8 señales que envía nuestro cuerpo cuando necesita sexo

Carolina Betancourth · 24 octubre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 24 octubre, 2019
A pesar de que el sexo siga siendo un tabú para muchos, lo cierto es que se trata de una necesidad humana básica que requiere de nuestra atención.

Cuando el cuerpo necesita sexo, envía algunas señales, aunque nos cueste creerlo. Al igual que nos damos cuenta de cuándo necesitamos comer, beber o ir al baño, hay algunas señales que nos indican que necesitamos saciar el apetito sexual.

La falta de sexo es una realidad que no puede afectar tanto a nivel físico como emocional a todos, en cualquier momento, incluso aunque no nos percatemos de ello. Esta necesidad va más allá del placer que genera, ya que el equilibrio orgánico depende de ello. Somos seres sexuales, el sexo forma parte de nuestras vidas.

La actividad hormonal reguladora

Como mencionamos anteriormente, la actividad hormonal derivada del acto sexual incide, de forma positiva, incluso en nuestro estado de ánimo. En otras palabras: el sexo regular ayuda a liberar estrés, reducir la ansiedad, aliviar los malestares físicos y fortalecer el sistema inmunitario en general.

Cuando tenemos sexo, liberamos dopamina y también, endorfinas: una sustancia que, en términos simples, tienen un efecto analgésico sobre el sistema nervioso central. Gracias a ello, experimentamos un bienestar instantáneo que, si se mantiene en el tiempo, puede aportar beneficios mayores; como una piel más sana y un mejor desempeño en las actividades diarias.

Otra hormona relacionada directamente con el sexo es la serotonina. Dicha sustancia ayuda al cuerpo a funcionar de forma adecuada en términos de: digestión, sueño y regulación de la temperatura corporal.

De hecho, existe una relación directa entre la serotonina y la libido; por lo tanto, un nivel bajo de serotonina puede afectar el apetito sexual.

Las hormonas que se liberan durante la actividad sexual promueven el buen funcionamiento del sistema endocrino y esto, evidentemente, se propaga al resto del organismo y genera bienestar.

8 señales de que el cuerpo necesita sexo

Hay personas que por diferentes motivos intentan reprimir su deseo sexual y se cohiben de aquello que necesitan. Otras tienen más facilidad para expresarse y no dudan en vivir el momento al máximo cuando se da la oportunidad.

En todo caso, cuando pasa el tiempo y no se tiene una experiencia sexual satisfactoria, el cuerpo se resiente y manifiesta ciertas señales. A continuación te comentamos cuáles son:

1. Trastornos del sueño y malestares físicos

Dolores de cabeza que responden a diferentes causas.

Si una persona tiene dificultades para conciliar el sueño y conseguir un buen descanso, es posible que también experimente dolores musculares o de cabeza e, incluso, migrañas. Y aunque no lo parezca, esto puede ser una señal de que el cuerpo necesita sexo.

En este sentido, un equipo de neurólogos alemanes realizó un estudio que permitió concluir que la actividad sexual sí ayudaba a segregar oxitocina: una hormona importante para tener un sueño adecuado y placentero.

Te interesa leer: Lo importante no es dormir más, sino dormir mejor

2. Irritabilidad, estrés y pesimismo

Otra señal de que el cuerpo necesita sexo tiene que ver con el ámbito social de las personas. Por lo general, se suele hablar de esto con jocosidad pero, en realidad, es algo serio, puesto que son una consecuencia de la descompensación orgánica. Los altibajos emocionales, una tendencia marcada hacia el pesimismo y la irritabilidad, en general, indican que hace falta satisfacer el apetito sexual.

Por supuesto, no se trata de recurrir al sexo casual ni de propiciar la actividad sexual desenfrenada, sin conexión afectiva verdadera. Se trata de que debemos aprender a atender esta necesidad de una forma sana, en la medida de nuestras posibilidades. Las personas solteras, por ejemplo, aunque no tengan un compañero con el cual tener intimidad, pueden realizar ciertos cambios en su dieta, abandonar el sedentarismo y realizar actividades que ayuden a contribuir al bienestar.

3. Fantasías recurrentes

Se ha comprobado que cuando una persona necesita sexo tiene una mayor tendencia a tener fantasías sexuales, porque se trata de una forma de satisfacer el apetito sexual de manera inconsciente. Se trata de algo completamente normal dado que permite experimentar, en cierta medida, placer.

Las imágenes mentales o los sueños húmedos no tienen por qué ser una constante, aunque ocurran con mayor frecuencia que cuando sí se tienen relaciones sexuales. Y cabe señalar que, si bien puede haber un estímulo concreto, a veces las fantasías vienen por sí solas, y no hay por qué reprimirlas. 

4. Mal aspecto de la piel y debilitamiento capilar

Mal aspecto del cabello.

Es posible que cuando el cuerpo necesita sexo, la piel tienda a presentar mayor cantidad de impurezas, luzca menos lozana y saludable. 

Si notamos que, de repente, la piel ha perdido su buen aspecto, el cabello se cae más de lo normal y hay mayor tendencia al acné de lo habitual, es posible que nuestro cuerpo nos esté pidiendo una mejora en los hábitos o simplemente sexo.

Como cualquier otra actividad física, el sexo activa la circulación sanguínea, algo que contribuye con la salud de la piel y el cabello.

Descubre: Entrevista a Rocío Gil Redondo, el cuidado de la piel y las últimas técnicas de rejuvenecimiento

5. ¿Inseguridad?

La falta se sexo podría hacer que una persona no se sienta bien, desde el punto de vista emocional. Incluso, hay quienes consideran que podría generar cierta inseguridad.

Conclusión

Las necesidades fisiológicas y el apetito sexual pueden hacerse evidentes a través de una serie de señales que reflejan el deseo de sentir contacto íntimo con otra persona y vivir experiencias excitantes.

El sexo contribuye a mejorar el estado de ánimo y, aunque muchas veces se intente ignorar o reprimir, es una necesidad básica que debemos atender. 

Por último, es importante aclarar que el hecho de necesitar sexo no quiere decir que seamos promiscuos o que tengamos algún problema mental.

  • Brody, S. (2010). The relative health benefits of different sexual activities. Journal of Sexual Medicine. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2009.01677.x
  • Liu H, Waite LJ, Shen S, Wang DH. Is Sex Good for Your Health? A National Study on Partnered Sexuality and Cardiovascular Risk among Older Men and Women. J Health Soc Behav. 2016;57(3):276–296. doi:10.1177/0022146516661597
  • Jannini, E. A., Fisher, W. A., Bitzer, J., & McMahon, C. G. (2009). Is sex just fun? How sexual activity improves health. Journal of Sexual Medicine. https://doi.org/10.1111/j.1743-6109.2009.01477.x