8 tips para la elección de las gafas de sol

Francisco María García · 26 febrero, 2019
Las gafas de sol no son simplemente un artículo de moda veraniego, sino que protegen la salud de los ojos de los rayos UV. Conoce cómo elegir gafas de sol apropiadas para tí.

Las gafas de sol no son simplemente un artículo de moda veraniego, sino que fundamentalmente son un protector para nuestros ojos. Su objetivo es bloquear el efecto de los rayos ultravioleta

Los rayos ultravioleta, que también se conocen como rayos UV, pueden llegar a la superficie terrestre y pueden resultar dañinos para la salud. Por ejemplo, Cuando una persona se expone a estos rayos, puede sufrir diversos problemas en la piel, incluyendo cáncer.

Dadas las consecuencias que podemos sufrir por la acción de los rayos ultravioleta sobre nuestro cuerpo, los médicos aconsejan, entre otras cosas:

  • Ponerse un sombrero para protegerse la cabeza y evitar la insolación.
  • Aplicarse protector solar, que deberá ser del factor más apropiado según el tipo de piel de la persona como el tiempo que se vaya a estar a la intemperie.
  • Colocarse gafas de sol para que no se produzcan daños graves en los ojos.

También lee ¿Usar el mismo protector solar en la cara y el cuerpo?

Consejos para elegir gafas de sol

Gafas homologadas

Si las gafas no están homologadas por las autoridades de protección al consumidor, el resultado es imprevisible. Es casi imposible saber si tienen los materiales adecuados para la protección efectiva de los ojos.

Lo correcto es comprar lentes que cuenten con el sello de la Comunidad Europea. Solo así podremos corroborar la autenticidad del producto.

Según la Norma Europea sobre gafas de sol, cada ejemplar debe ser clasificado según el tipo de filtro solar implementado. Saber este dato es importante para tomar la elección correcta.

Categorías de los filtros

Las categorías 0 y 1 tienen poca coloración y ofrecen una protección bastante limitada. Su composición no les permite protegernos del sol veraniego. Estos serán ideales para estaciones climáticas en donde los rayos UV no incidan de forma tan directa.

Por su parte, la categoría 4 pertenece a productos de coloración excesivamente oscura y no por ello tendrán una mejor capacidad de protección. Además, no son permitidos para usar durante el manejo de autos.

En todo caso, las mejores opciones parecen ser las categorías 2 y 3, con coloración moderada y efecto protector.

Lee también: Cómo saber si las gafas de sol son buenas

La ventaja de las gafas polarizadas

Las lentes polarizadas tienen ciertas ventajas que pueden ser del agrado de algunos compradores. Quizás la principal es la eliminación del reflejo que rebota, lo que puede quitar cierto grado de visibilidad con las gafas puestas.

Este tipo de accesorio pueden ayudarnos a tener mayor nitidez al direccionar la vista y se puede reducir la fatiga ocular. Quienes tienen problemas de sensibilidad a la luz preferirán esta alternativa. En todo caso, solo se debe entender a la tecnología polarizada como una alternativa con algunos beneficios extras.

Tips según el color de las gafas de sol

Los colores de los cristales no se relacionan directamente con su capacidad para protegernos de los rayos UV. No obstante, su uso debería estar predeterminado según el tipo de actividades a realizar al tenerlas puestas.

Por ejemplo, los cristales amarillos y anaranjados son idóneos para conducir durante la noche y en la práctica de algunos deportes. Estas tonalidades permiten mirar a larga distancia con mayor claridad.

Por su parte, las personas que practican deportes acuáticos (como el esquí y la navegación) suelen utilizar cristales verdes, así como las personas diagnosticadas con hipermetropía. En cambio, a los afectados con miopía les vienen bien los cristales de color marrón.

Comprar en una óptica

Lo importante es evitar comprar este tipo de accesorios bajo un criterio exclusivamente estético. Para un uso adecuado lo mejor será comprarlas directamente en una óptica. Una vez allí, los especialistas podrán guiarnos sobre el tipo de gafas correctas según la época, color, actividad a realizar y categoría del filtro. Incluso, se pueden graduar las gafas de sol en caso de sufrir alguna anomalía de la vista.

Otra opción es llevar nuestro producto, previamente comprado, para su revisión en la óptica. De esta manera, sabremos si son útiles para protegernos.

Deben ajustarse a nuestro rostro

Si las gafas de sol no encajan bien en la cuenca de nuestra nariz podrían ser molestas. Además cuando las gafas nos quedan grandes o no tapan algunas rendijas adecuadamente, no son prácticas. Dejamos espacios en los que los rayos solares pueden entrar e incidir sobre la zona blanda de los ojos.

La forma de la nariz y los ojos también cuentan

Hay narices largas, caras alargadas y ojos más pegados entre sí que otros. Lo importante es que cada característica cuenta a la hora de optar por el par de gafas de sol correcto.

El producto ideal es una mezcla entre comodidad, ajuste y protección. Por eso lo recomendable es tomarnos nuestro tiempo para hacer la compra.

Ver también: ¿Qué necesita nuestra piel cuando ha terminado el verano?

Comprar gafas para cada estación

Algunas personas creen, erróneamente, que solo debemos protegernos del sol durante la época veraniega. El hecho de que esta estación alberge mayores riesgos no significa que debamos dejar de protegernos el resto del tiempo.

La realidad es que, cada vez que salimos al aire libre, por mucho tiempo debemos llevar nuestras gafas de sol puestas. Incluso estando en climas templados o nublados, debemos utilizar lentes con filtro, diseñadas para la luz tenue. Asimismo, se recomienda usar protector solar incluso en la ciudad.