8 síntomas de un problema en el hígado

Valeria Sabater 24 febrero, 2014
Llevar una vida sana es fundamental para evitar enfermedades relacionadas con el hígado.

El hígado es un órgano esencial que cumple funciones imprescindibles para nuestro bienestar diario y, en suma, el correcto funcionamiento de nuestro organismo. A continuación te comentamos acerca de algunos síntomas que pueden indicarte la presencia de un problema en el hígado.

Cabe destacar que, el hecho de que se experimente una molestia, no siempre quiere decir que exista una enfermedad grave. Muchas veces, puede tratarse de un malestar pasajero. Ahora bien, ante la duda, lo mejor es consultar con el médico. 

En líneas generales, es importante conocer cuáles son las señales que el organismo envía cuando no se encuentra bien, pero esto no implica que se deje de lado la calma ni el sentido común. No hay necesidad de apresurarse a realizar un autodiagnóstico. En lugar de ello, lo más acertado es resolver las inquietudes con un profesional.

¿Cuál es la importancia del hígado?

La importancia de este órgano reside en las tres funciones que realiza: depurar la sangre eliminando toxinas y células que ya no son útiles; ayudar a sintetizar los glúcidos y los lípidos, con lo cual nos permite además evitar hemorragias; y también almacenar ciertos nutrientes básicos para obtener energía, como es el caso de las vitaminas A, D, E y K.

salud-dolor-higado

Indicadores de un problema en el hígado

1. Náuseas

Cuando una persona experimenta náuseas con regularidad y otros síntomas, tales como: mareos, vómitos, dificultad para realizar la digestión, pesadez, hinchazón abdominal, dolor de estómago, cefalea, entre otros; puede ser indicativo de que hay un problema en el hígado.

2. Dolor en la parte superior del abdomen

El dolor localizado en la parte superior del abdomen, justo debajo de las costillas, que se irradia hacia la espalda, puede indicar un cólico biliar. Eso sí, el dolor suele ir acompañado de otros síntomas como hinchazón abdominal y fiebre. 

3. Ictericia

Cuando hay un exceso de bilirrubina (bilis) en el organismo y en la sangre, la piel adquiere una tonalidad amarillenta. A esto se le conoce como ictericia e indica un problema en el hígado, cuyo origen puede ser infeccioso. De acuerdo a las investigaciones, la ictericia se manifiesta en un 20- 50% de los casos de hepatitis. 

4. Fatiga y debilidad

Al existir un problema en el hígado, uno de los primeros síntomas en aparecer suele ser la fatiga y la debilidad. En ocasiones, no se le da importancia, pero cuando el malestar persiste y se hace cada vez mayor, resulta necesario acudir al médico.

5. Fiebre

Un paciente con un problema en el hígado puede llegar a tener fiebre alta, sobre todo si hay infección. Y aunque este síntoma es muy común, no siempre se experimenta. De hecho, hay que aclarar que, en ocasiones, muchas enfermedades se manifiestan de forma asintomática. 

6. Deposiciones de color claro

Los cambios en las características de las deposiciones son señales acerca del estado de salud del cuerpo. Y en caso de que estas tengan un color claro, puede deberse a un problema en el hígado o, incluso, el síndrome del colon irritable.

7. Picazón en el cuerpo

Esto se debe a la acumulación de bilis bajo la piel. El cuerpo nos pica y nos sentimos incómodos ya que la sangre reacciona ante toda esa acumulación de toxinas que el hígado a dejado de depurar.

8. Sangrados y hematomas

Otro síntoma, aunque menos usual, que puede indicar un problema en el hígado, viene a ser la aparición de hematomas en el cuerpo. Por otra parte, tener sangrados, sin saber la causa, puede indicar una anomalía que hay que tener en cuenta.

No te pierdas: ¿Qué es el hígado graso? ¿Cómo se trata?

¿Cómo cuidar el hígado?

alcachofa

Un estilo de vida saludable y unos hábitos de vida consecuentes pueden ayudar a prevenir muchas enfermedades, incluso, problemas en el hígado. Estos son algunos consejos que debes tener en cuenta:

  • Come frutas y verduras a diario, en especial los que nos ayudan a limpiar el hígado: manzanas, el kiwi, las uvas, cerezas, espinacas, alcachofas, espárragos y rábanos.
  • Evita las frituras, los congelados, las bebidas gaseosas, el alcohol y los alimentos procesados. 
  • Aumenta tu consumo de alimentos con antioxidantes: naranjas, limones, arándanos, tomates, entre otros.
  • Modera el uso de fármacos, ya que estos son grandes enemigos del buen funcionamiento del hígado.
  • Evita los excesos y las comidas copiosas, sobre todo, de proteínas y carbohidratos. 

Aclaratoria

Todos los síntomas aquí detallados podrían indicar un problema en el hígado pero no olvides que será tu médico quien determine si se deben a una enfermedad u otra. Recuerda que hay enfermedades con síntomas muy similares y que solo con un evaluación profesional y los exámenes respectivos, se puede saber con precisión qué tipo de enfermedad (o no) se presenta.

Te puede gustar