7 señales que dan tus riñones cuando algo está mal

Es muy importante que ante cualquier síntoma, en primer lugar, se acuda a un especialista. Solo así se podrá diagnosticar adecuadamente cualquier enfermedad.

Los riñones son los órganos encargados de filtrar los desechos de la sangre para removerlos del cuerpo a través de la orina. Se estima que tienen un tamaño aproximado a un puño y, al día, llegan a procesar 190 litros de sangre para eliminar hasta dos litros de agua.

Por otro lado, desempeñan un papel muy importante en la regulación de la presión arterial. Se encargan de producir varias hormonas fundamentales para nuestro bienestar general.

No obstante, tal y como ocurre con otras partes del cuerpo, el exceso de toxinas puede afectar a su funcionamiento y derivar en graves problemas de salud. En la mayor parte de los casos, suelen ser afecciones silenciosas o cuyos síntomas se confunden con los de otros problemas más comunes.

Sin embargo, sí hay señales contundentes que nos pueden servir para sospechar de cualquier anomalía en el sistema. 

Es muy importante que ante cualquier síntoma, en primer lugar, se acuda a un especialista. Solo así se podrá diagnosticar adecuadamente cualquier enfermedad. De todos modos, a continuación desarrollamos algunos de los síntomas más relevantes.

Podemos contribuir a prevenir la formación de los dolorosos cálculos renales

1. Cambios en los hábitos de micción

Los cambios en los hábitos de micción, entre otros problemas, suelen presentarse cuando algo no está funcionando del todo bien en los riñones.

Tener la necesidad de ir continuamente al baño, así como disminuir la cantidad de veces, indica que estos órganos no están funcionando como es habitual.

Lee también: 6 recetas caseras para combatir las piedras en los riñones

2. Alteraciones en la orina

Así mismo, las alteraciones en el color, olor y textura de la orina son señales muy útiles para descubrir un fallo en el sistema renal. Notar un color más amarillo de lo normal, sangre o un olor desagradable es suficiente para solicitar una consulta médica.

Aunque casi siempre se presentan por infecciones en las vías urinarias, es conveniente hacerse los exámenes necesarios para descartar problemas más graves.

3. Retención de líquidos

Dado que estos órganos cumplen la función de regular los líquidos del cuerpo, su mal funcionamiento puede conducir a la retención. Problema también conocido como edema.

Como disminuye su capacidad para filtrar los líquidos y desechos, los procesos inflamatorios se alteran y provocan hinchazón en la cara, los pies, los tobillos y otras partes del cuerpo.

4. Fatiga y decaimiento

En los riñones se produce una hormona conocida como eritropoyetina. Su función consiste en intervenir en la creación de glóbulos rojos de la sangre. Esto quiere decir que, a su vez, estos desempeñan un papel determinante en el transporte del oxígeno hacia las células del cuerpo.

En consecuencia, un mal funcionamiento renal puede provocar cuadros de anemia y continua sensación de decaimiento y cansancio. La disminución del suministro de oxígeno hacia las células se traduce en mareos, fatiga y dificultades para alcanzar la concentración.

5. Dolor en la espalda o en los riñones

En pacientes con dificultades en los riñones, suele presentarse un dolor en la región lumbar o en zonas cercanas a estos órganos. Muchas veces esta condición se intensifica en personas ancianas.

Si bien puede tratarse de un problema muscular, algunas veces está relacionado con las enfermedades renales que pueden estar desarrollándose. Por ejemplo, la presencia de cálculos o las infecciones en las vías urinarias puede provocar un intenso dolor lumbar que se irradia hasta la ingle.

6. Erupción cutánea

Es importante tener en cuenta que una piel saludable también depende de la oxigenación y limpieza de la sangre.

Por lo tanto, cuando los riñones dejan de filtrar los desechos, es común que se presenten erupciones cutáneas y otras imperfecciones faciales. Algunas veces esas alteraciones vienen acompañadas de una incómoda sensación de comezón o alergia.

Visita este artículo: Alimentos que empeoran el acné

7. Hipertensión

Es un trastorno que se puede desencadenar por múltiples factores que suelen afectar las arterias y el sistema cardiovascular. Además, la retención de agua y sodio puede conducir a un aumento considerable de la presión arterial.

Tanto la insuficiencia renal crónica como la glomerulonefritis pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta condición.

En ocasiones, esta se manifiesta con el desarrollo de una patología conocida como estenosis de la arteria renal. La cual se genera por una obstrucción parcial de la arteria renal, encargada de transportar sangre a los riñones.

  • Hiß, M., & Kielstein, J. T. (2014). Chronic kidney disease (ckd). In Urology at a Glance. https://doi.org/10.1007/978-3-642-54859-8_30
  • National Kidney Foundation. (2017). About Chronic Kidney Disease - The National Kidney Foundation.
  • Abdel-Kader, K., Unruh, M. L., & Weisbord, S. D. (2009). Symptom burden, depression, and quality of life in chronic and end-stage kidney disease. Clinical Journal of the American Society of Nephrology. https://doi.org/10.2215/CJN.00430109
  • Levey, A. S. ., Coresh;, J., Balk;, E., Kausz;, A. T., Levin;, A., Steffes;, M. W., … Eknoya, G. (2003). Clinical Guidelines National Kidney Foundation Practice Guidelines for Chronic Kidney. Annals of Internal Medicine. https://doi.org/200307150-00013 [pii]