8 síntomas que nunca debes pasar por alto

Brunilda Zuñiga 9 mayo, 2016
Si bien generalmente no tendrán más complicación, hay síntomas que nunca debes pasar por alto y debes consultar con un médico por si fueran indicativos de dolencias de mayor gravedad

¿Sientes alguna cosa fuera de lo normal y no sabes qué es? ¿Es un síntoma que nunca se pasa? ¿Será que debes empezar a preocuparte o es algo normal?

Estas son algunas de las preguntas que nos hacemos cuando nuestro cuerpo emite una señal de alerta fuera de lo común.

Es innegable que, a veces, nos alarmamos y resulta que lo que nos pasaba era algo corriente. Otras veces subestimamos ese dolor cuando sí debíamos tomar medidas preventivas.

Para acabar con algunas de esas dudas, conoce esos síntomas que nunca debes pasar por alto.

1. Cansancio

Debes tener especial cuidado si, además, viene acompañado de:

  •  Pensamiento lento
  • Memoria débil
  • Aumento de peso de forma inexplicable de hasta 3 kilos
  • Palidez
  • Pérdida del cabello
  • Desajuste menstrual
  • Intolerancia al frío

Si se presentan en conjunto puede ser señal de hipertiroidismo, causado por el mal funcionamiento de la tiroides. Como no hay forma de prevención, es importante evitar complicaciones más graves que puedan acontecer en una etapa avanzada de esta enfermedad.

El propio cansancio y el estrés que vives día a día pueden ser causas de síntomas semejantes. La anemia por falta de hierro fruto de una alimentación deficiente también puede generar confusión en el diagnóstico.

Ver también: 5 remedios caseros para sobreponerse al cansancio

2. Dolor en todo el cuerpo

Dolor en todo el cuerpo

Si eres de los que vive con la sensación de que le duele todo y ese malestar general está asociado a un cuadro de desánimo y falta de energía, puede ser un síntoma de depresión o de fibromialgia.

Sentir muchos dolores, especialmente los que se prolongan por largo tiempo, es otro de los síntomas que nunca debes pasar por alto.

En estos casos, es imprescindible buscar un médico para que investigue el origen del dolor, y entonces buscar el tratamiento más adecuado para el problema.

3. Tos que dura más de 3 semanas

Si duras más de tres semanas tosiendo, llama a un médico y programa una consulta. Infórmale de si la tos es seca y en qué horarios empeora y mejora.

Es posible que este cuadro esté provocado por una gripe o alergia, o un simple reflujo gastroesofágico.

No obstante, también puede ser síntoma de tuberculosis, problemas cardíacos y, en los peores casos, una complicación pulmonar.

Piensa que no atender este síntoma puede ocasionar otros como dolor en pecho o abdomen e insomnio.

4. Cambios en los senos

Inflamacion en los senos

El aparecimiento de un área endurecida, inclusive en las axilas, el cambio de tamaño o forma de los senos, enrojecimiento de la piel en esta área, hinchazón o heridas y secreción en el pezón de la mama son síntomas que nunca debes pasar por alto.

Esos son los indicativos más comunes de cáncer en la región. Recuerda que es imprescindible realizarse un autoexamen después de cada menstruación. También es importante realizar chequeos regulares y una mamografía anual después de los 35 años.

Para quien ya tiene familia con este tipo de historial, la atención debe reforzarse y precisa concertar la cita con un especialista antes de esa edad.

5. Menstruación dolorosa

Cuando comienza desde la adolescencia sin causa específica o mayor gravedad se llama dismenorrea primaria. A veces son dolores que te incapacitan. Si es tu caso, recuerda que definitivamente es uno de esos síntomas que nunca debes pasar por alto.

En mujeres de 30 a 45 años, la menstruación frecuentemente dolorosa tiende a indicar quistes benignos o endometriosis. Esta afección puede llevar a la infertilidad.

Los cólicos menstruales, como cualquier otro dolor, tienen una variación emocional. Eso significa que cuando estamos estresadas o pasando preocupaciones podemos sentir más dolores sin que tengamos una enfermedad asociada.

6. Dolores de cabeza

mujer con dolores de cabeza

De orígenes diversos, este dolor puede venir desde la tensión nerviosa, pasando por la jaqueca hasta un proceso inflamatorio que envuelve al cerebro y meninges (conocido como meningoencefalitis) o un aneurisma cerebral.

La recomendación es prestar atención a cómo se manifiesta el dolor.

¿Has sentido un dolor de cabeza que siempre te ataca con frecuencia? ¿Siempre lo tienes? ¿Alguna vez este dolor fue diferente? Un dolor fuerte de noche acompañado con confusión mental y fiebre es mala señal.

Debes descubrir la causa rápidamente con ayuda de un especialista.

7. Estómago en llamas

Puede tener varias causas. Una de ellas es el infarto. El 60% de las personas que sufren de infartos sienten mucho dolor de estómago, irritación o náuseas.

Si, además de sentir dolor en este órgano, estás bajando de peso sin razón aparente, no consigues comer o presentas sangrado, es preciso también buscar ayuda médica urgentemente.

Estos síntomas que nunca debes pasar por alto pueden ser reflejos de simples gases, gastritis nerviosa o algún otro inconveniente en el estómago.

Te recomendamos leer: Qué es la gastritis: causas, síntomas y tratamiento

8. ¿Bajas de peso muy rápido?

Bajas de peso muy rápido

Aunque este es el sueño de cualquier mujer, debes estar muy pendiente si lo estás haciendo muy rápido. Es preocupante si bajas más de 2 kilos en un mes sin hacer dieta o aumentar tu actividad física.

Las causas pueden incluir:

  • Anemia
  • Alteraciones hormonales
  • Trastornos alimenticios
  • Depresión
  • Cáncer

Son varias las enfermedades que tienen como síntoma el adelgazamiento extremo. No esperes más y consulta con un profesional de la salud.

Algunos dolores indican desajustes pasajeros, pero muchos síntomas pueden significar enfermedades y merecen tu atención.

Al presentarse algunos de estos dolores o condiciones es fundamental no desesperarte y mantener la calma. Anota estos síntomas y permanece siempre alerta de las señales que te envía tu cuerpo.

La salud es un tema serio y requiere atención y cuidados, y lo más importante es que siempre escuches la opinión de un médico especialista.

Te puede gustar