8 síntomas que te dicen que tu vagina no está saludable

Si presentamos cualquier problema o alteración en la vagina es de vital importancia que acudamos al especialista para someternos a un reconocimiento y así evitar complicaciones mayores

La vagina y la vulva son órganos extremadamente delicados que, al estar en contacto con varios tipos de bacterias, corren el riesgo de contraer infecciones.

Si bien están protegidas por una flora microbiana que combate los agentes dañinos, en ocasiones se presentan algunas alteraciones que facilitan su desarrollo.

Esto, sumado a su ambiente cálido y húmedo, provoca alteraciones en el pH natural que dan lugar al crecimiento excesivo de algunos tipos de levaduras y gérmenes.

Como consecuencia se generan algunas reacciones negativas que, aunque suelen curarse con facilidad, resultan incómodas y pueden afectar el ámbito sexual.

Considerando que algunas no saben reconocerlo, a continuación queremos compartir en detalle los 8 síntomas principales.

¡Descúbrelos!

1. Sequedad vaginal

Sequedad vaginal

La irritación o sequedad vaginal es un síntoma que se puede presentar cuando hay algún tipo de desbalance hormonal, en especial si compromete los estrógenos y la progesterona.

Hace parte de los cambios que sufre la mujer durante la menopausia, aunque también puede darse en etapas más tempranas debido al consumo de anticonceptivos o alguna enfermedad.

Quienes lo padecen suelen ser más susceptibles a las infecciones, dado que la flora de la vagina está alterada y no cuenta con suficientes bacterias saludables para combatir los microorganismos.

Además, afecta de forma directa la vida sexual, ya que las paredes vaginales se irritan y presentan dolor durante el coito.

Ver también: Cómo prevenir la candidiasis vaginal

2. Malos olores

La vagina tiene un olor característico que no representa ningún problema de salud o alteración.

No obstante, cuando este es demasiado fuerte o presenta una similitud con el olor a pescado, es probable que se esté desarrollando algún tipo de infección bacteriana o por levaduras.

La vaginosis bacteriana, causada por la sobreproducción de bacterias, es la causa más común de este incómodo síntoma.

La aplicación de tratamientos de uso tópico, el consumo de probióticos y algunos antibióticos pueden facilitar su control.

En cualquier caso, lo mejor es solicitar ayuda médica para descartar problemas de mayor cuidado.

3. Picor y sensación de ardor

pH-vaginal

Las alteraciones en el pH de la vagina suelen provocar una molesta sensación de picor y ardor que puede resultar desesperante.

Los ácidos alterados y el crecimiento excesivo de las bacterias hacen que se genere esta incómoda reacción, incluso por días seguidos.

4. Alteraciones en el flujo vaginal

Cuando es saludable, el flujo vaginal de una mujer suele ser transparente, con una textura un poco espesa y un olor casi imperceptible.

Presentar una coloración amarilla, marrón o verdosa en el mismo indica de forma contundente que se está presentando algún tipo de infección.

La mayor parte de los casos tienen que ver con el crecimiento anormal de las levaduras, aunque también es habitual por las bacterias y algunas enfermedades de transmisión sexual.

5. Ardor al orinar

Dolor al orinar

El ardor al orinar es una señal común de las infecciones que tienen lugar en la vagina y el tracto urinario.

Sentir esta incomodidad durante la micción puede alertar el crecimiento excesivo de bacterias dañinas tanto en la vagina como en la vejiga.

Es habitual después de mantener relaciones sexuales, pero también puede originarse por malos hábitos de higiene, deficiencias nutricionales y alteraciones de la microbiota vaginal.

6. Ampollas dolorosas

La presencia de ampollas en la zona íntima no es muy habitual, pero puede llegar a producirse en caso de herpes.

Este síntoma requiere atención ginecológica inmediata, ya que se pueden presentar complicaciones graves.

7. Sangrados irregulares

Dolor y sangrados

Los sangrados irregulares suelen producirse por un desajuste hormonal y, la mayor parte de las veces, no se deben a algo grave.

De hecho, pueden ser el resultado de demasiado estrés o los cambios relacionados con el uso de anticonceptivos orales.

Pese a esto, es mejor analizarlos, en especial cuando son recurrentes, ya que también son uno de los síntomas del cáncer de cuello uterino.

Te recomendamos leer: Hojas de frambueso para tener un útero saludable

8. Dolor durante el coito

La sensación de dolor e incomodidad al mantener relaciones sexuales puede tener su origen en una infección vaginal, lesiones en los músculos de la vagina o el crecimiento anormal de células en el cérvix.

Puede ser normal cuando no hay suficiente excitación y lubricación durante el acto sexual, pero cuando se vuelve recurrente debe ser analizado por un especialista.

¿Identificas alguna de estas molestias? Si es así, consulta al médico para determinar a qué se deben.

Mantener una buena higiene y practicar hábitos de vida saludables es determinante para evitar el desarrollo de infecciones y enfermedades.

¡No lo pases por alto!

 

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar