH vaginal que propicia el crecimiento excesivo de bacterias.

Remedios naturales contra la vaginosis bacteriana

La sabiduría popular ha propuesto desde la antigüedad una serie de remedios alternativos para las molestias causadas por la vaginosis bacteriana. Sin embargo, hasta la fecha no hay estudios científicos que comprueben que son efectivos contra esta condición.

De hecho, algunos expertos en ginecología aconsejan usarlos con precaución, o simplemente evitarlos, ya que por lo general son ineficaces o solo consiguen reducir momentáneamente los síntomas. Si aún así decides probarlos, estas son algunas opciones:

1. Cúrcuma

El consumo de una infusión de cúrcuma puede contribuir a mejorar la salud en caso de infecciones vaginales. De acuerdo con una revisión publicada en Advances in Experimental Medicine and Biology, la curcumina, el principal compuesto activo de esta especia, tiene potencial antibacteriano, antiinflamatorio y antioxidante.

Debido a estas propiedades, se cree que incluir la especia en la dieta regular ayuda a fortalecer el sistema inmunitario. Por eso, aumenta las defensas frente a las bacterias que causan la vaginosis. 

  • Para ingerirla, basta con agregar media cucharadita de cúrcuma en una taza de agua o leche. La bebida se consume una vez al día, hasta sentir una mejoría.

Lee también: 5 usos prácticos de la cúrcuma

2. Peróxido de hidrógeno 

Las irrigaciones con peróxido de hidrógeno parecen contribuir al alivio de la vaginitis bacteriana. De hecho, un pequeño estudio publicado en Minerva Ginecologica determinó que usar una onza de este producto, durante una semana, sirve como coadyuvante para esta infección.

Es sí, conviene tener claro que no hay evidencias realmente sólidas sobre este remedio y, por tanto, no debe ser el tratamiento de elección primaria. Además, debe emplearse con precaución. Si hay reacciones desfavorables, hay que enjuagar con abundante agua y suspender su uso.

3. Neem

En una investigación divulgada a través de Journal of Clinical and Diagnostic Research se determinó que el extracto de las hojas de Neem tiene potencial como agente antimicrobiano. De hecho, es capaz de combatir microorganismos como la Candida albicans y Streptococcus mutans.

  • El extracto de Neem se puede adquirir en forma de suplementos en tiendas herbolarias. Además, se puede tomar como infusión. Incluso, hay quienes sugieren que es válido usarlo en baños externos.
aceite de neem
Los extractos de neem tienen potencial antimicrobiano. Por eso, parece útil contra la vaginitis bacteriana.

4. Ajo

No es bueno introducir ajo en la zona vaginal como lo sugieren algunos remedios. Sin embargo, su consumo sí puede ayudar a mejorar las defensas frente a las bacterias que causan infecciones como la vaginitis bacteriana.

Un estudio compartido en Iranian Red Crescent Medical Journal expone que tomar una tableta de suplemento de ajo puede ayudar a tratar esta condición.

5. Infusión de manzanilla

Una investigación publicada en International Journal of Molecular Medicine señala que la manzanilla ha demostrado cierto potencial como antiinflamatorio natural. Por eso, puede aprovecharse para calmar las molestias asociadas a la vaginitis.

  • Para ello, conviene preparar una infusión de la planta. Cuando esté tibia, se cuela y se emplea el agua para lavar las zonas irritadas externas.

6. Yogur

Por su contenido de probióticos, el yogur es uno de los productos naturales que suelen emplearse contra la vaginitis bacteriana. Por ahora las evidencias siguen siendo insuficientes, aunque se han encontrado ciertos resultados a favor.

Un pequeño estudio publicado en Archives of Gynecology and Obstetrics determinó que una mezcla de yogur natural con miel de abejas mostró efectos positivos en el control de la candidiasis vulvovaginal en mujeres embarazadas.

Yogur para la vaginitis bacteriana
Por su contenido de probióticos, el yogur contribuye al tratamiento de la vaginitis.

