8 tips para llevar mejor el calor durante el embarazo

Dado que durante el embarazo se presentan múltiples cambios y surgen diversas molestias físicas, te enseñamos cómo llevar mejor el calor.

Cualquier recomendación para llevar mejor el calor resulta una gran ayuda para toda mujer embarazada.

La llegada de un nuevo bebé supone un tiempo de espera maravilloso, pero para nadie es un secreto que el proceso implica algunos síntomas molestos. Vómitos, mareos, dolores y el peso del vientre son solo algunos de los más usuales.

Además de estas molestias, muchas mujeres experimentan calorones repentinos durante las fases más adelantadas del embarazo.

Mantener una sensación térmica adecuada puede ser bastante difícil durante estas circunstancias, sobre todo en zonas calurosas o en época de verano.

8 tips para llevar mejor el calor durante el embarazo

Usar ropa ligera

Embarazo

El objetivo es mantenerse lo más fresca posible para llevar mejor el calor. Para ello es necesario optar por una telas finas a la hora de vestir.

Las telas no deben pegarse a la piel y deben permitir la transpiración. En este sentido, las faldas, los shorts, las blusas de tiras y las sandalias serán la mejor opción.

¿Quieres conocer más? Lee: Los 6 mejores ejercicios para mujeres en el embarazo

Dieta refrescante

El problema con el calor excesivo es que el cuerpo tiende a perder sus líquidos con mayor rapidez. Por ello, lo ideal llevar mejor el calor es mantener una dieta rica en antioxidantes y una ingesta de líquidos adecuada.

Las frutas y vegetales verdes serán los protagonistas de la alimentación veraniega, sobre todo para la salud de la mujer embarazada. Se deben evitar las carnes rojas y se recomienda que se sustituyan por las carnes blancas como: el pollo, el pavo, los pescados, etcétera.

Báñate dos veces

Dos es mejor que uno y eso es válido para llevar mejor el calor durante el embarazo. En los países tropicales la gente acostumbra bañarse varias veces al día para regular su temperatura y lograr un estado de comodidad en el cuerpo y piel.

Los baños de playa y piscina también son muy buenos, así como los cambios de ropa continuos. Lo importante es lograr llevar mejor el calor durante el embarazo.

Evitar las horas de más calor

Evitar las horas de más calor

Entre las 11 de la mañana y las 5 de la tarde se registra la temperatura más alta. Por lógica, lo correcto es evitar actividades o movernos demasiado durante estas horas del día. Lo recomendable para no aumentar los síntomas del embarazo es relajarnos y permanecer a la sombra.

Para las mujeres embarazadas, se trata de reducir el impacto del ambiente y regular la cantidad de sudor expulsado de su organismo. El objetivo: evitar la pérdida de líquidos.

Tratamientos faciales hidratantes

La mascarilla de gel frío no sirve únicamente para disminuir la fiebre o contrarrestar los dolores de cabeza. Una buena opción es aplicar en los ojos y el rostro cuando el calor sea asfixiante.

Tampoco está de más ir de vez en cuando al spa a una sesión de hidratación de la piel. Esto no solo mejora la estética, sino que nos ayuda a mantener sensaciones agradables en medio las temperaturas estivales.

Salir al aire libre

El hecho de que evitemos entrar en contacto con el sol durante las horas de mayor calor ayuda significativamente a llevar mejor el calor.

De hecho, las salidas matutinas son recomendables debido durante estas horas en que los grados bajan considerablemente. Sentir esta sensación de frescor, también ayudará.

Se debe evitar la movilidad excesiva. De esta forma ejercitaremos nuestra respiración sin expulsar tantos líquidos corporales.

Visita este artículo: 3 alimentos para tener un buen nivel de hemoglobina durante el embarazo

Evitar el sol

Evitar el sol

Es necesario proteger la piel de los rayos ultravioleta y aplicarse protectores solares apropiados en función de la intensidad de los rayos solares y la hora del día.

Al quemarnos elevamos la temperatura interna, sin contar el hecho de que el embarazo será mucho menos llevadero cuando la piel se enrojece.

En este sentido, es fundamental utilizar protector solar y gafas oscuras. De esta manera también se previene el cloasma, un padecimiento de la piel muy común en las mujeres embarazadas.

Tomar mucha agua

La misión a cumplir durante este verano es evitar la deshidratación que contribuye al acaloramiento del cuerpo. Para ello, nuestra mejor carta a jugar es tomar al menos 2 litros de agua por día.

Hay que beber agua poco a poco, sin prisas. Lo importante es disfrutar de la sensación refrescante con cada sorbo.

Los batidos también son muy refrescantes. En especial si son de kiwi, mango, fresa, piña o maracuyá. Algunas infusiones y el agua con limón contribuyen a refrescar y también nos aportan vitaminas beneficiosas tanto para la embarazada como para el bebé.

Se puede llevar mejor el calor si se toman las medidas adecuadas para ello. Estas medidas son sencillas y de bajo costo. Lo importante es no darse por vencida. 

Categorías: Maternidad Etiquetas:
Te puede gustar