8 señales de demencia que todos deben conocer

Daniela Echeverri Castro·
24 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
07 Enero, 2019
Aunque algunas de las primeras manifestaciones de la demencia puedan parecer normales, si se dan con frecuencia debemos saber relacionarlas con esta enfermedad para actuar de manera oportuna

Conocer cuáles son algunas de las principales señales de demencia permite prestar más atención a la salud en general y así acudir más pronto al médico para un chequeo, algo que puede ayudar a detectar la causa del problema y mejorar el pronóstico.

La demencia es un síndrome, por lo general de naturaleza progresiva, que se caracteriza por el desgaste de las funciones cognitivas. Estas son las que nos confieren la habilidad de la memoria, el intelecto y la capacidad para llevar a cabo un sinfín de actividades de la vida cotidiana.

Veamos a continuación un poco más acerca de este problema de salud tan común en la población a nivel mundial.

La demencia

La demencia es un deterioro que va más allá de lo que se considera una consecuencia del envejecimiento. Por lo general, es una de las reacciones de otras enfermedades que afectan de forma primaria o secundaria al cerebro.

En la actualidad, es una de las patologías que más discapacidad y dependencia ocasiona entre los adultos mayores. Aunque se han desarrollado varios métodos para sobrellevarla, continúa siendo abrumadora, tanto para los pacientes afectados como para sus cuidadores y familiares.

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en todo el mundo hay unos 47,5 millones de personas con demencia y cada año se registran 7,7 millones de diagnósticos más.

Lee también: Síntomas tempranos de demencia: ¿cómo detectarlos?

Señales de la demencia

Por todo lo anterior, es necesario conocer cuáles pueden ser las señales de la demencia. Identificarlas a tiempo puede contribuir en gran medida a mejorar el pronóstico. 

1. Dificultad para elegir palabras

En primer lugar, destacamos una de las señales más tempranas de la demencia. Es la dificultad para encontrar las palabras precisas para expresar los pensamientos.

Los pacientes que están empezando a desarrollar esta condición pueden pasar varios minutos tratando de recordar una palabra específica. Aunque la han dicho, no pueden saber cuál es.

2. Problemas para entender el tiempo

En segundo lugar, surgen problemas para entender el tiempo. Las personas que están en alto riesgo de padecer esta enfermedad tienen graves dificultades para comprender lo que es el pasado, el presente y el futuro.

A menudo, cuando se les habla del tiempo, no pueden comprender lo que significa o tienden a confundirlo. Esto es muy característico de la demencia.

3. Memoria a corto plazo

Problemas de memoria que afectan la vida cotidiana

Los problemas de memoria a corto plazo pueden parecer comunes. No obstante, en realidad, son una señal temprana del desgaste que sufre el cerebro debido a la demencia.

Ser incapaces de recordar acontecimientos importantes o que ocurrieron horas o días antes indica que algo no está del todo bien con las funciones cerebrales. También puede que, al entrar a una habitación o llegar a un lugar, la persona olvide con qué finalidad lo hizo.

4. Cambios de humor, otra de las posibles señales de demencia

Por los cambios que sufre la química cerebral cuando se produce la demencia, las personas afectadas pueden sufrir cambios de humor. De hecho, suelen caer con facilidad en estados de ánimo depresivos o de irritabilidad.

Debemos prestarles atención. Los cambios repentinos en la personalidad o los comportamientos pueden estar indicando que las funciones cognitivas se están deteriorando.

5. Dificultad al realizar tareas cotidianas

Otra de las señales primarias que experimentan las personas con demencia es una serie de dificultades para llevar a cabo muchas de las tareas ordinarias y cotidianas. Son tareas que, por lo general, se hacen cada día.

Alguien cuyas funciones cognitivas comienzan a verse afectadas se vuelve incapaz de cumplir con muchas de sus labores en el trabajo. También puede suceder al conducir hacia algún lugar común o hacer tareas dentro de la casa.

6. Incapacidad para reconocer lugares

A medida que la demencia va avanzando, los pacientes comienzan a tener más dificultades para reconocer los lugares en los que, casi siempre, suelen estar. De hecho, dentro de su propia casa pueden sentirse confundidos o perdidos.

No recordar cómo o con qué fin llegaron a un determinado lugar, ni saber dónde están, puede ser un signo contundente de la demencia. Esto debemos saberlo también por si nos encontramos a alguien desorientado por la calle.

Lee: Anatomía de la demencia: ¿cómo es la vida de un paciente demente?

7. Dificultades para escribir

De la misma manera en que se desarrollan problemas para encontrar las palabras y hablar, los afectados por este síndrome suelen tener dificultades para escribir como solían hacerlo. Los cambios en la letra y los problemas de expresión a través de estas son una señal de alerta que debe ser analizada y relacionada con esta condición.

8. Letargo

El letargo podría ser una de las señales de demencia.

El deterioro de las funciones cognitivas trae consigo una serie de reacciones químicas. Estas se manifiestan tanto en el estado de ánimo como en la capacidad para mantener algunas habilidades físicas.

A su vez, como consecuencia, la persona empieza a sentirse más cansada de lo normal. También sufre una falta de motivación por las actividades con las que antes disfrutaba.

¿Qué se debe hacer ante estas señales de demencia?

Mujer mayor con fatiga.

Aunque en muchos casos la demencia no se puede prevenir ni detener, es primordial atender sus señales para encontrar un tratamiento que ayude a sobrellevarla.

Cuanto más rápido se detecte este desgaste, mayores probabilidades hay de tener una mejor calidad de vida.

  • Barba, A. L., Kelly Changizi, B., Higgins, D. S., Factor, S. A., & Molho, E. S. (2012). Dementia. In Parkinson’s Disease, Second Edition. https://doi.org/10.1201/b12948
  • Livingston, G., Sommerlad, A., Orgeta, V., Costafreda, S. G., Huntley, J., Ames, D., … Mukadam, N. (2017). Dementia prevention, intervention, and care. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31363-6
  • McKhann, G. M., Knopman, D. S., Chertkow, H., Hyman, B. T., Jack, C. R., Kawas, C. H., … Phelps, C. H. (2011). The diagnosis of dementia due to Alzheimer’s disease: Recommendations from the National Institute on Aging-Alzheimer’s Association workgroups on diagnostic guidelines for Alzheimer’s disease. Alzheimer’s and Dementia. https://doi.org/10.1016/j.jalz.2011.03.005
  • Hampson, C., & Morris, K. (2016). Dementia: Sustaining Self in the Face of Cognitive Decline. Geriatrics (Basel, Switzerland), 1(4), 25. https://doi.org/10.3390/geriatrics1040025
  • Jonker C, Geerlings MI, Schmand B. Are memory complaints predictive for dementia? A review of clinical and population-based studies. Int J Geriatr Psychiatry. 2000;15(11):983‐991. doi:10.1002/1099-1166(200011)15:11<983::aid-gps238>3.0.co;2-5
  • Berry B. (2014). Minimizing confusion and disorientation: cognitive support work in informal dementia caregiving. Journal of aging studies, 30, 121–130. https://doi.org/10.1016/j.jaging.2014.05.001