8 señales que te envía tu cuerpo cuando necesita desintoxicarse

Una de las señales que nos indican que nuestro cuerpo necesita desintoxicarse es el insomnio, ya que el exceso de toxinas dificulta la producción de las sustancias que inducen al sueño

Todos los días, inevitablemente, nuestro organismo es invadido por una amplia variedad de toxinas que pueden provenir de los alimentos, el entorno o algunos procesos metabólicos.

Los órganos excretores se encargan de filtrarlos del torrente sanguíneo, y evitan que interfieran en la actividad de las células y los tejidos.

El problema es que, muchas veces, sobrecargamos sus tareas y, aunque se esfuerzan por removerlas, terminan presentando alteraciones que impiden su óptimo funcionamiento.

Como consecuencia, se generan una serie de reacciones negativas a nivel físico y emocional que, de no controlarse pronto, pueden originar graves complicaciones en la salud.

Si bien muchas veces se confunden con algunas afecciones comunes, es necesario prestarles mucha atención porque pueden alertar la necesidad de una desintoxicación.

A continuación hemos recopilado las 8 principales para que no dudes en atenderlas cuando se manifiesten en tu cuerpo.

¡Conócelas!

1. Dolores de cabeza

mujer con dolor de cabeza

Los dolores de cabeza son un síntoma que puede manifestarse por el desarrollo de muchas condiciones de salud; por lo tanto, si los padecemos de forma recurrente, lo mejor es consultar al médico.

No obstante, cuando aparecen sin una razón aparente, así sea de manera esporádica, es probable que tengan que ver con la acumulación excesiva de toxinas en el cuerpo.

Las partículas ambientales, los añadidos químicos de algunos alimentos y, de hecho, las sustancias volátiles de ciertos perfumes son causas habituales de esta reacción.

           Ver también:Disminuye las toxinas de tu vida con estos trucos

2. Flatulencias

Las flatulencias son comunes cuando el organismo tiene dificultades para digerir ciertas sustancias, o bien, cuando hay alteraciones en la flora bacteriana del intestino.

Esto puede indicar una disminución en la producción de enzimas digestivas y cultivos vivos que, aunque lo ignoramos, son determinantes para una óptima digestión de los alimentos.

Y, aunque es muy común presentarlo con la edad, padecerlo con regularidad puede ser una señal de una acumulación de desechos.

3. Insomnio

insomnio

Aunque en los trastornos de sueño están implicados muchos factores, la acumulación excesiva de toxinas puede tener mucho que ver.

Estas partículas, presentes en el torrente sanguíneo, afectan los procesos que se encargan de liberar las sustancias que inducen al sueño.

Además, aumentan los niveles de estrés y ansiedad, dos factores directamente relacionados con la incapacidad para dormir bien.

4. Intestino perezoso

El intestino perezoso es una condición que ocurre como consecuencia del consumo excesivo de alimentos ricos en fibras, grasas y azúcares refinados.

Su síntoma principal es el estreñimiento, aunque, a menudo, también origina inflamación, dolor abdominal y acumulación excesiva de gases.

Su tratamiento incluye el consumo de fibras naturales y agua, pero también es conveniente realizar un completo proceso de desintoxicación para remover todos los desechos retenidos.

5. Problemas de concentración

no puedo concentrarme

A pesar de que se trata de un síntoma subjetivo, relacionado con múltiples problemas físicos y mentales, su aparición está vinculada con las toxinas derivadas del alcohol, el cigarrillo y el aire.

Estas sustancias afectan la salud cerebral, minimizando su funcionamiento y afectando la capacidad para pesar y concentrarse.

Padecerlo de forma repentina, al trabajar o estudiar, podría indicar que el cuerpo necesita un apoyo para depurarse.

6. Halitosis

El mal aliento o halitosis es un síntoma que se origina por muchas patologías, incluyendo la diabetes y las dificultades hepáticas.

Su aparición indica que los órganos excretores tienen dificultades para remover las toxinas y, por lo tanto, el uso de enjuagues bucales no es suficiente para combatirlo.

Si nada parece eliminar por completo este molesto problema, lo ideal es adoptar una alimentación depurativa, rica en frutas y vegetales.

7. Ictericia

ictericia

La ictericia es una condición que se caracteriza por el color amarillo de la piel y los tejidos mucosos.

Se produce cuando aumentan los niveles de bilirrubina en la sangre, ya sea por una enfermedad hepática o porque el organismo no puede remover por completo las toxinas.

Además, suele producirse debido al consumo excesivo de algunos medicamentos que alteran el funcionamiento normal del hígado.

Te recomendamos leer: 5 recetas para limpiar el hígado

8. Sobrepeso

Tener sobrepeso a pesar de tomar las medidas necesarias para combatir la acumulación de grasa puede ser el resultado de una retención de toxinas.

Los residuos que se quedan en el torrente sanguíneo y los tejidos afectan el proceso de absorción de nutrientes y, a su vez, alteran las funciones metabólicas que ayudan a transformarlos en energía.

La desintoxicación contribuye a reiniciar el funcionamiento de los sistemas principales, removiendo los desechos y controlando el exceso de inflamación.

¿Has percibido alguna de estas señales? En caso de identificar varias de ellas, mejora tu plan de alimentación y adopta un plan de desintoxicación basado en ingredientes orgánicos.