8 signos sutiles que podrían indicarte que no estás bien de salud

Es muy importante prestar atención a estos signos y a los posibles cambios que presente nuestro cuerpo porque, aunque pueden ser reacciones normales del organismo, también pueden indicar alguna enfermedad incipiente

Conforme pasan los años, nuestro cuerpo va experimentando una serie de cambios físicos que marcan cada una de las etapas que tenemos que atravesar.

Es común notar que la piel tiene pequeñas alteraciones o que, por ejemplo, el cabello comienza a perder ese brillo que tuvo en la juventud.

No obstante, aunque este tipo de cosas sean normales con la vejez, es importante prestarles mucha atención porque también pueden ser la señal de alguna complicación de la salud.

Aunque la mayor parte del tiempo lo ignoramos, muchas de las enfermedades que se desarrollan de manera gradual se alertan desde temprano a través de la piel, el cabello y las uñas.

Por esta razón, es primordial informarse al respecto y procurar tenerlas en cuenta ante cualquier anormalidad en el cuerpo. ¡Descúbrelas!

1. Canas antes de los 40

Mujer con canas prematuras

Las canas están consideradas como uno de los primeros signos de la edad. Estas suelen aparecer a partir de los 40 o 45 años, según el tipo de cabello, la raza y los factores genéticos.

Sin embargo, existen algunos casos en los que se dan de forma temprana, mucho antes de los 40 e incluso desde los 20.

Si este proceso se da desde edades tan jóvenes, es probable que haya alguna condición hereditaria que lo provoque.

Si el 50% de la melena se pone gris o blanca antes de los 40, hay un alto riesgo de desarrollar patologías graves como la diabetes y el vitíligo.

En casos menores también pueden producirse por una alteración tiroidea, anemia o deficiencia de nutrientes.

Lee también: Cómo evitar la aparición de canas prematuras

2. Manchas

Con el paso del tiempo la piel va sufriendo los efectos de los rayos UV del sol y la contaminación del ambiente. Esto se traduce en arrugas tempranas y varios tipos de manchas que, por lo general, son benignas.

Las que son de color oscuro tienen relación con los cambios hormonales y la frecuente exposición a las toxinas.

Por su parte, las que se conocen como queratosis deben ser de más cuidado, pues están producidas por los efectos negativos del sol y son una advertencia temprana de cáncer de piel.

Presentar un oscurecimiento extraño, cambios en los lunares o enrojecimiento son motivos más que suficientes para acudir al médico.

3. Cejas cortas

Mujer con cejas cortas

Perder los vellos que forman las cejas es más que una cuestión estética. Si estos se hacen finos y tienden a caerse día tras día, puede que se esté padeciendo hipotiroidismo.

Esta enfermedad adelgaza el cabello y suele venir acompañada de otros síntomas como el aumento de peso, la constante fatiga y la debilidad de las uñas.

4. Párpados caídos

El adelgazamiento que sufre la piel por la disminución en la producción de colágeno y elastina ocasiona los párpados caídos.

Esta condición suele ser el resultado de factores hereditarios, la vejez y los efectos negativos de la exposición al sol.

Cuando llegan a dificultar la visión es conveniente someterse a un lifting de ojos para recuperar su firmeza.

5. Cabello quebradizo

Mujer con el cabello quebradizo

Que el pelo luzca quebradizo y sin vida es el resultado de la falta de cuidado y nutrición. Si las puntas están abiertas y el cuero cabelludo reseco es probable que estés excediendo el uso de químicos y elementos de calor.

Por otro lado, cuando los daños no se solucionan pese a usar los tratamientos adecuados, es conveniente consultar con el médico, porque puede tratarse de una deficiencia nutricional o anemia.

Visita este artículo: ¿Quieres fortalecer tu cabello? No dudes en probar este acondicionador 100% natural

6. Espinillas y acné

Son muchos los factores que influyen en la aparición de las espinillas y los granos de acné. El exceso de producción de grasa y los poros dilatados son las causas más comunes.

Sin embargo, en ocasiones es la señal de un exceso de estrés, desequilibrios hormonales o el uso de productos químicos inapropiados.

7. Ojos amarillentos

Mujer con los ojos amarillentos

Si la parte blanca de los ojos empieza a lucir un poco amarilla puede ser que necesites descansar mejor o que estés atravesando una resaca.

No obstante, si ninguna de estas es la razón,  se debe consultar de inmediato con el especialista, porque puede ser indicativo del síndrome de Gilbert.

Esta enfermedad se caracteriza por la acumulación de bilirrubina en la sangre, que produce ictericia.

8. Enrojecimiento facial

El enrojecimiento facial es una condición conocida como rosácea, la cual afecta a las mujeres entre los 30 y 55 años.

La constante exposición al sol, el estrés y las comidas picantes hacen que los vasos sanguíneos se dilaten y den paso a este problema.

En mínimos casos compromete los ojos e incluso se confunde con el lupus. Para un diagnóstico adecuado se debe consultar con el dermatólogo.

Por comunes que parezcan, todos estos signos pueden ser útiles para detectar enfermedades en sus etapas iniciales. Tenlos en cuenta a partir de ahora y no dudes en visitar al médico cuando tengas dudas.