8 síntomas que te pueden alertar de cálculos renales

Aunque algunos de los síntomas de los cálculos renales pueden confundirse con otras dolencias, si se presentan dos o más es fundamental acudir al médico lo antes posible.

Los riñones desempeñan un papel muy importante en la desintoxicación del organismo. Aunque no nos demos cuenta, trabajan día y noche para filtrar y remover una parte importante de los residuos que viajan a través de la sangre. Por eso, cuando tienen dificultades para trabajar de forma óptima, las sales minerales y otros compuestos químicos forman unos cristales conocidos popularmente como cálculos o piedras.

Es una condición que puede provocar obstrucciones en las vías urinarias, interfiriendo en el paso de la orina y causando fuertes dolores que afectan la calidad de vida. Si bien su tamaño varía en cada paciente, es primordial eliminarlos para evitar infecciones y problemas de mayor cuidado.

Por tal motivo, hoy queremos dedicar este espacio a 8 síntomas que pueden ayudar a facilitar su detección para recibir un tratamiento oportuno.

¡Descúbrelos!

1. Micción frecuente y dolorosa

Dolor al orinar

Los cambios en los hábitos de micción siempre deben considerarse como señal de alerta de dificultades en el sistema urinario.

  • Sentir un deseo continuo de orinar, acompañado de una sensación de dolor en el vientre bajo, puede indicar que hay cálculos en los riñones.
  • Por lo general, la cantidad de orina disminuye, pero se sienten continuos espasmos en la vejiga.
  • El dolor tiende a ser más intenso cuando el cálculo se desplaza desde la vejiga hasta la uretra.

Lee también: 6 bebidas para combatir el dolor en los riñones

2. Dolor de espalda

Podríamos confundir este síntoma con un problema muscular. Sin embargo, es importante considerar que puede originarse por la presencia de cálculos.

  • El dolor agudo, en particular sobre uno de los costados de la espalda, es frecuente entre quienes tienen obstrucciones debido a estos cristales.
  • Este puede manifestarse de forma contundente, aunque también puede viajar desde la parte inferior del abdomen hasta la espalda.
  • Algunas veces se produce con oleadas de dolor pulsátil y sensibilidad.

3. Náuseas y vómitos

náuseas y vómitos

Sabemos que las náuseas y vómitos tienden a ser comunes cuando se padecen problemas relacionados con la digestión. No obstante, si son frecuentes y se acompañan con los síntomas anteriores, lo mejor es ir al médico cuanto antes.

  • Estos síntomas suelen darse cuando los cálculos renales aumentan su tamaño, generando bloqueos en las vías urinarias.
  • Aparecen por las dificultades que sufren los riñones para eliminar los residuos del organismo.

4. Sangre en la orina

¡Mucho cuidado! Este síntoma debe ser valorado por un médico tan pronto como aparezca.

  • Los sangrados en la orina alertan dificultades en el funcionamiento de los riñones o infecciones graves.
  • En el caso de los cálculos, se describe como una orina de color rosa, rojo o marrón.
  • Es más frecuente cuando los cálculos empiezan a bloquear la uretra.

5. Orina con olor fuerte

Cambios en la orina puede ser signo de cálculos renales

Un mal funcionamiento de los riñones, ya sea por cálculos o insuficiencia, causa un olor fuerte en la orina, que puede percibirse tan pronto como se expulsa.

  • El mal olor podría originarse por las toxinas que se retienen en el sistema, las cuales no se eliminan de forma óptima debido al bloqueo.
  • Esta situación también facilita el crecimiento de bacterias, las cuales originan infecciones.

6. Incapacidad para sentarse

Los pacientes que no controlan sus cálculos renales a tiempo pueden sentir una incómoda sensación de presión cuando se sientan.

  • El crecimiento de estos cristales bloquea los conductos urinarios. Habitualmente, causa tensión y dolor en la zona abdominal y lumbar.
  • El síntoma se disminuye al permanecer de pie, pero debe atenderse de inmediato porque indicaría que la condición se está agravando.

Visita este artículo: Causas y remedios para tu dolor crónico de lumbares

7. Fiebre y escalofríos

Mujer con fiebre y termómetro

Cuando los cálculos no se atienden de forma oportuna, poco a poco reduce la actividad de los riñones y hay más probabilidades de contraer infecciones en el tracto urinario.

  • La aparición de fiebre y escalofríos, aunque sea de forma periódica, indica que este problema está facilitando el ataque de gérmenes en el sistema.
  • El aumento de temperatura empieza de forma leve, al punto de que se puede ignorar, pero va siendo evidente conforme se agrava la afección.

8. Inflamación

La acumulación de sales minerales y toxinas en los riñones produce una reacción inflamatoria en el sistema, incluso cuando los cálculos aún son pequeños.

  • Es común que la persona afectada note una leve inflamación en ambos lados del cuerpo, justo en la zona donde se ubican los riñones.
  • Si el problema se agrava, la hinchazón se extiende por el abdomen y la ingle.

¿Te preocupa sufrir este problema renal? Si identificas varios de los síntomas mencionados, consulta cuando antes a tu médico de confianza para recibir la valoración pertinente en estos casos.

  • Esquena S., Millán Rodríguez F., Sánchez-Martín F.M., Rousaud Barón F., Marchant F., Villavicencio Mavrich H.. Cólico renal: Revisión de la literatura y evidencia científica. Actas Urol Esp  [Internet]. 2006  Mar [citado  2018  Oct  24] ;  30( 3 ): 268-280. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0210-48062006000300004&lng=es.
  • Monrroy Vega Danitza Arminda, Mullisaca Vito Rossy. Cálculos Renales o Nefrolitiasis. Rev. Act. Clin. Med  [revista en la Internet]. [citado  2018  Oct  24]. Disponible en: http://www.revistasbolivianas.org.bo/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2304-37682011000800005&lng=es.
  • Peña Rodríguez José Carlos. Avances y retos en la fisiopatología y tratamiento de la nefrolitiasis. Acta méd. Grupo Ángeles  [revista en la Internet]. 2016  Sep [citado  2018  Oct  24] ;  14( 3 ): 155-161. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1870-72032016000300155&lng=es.