8 síntomas que te aquejan cuando tienes úlceras estomacales

Saber reconocer estos síntomas a tiempo nos permitirá poder acudir al especialista y obtener un diagnóstico precoz y un tratamiento para que la úlcera no empeore y no afecte nuestra calidad de vida

Las úlceras estomacales, también conocidas como úlceras pépticas, son heridas profundas en una o varias zonas de la mucosa que protege el estómago.

Tienen lugar cuando aumenta la producción de jugos ácidos, los cuales irritan el revestimiento, causando una sensación de quemazón y dolor.

Su aparición se asocia con el consumo excesivo de algunos alimentos inflamatorios, pero su causa principal es la infección de la bacteria H. Pylori.

También tienden a ser más comunes en los pacientes que fuman y beben alcohol, dado que las toxinas y químicos tienden a debilitar la pared del estómago.

Su detección oportuna es clave para el tratamiento, ya que impide que la lesión se agrande y genere otras complicaciones digestivas.

Por esta razón es fundamental conocer cómo se manifiesta y, tras identificarlo, consultar al médico.

1. Dolor abdominal

Mujer con dolores abdominales

El dolor abdominal es uno de los síntomas principales de las úlceras que se forman en el revestimiento del estómago.

  • Este puede variar de intensidad, de leve a crónico, sobre todo cuando se consumen alimentos irritantes o tras pasar varias horas sin comer.
  • El síntoma se localiza en la parte superior y central del abdomen, llegándose a extender hacia los costados.

2. Inflamación abdominal

La inflamación abdominal es una molestia que tiende a aparecer con la mayoría de afecciones del sistema digestivo.

  • En este caso se trata de una hinchazón notoria del vientre, por lo general acompañada con sensación de presión y llenura.
  • Su aparición es una reacción del cuerpo ante las agresiones que causa el exceso de producción de jugos ácidos.

3. Indigestión recurrente

indigestión-y-reflujo-ácido

Si bien la indigestión incluye los dos síntomas anteriores, es importante mencionarla de forma apartada, ya que también provoca llenura y gases.

  • En este caso se da de forma recurrente, puesto que las lesiones en el estómago generan ardor y dolor cada vez que se ingieren alimentos ácidos o copiosos.
  • Es común que la persona afectada tenga eructos y malestar estomacal, casi siempre después de comer.

4. Pérdida del apetito

Debido a la reacción inflamatoria que se produce después de comer, muchos pacientes con úlceras comienzan a perder el apetito.

  • El miedo a sentir ardor y dolor por las comidas hace que la persona afectada sufra de inapetencia.
  • Este síntoma acarrea graves consecuencias, dado que conduce al desarrollo de deficiencias nutricionales.

5. Náuseas

Síntomas y causas de los mareos y náuseas

Las náuseas no solo aparecen como síntoma del embarazo o gastritis.

Esa incómoda sensación de querer vomitar también se da como producto del exceso de jugos ácidos que irritan la mucosa del estómago.

  • Al producirse la lesión (úlcera), ocurre un desequilibrio entre los factores defensivos y agresivos del estómago, originando este síntoma.

6. Intolerancias alimentarias

Dado que el revestimiento del estómago está débil debido a las úlceras, hay una alta probabilidad de sufrir intolerancias alimentarias.

  • Los componentes inflamatorios de algunos ingredientes tienden a empeorar la condición, lo cual se manifiesta con un fuerte dolor y síntomas digestivos.
  • Esto ocurre casi inmediatamente después de comer, interfiriendo con las actividades de la jornada.
  • Por lo general se dan con alimentos ricos en grasas, azúcares o compuestos picantes.

7. Pérdida excesiva de peso

Pérdida incontrolada de peso

La pérdida de peso en los pacientes con úlceras estomacales suele tener relación con la inapetencia que genera la enfermedad.

  • Los afectados dejan de comer de forma adecuada y, al reducirse el número de calorías y nutrientes, baja de forma notable el peso corporal.
  • Es un síntoma de mucho cuidado, puesto que además de grasa, disminuye significativamente la masa muscular.
  • Requiere de un completo análisis médico, ya que también se produce por otras enfermedades crónicas como el cáncer.

8. Sangrados

La presencia de sangre en las heces o los vómitos es un indicativo que las úlceras están aumentando de tamaño.

  • Pocos pacientes llegan a experimentarlo, dado que se dan cuando la afección está en un nivel alto de gravedad.
  • No obstante, tras notarlo, es fundamental solicitar atención médica, dado que indica complicaciones en la salud.
  • Este síntoma también puede alertar enfermedades digestivas crónicas como el cáncer de estómago o de colon.

La detección de varios de los síntomas mencionados es razón suficiente para visitar al médico lo antes posible.

Una vez se reciba el diagnóstico, es fundamental mejorar los hábitos alimenticios, ingiriendo ingredientes que ayuden a neutralizar la acción de los ácidos.

Además, estos deben complementarse con el consumo de agua, puesto que resulta esencial para reparar los tejidos afectados.

 

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar