8 tips para la elección de las gafas de sol

Francisco María García·
15 Agosto, 2020
Saber en qué te debes fijar a la hora de adquirir las gafas de sol adecuadas es fundamental para combatir el sol y protegerte de los rayos UV.

Las gafas de sol no son solo un artículo de moda veraniego, ante todo son un protector fundamental para los ojos. En este sentido, su objetivo principal es bloquear el efecto de los rayos ultravioleta. 

No obstante, para conseguir este propósito es fundamental prestar atención a ciertos detalles. ¿Cómo elegir las gafas adecuadas? A continuación, te lo contamos.

Las gafas de sol, enemigo artificial de los rayos UV

Los rayos ultravioleta, conocidos como rayos UV, son capaces de llegar a la superficie terrestre y resultar dañinos para la salud. Por ejemplo, cuando una persona se expone a estos sin precaución, los expertos explican que puede sufrir diversos problemas de piel.

También lee ¿Usar el mismo protector solar en la cara y el cuerpo?

Dadas las consecuencias que acarrean los rayos ultravioleta sobre el cuerpo, los médicos aconsejan entre otras cosas:

  • Ponerse un sombrero para proteger la cabeza y evitar la insolación.
  • Aplicarse protector solar. Se elegirá el factor más apropiado según el tipo de piel de la persona, así como el tiempo que se vaya a estar expuesto.
  • Colocarse gafas de sol para que no se produzcan daños graves en los ojos.

Consejos para elegir las gafas de sol adecuadas

En vista de que los expertos ya han recalcado la importancia de ponerse las gafas de sol, en este espacio te vamos a compartir los aspectos clave a tener en cuenta a la hora de elegir las adecuadas. ¡Toma nota!

1. Gafas homologadas

Si las gafas no están homologadas por las autoridades de protección al consumidor, su eficacia no está demostrada. En este sentido, es difícil saber si tienen los materiales adecuados para que los ojos estén bien protegidos. Por lo tanto, lo correcto es comprar lentes que cuenten con el sello de la Comunidad Europea.

Solo así se corroborará la autenticidad del producto. Según la Norma Europea sobre gafas de sol, cada ejemplar debe ser clasificado según el tipo de filtro solar implementado. Así que presta atención a este dato antes de decidirte.

2. Categorías de los filtros

Las categorías 0 y 1 tienen poca coloración y ofrecen una protección bastante limitada. Su composición no tiene efecto frente al sol veraniego. Por lo tanto, estas serán ideales para estaciones climáticas donde los rayos UV no incidan de forma tan directa.

Lee también: Cómo saber si las gafas de sol son buenas

Por su parte, la categoría 4 poseen una coloración más oscura; pero no por ello tendrán una mejor capacidad de protección. Además, a pesar de ser apropiadas en caso de deslumbramiento, su uso no está permitido durante la conducción de vehículos.

En todo caso, las mejores opciones parecen ser las categorías 2 y 3; con coloración moderada y efecto protector.

3. Las ventajas de las gafas polarizadas

Las lentes polarizadas tienen ciertas ventajas que agradan a algunas personas. El principal beneficio que se consigue es la eliminación de los reflejos; de esta forma, se evita quitar visibilidad.

De hecho, este tipo de accesorio ayuda a obtener una mayor nitidez al direccionar la vista; consiguiendo reducir la fatiga ocular. Por lo tanto, no es de extrañar que quienes tienen problemas de sensibilidad a la luz prefieran esta alternativa.

4. Tips según el color de las gafas de sol

Los colores de los cristales no se relacionan en sí con la capacidad para proteger de los rayos UV. No obstante, el Colegio Nacional de Ópticos- Optometristas declara que cada tonalidad debe estar predeterminada según el tipo de actividades que se vayan a realizar.

  • Por ejemplo, los cristales amarillos y anaranjados son idóneos para conducir durante la noche y en la práctica de algunos deportes. Estas tonalidades permiten mirar a larga distancia con mayor claridad.
  • Por su parte, las personas que practican deportes acuáticos (como el esquí y la navegación) suelen utilizar cristales verdes; así como aquellas diagnosticadas con hipermetropía (anomalía que hace ver los objetos distantes con mayor claridad que los objetos cercanos).
  • En cambio, para las personas con miopía los expertos aconsejan usar cristales marrones. Al igual que para hacer deporte al aire libre; ya que filtran mejor las radiaciones azules y crean un mayor contraste.

5. Comprar en una óptica

Como has comprobado, no es aconsejable comprar este tipo de accesorios siguiendo solo criterios estéticos. Por ende, lo mejor será ir a una óptica.

Allí, los especialistas te guiarán según el color, la actividad a realizar y la categoría del filtro de las gafas. Además, las graduarán de forma individual en caso de sufrir alguna anomalía en la vista.

No obstante, otra opción es llevar el propio producto ya adquirido a una revisión. De esta manera, sabrás 100 % si son útiles para protegerte.

6. Ajustarse al rostro

Si las gafas de sol no encajan bien en la cuenca de la nariz, podrían resultar molestas. Además, cuando las lentes quedan grandes o no tapan algunas rendijas de forma adecuada; no son prácticas.

Asimismo, cuando ocurre esto, se crean espacios por donde entran los rayos de sol; y acaban incidiendo sobre la zona blanda de los ojos. Por ende, asegúrate de acudir a un profesional en caso de que no encajen. Él detectará en seguida el problema y lo solucionará en el momento.

7. La forma de la nariz y los ojos también cuentan

Hay narices más largas, caras más alargadas y ojos más pegados entre sí que otros. Y es que cada característica cuenta a la hora de optar por el par de gafas de sol correcto.

Ver también: ¿Qué necesita nuestra piel cuando ha terminado el verano?

El producto ideal es una mezcla entre comodidad, ajuste y protección. Por eso, lo recomendable es tomarse un tiempo a la hora de hacer la compra.

8. Adquirir unas gafas de sol para cada estación

Algunas personas creen que solo hay que protegerse del sol durante la época veraniega. Pero el hecho de que esta estación albergue mayores riesgos, no significa que dejen de existir el resto del tiempo.

La realidad es que, cada vez que sales al aire libre, debes llevarlas puestas. Incluso estando en climas templados o nublados, es conveniente utilizar lentes con filtro diseñadas para la luz tenue.

Ya lo has visto, elegir unas buenas gafas de sol es vital para cuidar bien la vista. Con los años, tu salud ocular te lo agradecerá.