8 síntomas que te aquejan cuando tu hígado está sobrecargado de toxinas

Daniela Echeverri Castro · 29 noviembre, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Mario Benedetti Arzuza el 8 enero, 2019
El hígado es un órgano que cumple unas 500 funciones. Destaca sobre todo por su capacidad de regular la mayoría de las sustancias químicas de la sangre y por secretar bilis, que ayuda a transportar los desechos desde el hígado.

El hígado es el órgano más importante de nuestro cuerpo y sus funciones son esenciales para tener una buena calidad de vida. Se encarga de filtrar la sangre para remover los desechos que el organismo no necesita. También participa en las funciones metabólicas y la segregación de algunas hormonas.

Asimismo, desempeña un papel principal en la síntesis de los glúcidos y lípidos. Al igual que en el almacenamiento de varias vitaminas esenciales para la salud.

Al igual que otros órganos, el hígado puede dejar de funcionar correctamente cuando no se lleva un estilo de vida saludable, entre otros factores.

Síntomas que alertan que tu hígado está sobrecargado de toxinas

Cuando el hígado está teniendo dificultades para realizar sus funciones es posible que se presenten los siguientes síntomas. Cabe destacar que, en caso de experimentar alguno (o varios), lo más recomendable es acudir al médico para una evaluación y diagnóstico temprano. 

Es importante evitar la automedicación, ya que esta solo puede disimular el malestar momentáneamente, pero luego agravar el problema y complicar el diagnóstico.

1. Alteraciones en la orina y las heces

Alteraciones en el color de la orina pueden significar que el hígado está sobrecargado de toxinas

Las alteraciones en el color y olor de la orina y las heces pueden estar alertando de un mal funcionamiento del hígado. Si bien también pueden producirse por una afección digestiva o urinaria, un gran número de casos tienen que ver con los problemas hepáticos.

  • La orina de una persona saludable tiene un color amarillo pálido. Mientras que, la de un paciente con ictericia, por ejemplo, puede presentar un color oscuro.
  • De igual manera, unas heces cuyo color es demasiado oscuro o pálido también pueden indicar que algo está mal.

Descubre: 8 tipos de orina que podrían decir algo importante sobre la salud

2. Vientre inflamado

La inflamación de la zona abdominal (y más en concreto, del vientre) está relacionada con muchas condiciones de salud. Sin embargo, no hay que descartar que tenga que ver con algún problema del hígado.

  • Los cólicos persistentes, la acumulación de gases y la sensación de pesadez pueden ser síntomas de que el hígado está sobrecargado de toxinas.

3. Problemas de la piel

Picores y hormigueos pueden alertar de un hígado sobrecargado de toxinas

Cuando el hígado está sobrecargado de toxinas, toda la salud del cuerpo se resiente y esto puede implicar incluso afecciones de la piel.

La irritación inexplicable, la sequedad y el acné son posibles señales de alerta de los problemas que sufre este órgano por el exceso de desechos. Para tratar adecuadamente la causa (o las causas, según sea el caso) lo más recomendable es seguir las instrucciones del médico.

Además de seguir el tratamiento para el hígado para mejorar la salud, puede ser que el médico sugiera visitar un especialista en dermatología para un cuidado más específico de la piel.

4. Acidez y reflujo gastroesofágico

Un hígado sobrecargado también puede hacer que una persona experimente acidez estomacal y el reflujo gastroesofágico. Estos síntomas suelen ser comunes en personas entre que mantienen malos hábitos de vida y que acostumbran a ingerir platos copiosos, comer excesivamente comidas irritantes (grasas, por ejemplo) y beber alcohol y fumar.

Descubre: 6 hábitos para prevenir la indigestión

5. Cansancio físico y mental

Sensación de cansancio

El cansancio físico y mental puede ser un síntoma de que algo no va bien en el cuerpo. Si bien no siempre tiene que indicar un problema grave, es necesario prestar atención si se presenta con regularidad y si impide hacer vida normal de alguna manera. De ser así, entonces habría que ir al médico para determinar la causa. En algunos casos, puede que se trate de un problema hepático.

  • El letargo, las dificultades de concentración y el debilitamiento físico pueden ser síntomas de un hígado sobrecargado de toxinas.

6. Retención de líquidos

El exceso de inflamación en los tejidos puede resultar de la retención de líquidos que se produce por un mal funcionamiento del sistema hepático.

Este síntoma es bastante habitual entre los pacientes con patologías renales. Sin embargo, también puede aparecer debido al exceso de toxinas en el hígado. La mayor parte de los casos se manifiestan con la hinchazón notoria de las extremidades y la zona abdominal.

Descubre: 5 consejos para eliminar líquidos retenidos

7. Piel amarilla

Ictericia

La coloración amarilla de la piel, las mucosas y los ojos es un trastorno conocido como ictericia y su origen es la acumulación excesiva de bilirrubina.

  • Este pigmento producido por la bilis desempeña un papel muy importante en el proceso digestivo. Es decir, puede retenerse por la dificultad del hígado para filtrar los desechos de la sangre.

8. Disminución o pérdida del apetito

La pérdida del apetito (inapetencia) es un síntoma que puede aparecer por diversas enfermedades o incluso cuestiones de tensión emocional y estrés. En algunos casos, es posible que indique una enfermedad hepática.

Conclusión

Ante estos síntomas, lo más recomendable es que acudas a tu médico para un chequeo. Una vez tengas el diagnóstico, el médico te indicará cuál es el tratamiento que debes seguir y qué hábitos de vida te conviene mejorar de ahora en adelante. La dieta será uno de los más importantes, pero recuerda que no será el único.