7. Zumo de vegetales

El consumo abundante de vegetales se asocia de forma positiva con un buen funcionamiento del sistema inmunitario. Por ello, ante infecciones de cualquier índole, se aconseja incrementar su consumo.

Una publicación en The American Journal of Clinical Nutrition reconoce que una mayor ingesta de estos alimentos ayuda a fortalecer el sistema inmune y reducir la inflamación. Por eso, se cree que el zumo de vegetales puede ayudar frente a los síntomas de la vaginitis.

  • Hay muchas formas de preparar estas bebidas. Sin embargo, aconsejamos una mezcla de jengibre, manzana verde, apio y espinacas. 

8. Aceite de árbol de té

Algunos estudios, como uno publicado en la revista académica Clinical Microbiology Reviews, han señalado que el aceite esencial de árbol de té puede ayudar a combatir las infecciones vaginales gracias a sus propiedades antifúngicas y antibacterianas.

  • Para probarlo, basta con agregar unas 3 o 5 gotas en un barreño y hacer un baño de asiento.

Visita este artículo: 5 razones por las que tienes picazón vaginal si no tienes una infección

Recomendaciones básicas para combatir la vaginitis bacteriana

Otras recomendaciones para combatir la vaginitis bacteriana incluyen las siguientes:

  • Mantener una buena higiene.
  • Lavar bien la ropa interior.
  • Tomar duchas con agua tibia y jabón neutro.
  • Cambiar o lavar con regularidad las toallas, almohadas, sábanas y otros artículos de uso diario.

Si los síntomas son persistentes y no disminuyen con los cuidados básicos, es mejor que consultar con el ginecólogo. El profesional, tras realizar las pruebas que considere pertinentes, puede orientar hacia otros tratamientos.

  • Rosenfeld, J. A. (2009). Vaginitis. In Handbook of Women’s Health, Second Edition. https://doi.org/10.1017/CBO9780511642111.013
  • Kairys N, Garg M. Bacterial Vaginosis. [Updated 2019 May 4]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2019 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459216/
  • Dover SE, Aroutcheva AA, Faro S, Chikindas ML. NATURAL ANTIMICROBIALS AND THEIR ROLE IN VAGINAL HEALTH: A SHORT REVIEW. Int J Probiotics Prebiotics. 2008;3(4):219–230.
  • Gautam SC, Gao X, Dulchavsky S. Immunomodulation by curcumin. Adv Exp Med Biol. 2007;595:321‐341. doi:10.1007/978-0-387-46401-5_14
  • Mohammadzadeh F, Dolatian M, Jorjani M, Alavi Majd H, Borumandnia N. Comparing the therapeutic effects of garlic tablet and oral metronidazole on bacterial vaginosis: a randomized controlled clinical trial. Iran Red Crescent Med J. 2014;16(7):e19118. doi:10.5812/ircmj.19118
  • Bhaskaran N, Shukla S, Srivastava JK, Gupta S. Chamomile: an anti-inflammatory agent inhibits inducible nitric oxide synthase expression by blocking RelA/p65 activity. Int J Mol Med. 2010;26(6):935–940. doi:10.3892/ijmm_00000545
  • Darvishi M, Jahdi F, Hamzegardeshi Z, Goodarzi S, Vahedi M. The Comparison of vaginal cream of mixing yogurt, honey and clotrimazole on symptoms of vaginal candidiasis. Glob J Health Sci. 2015;7(6):108–116. Published 2015 Apr 3. doi:10.5539/gjhs.v7n6p108
  • Abdelmonem, A. M., Rasheed, S. M., & Mohamed, A. S. (2012). Bee-honey and yogurt: A novel mixture for treating patients with vulvovaginal candidiasis during pregnancy. Archives of Gynecology and Obstetrics286(1), 109–114. https://doi.org/10.1007/s00404-012-2242-5
  • Carson CF, Hammer KA, Riley TV. Melaleuca alternifolia (Tea Tree) oil: a review of antimicrobial and other medicinal properties. Clin Microbiol Rev. 2006;19(1):50–62. doi:10.1128/CMR.19.1.50-62.2006