8 síntomas de cáncer de pulmón que no debes pasar por alto

Daniela Castro 15 febrero, 2017
Hay síntomas del cáncer de pulmón que no están relacionados con la respiración y que, por tanto, no solemos relacionar, como el dolor en las manos, un cansancio extremo o la fiebre.

El cáncer de pulmón es una de las formas más agresivas de esta enfermedad, tanto en hombres como en mujeres. De hecho, causa más muertes que el de mama, colon y próstata.

Dado que compromete órganos vitales, su tratamiento es bastante difícil y, por desgracia, cerca de un 85% de los pacientes diagnosticados pierden la vida. Su principal factor de riesgo es la exposición continua a las toxinas del tabaco, ya sea por fumar en exceso o por ser fumador pasivo.

Además, es más común en los adultos mayores y puede originarse en aquellos que, por alguna razón, mantienen contacto con ambientes contaminados.

Se produce cuando las células que recubren los bronquios se ven alteradas o deterioradas, bien sea por los radicales libres del ambiente, factores genéticos o malos hábitos de vida.

Lo más preocupante es que muchos diagnósticos se dan en etapas demasiado avanzadas, dado que sus síntomas iniciales pasan desapercibidos o son confundidos con otras patologías leves. Debido a esto es primordial conocer cómo se manifiesta la enfermedad, y procurar atender a tiempo todas sus señales de alerta.

1. Respiración forzada

Las dificultades para respirar no siempre son un síntoma de una enfermedad grave, pero sí son bastante habituales entre quienes están desarrollando cáncer de pulmón.

Quedarse sin aliento al hacer actividades cotidianas o sentir que se debe hacer más esfuerzo para poder respirar son signos que deben consultarse con el médico.

¿Quieres conocer más? Lee: Tiras nasales para respirar mejor: ¿las conoces?

2. Silbido en el pecho

Los silbidos en el pecho son síntomas comunes de afecciones respiratorias como el asma y los resfriados comunes. Sin embargo, cuando se dan de forma repentina y sin razón aparente, puede ser que algo raro está pasando en los conductos respiratorios.

3. Fatiga

La sensación de fatiga tanto física como mental es común en los pacientes con cáncer, sobre todo cuando se da en el sistema respiratorio.

Constante fatiga

Esto se debe a que las vías respiratorias se estrechan por la formación de tumores o porque el líquido se queda retenido en los tejidos del pecho y dificulta la oxigenación de las células.

4. Tos persistente

La tos es una reacción inmunitaria ante el ataque de algunos virus y bacterias que proliferan en el sistema respiratorio. Por lo general desaparece después de una o dos semanas, aunque algunas condiciones pueden hacer que permanezca por más tiempo.

Los fumadores suelen presentarla con más frecuencia, dado que las toxinas del cigarrillo se van quedando retenidas en los pulmones.

Sin embargo, cuando se produce de forma crónica y permanente, es probable que tenga que ver con la presencia de células cancerosas. Es necesario consultar al médico si:

  • La tos es demasiado recurrente e incontrolable.
  • Al toser se producen sangrados.
  • La tos contiene demasiadas flemas.
  • Viene acompañada con ronquera.

5. Dolor en el pecho

Entre los síntomas iniciales del cáncer de pulmón se incluye una sensación de dolor en el pecho que suele incrementar cuando se realiza algún esfuerzo físico, al toser y al reír.

Masaje en el pecho

Algunas veces se extiende hacia los hombros y la zona lumbar y, por lo general, se manifiesta de repente, sin una razón aparente. Cuando el dolor es más intenso e incontrolable, hay una alta probabilidad de que las células cancerosas se hayan extendido hacia los huesos cercanos.

6. Dolor en las manos y los dedos

La sensación de dolor en las manos y los dedos es una de las primeras señales de advertencia de este tipo de cáncer y, a su vez, una de las más ignoradas. Muchos no encuentran una relación entre esta dolencia y las anormalidades del sistema respiratorio, ya que están muy alejados.

No obstante, algunas veces aparece como señal de alerta de tumores en los conductos respiratorios, dado que su presencia dificulta la circulación y oxigenación. Unas palmas de las manos con piel engrosada y blancuzca deben ser evaluadas por el médico.

7. Fiebre

La fiebre en los pacientes con cáncer de pulmón suele producirse cuando pasamos por algún episodio infeccioso de cualquier tipo (hongos, bacterias, virus, protozoos, etc) como consecuencia del debilitamiento del sistema inmune.

she suffers a cold

Por lo general es más recurrente después del diagnóstico de la enfermedad, dado que algunos medicamentos la estimulan.

Visita este artículo: Las 6 mejores soluciones naturales para bajar la fiebre

8. Flema con sangre

La expectoración con sangre nunca se debe ignorar, incluso si solo son unas pequeñas manchas rojizas en las flemas. Su presencia puede indicar cáncer u otras patologías respiratorias graves.

Aunque estos síntomas no siempre indican cáncer, es fundamental evaluarlos cuanto antes para recibir un diagnóstico preciso. Adoptar hábitos de vida saludables y evitar el cigarrillo son formas sencillas de disminuir el riesgo.

Te puede gustar