8 tips para tener un estilo de vida más saludable

Al igual que el entrenamiento físico, la actividad mental es fundamental para gozar de una buena salud cognitiva. No te olvides tampoco de realizar estiramientos para evitar lesiones

Tener un estilo de vida activo es importante para mantenerte saludable. Cuando te mantienes activo reduces el riesgo de afecciones cardíacas, ataques al corazón, diabetes y cáncer.

No se trata de que seas un corredor profesional para mejorar tu salud. Se trata de que cambiar tu estilo de vida más activo para ayudar a tu corazón a estar entrenado, mantenerte fuerte y tener un peso más saludable.

El truco para mantenerte activo está en encontrar algo que te guste hacer. Para algunos, esto puede significar tener amigos con quien hacer ejercicio.

No importa si vas al gimnasio, caminas o bailas con un vídeo frente al computador.

Aunque puede que sea difícil, se trata de encontrar el estilo de entrenamiento que se adapte a ti

Para esto, puedes seguir estos simples consejos que, sin importar el tipo de persona que seas, te harán ser más activo.

1. Tómatelo con calmaLas 5 peores mentiras que puedes decirle a tu médico

¿Tu cuerpo está acostumbrado al estilo de vida sedentario? Si es así, procura comenzar lento. Habla siempre con tu médico antes de comenzar un programa de ejercicio, él te indicará las precauciones que debes tomar antes de escoger una rutina.

En general, deberás comenzar con sesiones cortas de 5 a 10 minutos e ir aumentando gradualmente la duración a medida que vas ganando resistencia.

Te recomendamos leer: Cómo hacer saquitos de semillas para calmar los dolores

2. Dedícate 30 minutos al día

Para lograr el estilo de vida que deseas tu objetivo debe ser de 30 minutos diarios. Incluso puedes dividirlo en tres sesiones de 10 minutos, que son igual de buenos que ejercitarte por 30 minutos consecutivos.

Puedes, por ejemplo, emplear 10 minutos de baile antes de ir a trabajar, 10 minutos más de caminata en tu propia casa luego de comer y los últimos 10 paseando por el barrio tan pronto como llegues a casa de trabajar.

Lógicamente, más ejercicio es mejor. Sin embargo, si exageras en la duración y dificultad de tu entrenamiento puedes sufrir de lesiones tales como la tensión muscular.

Es mejor que trabajes poco a poco para no lastimarte y tener que suspender tu entrenamiento.

3. Levanta peso

No solo necesitas del ejercicio aeróbico. El entrenamiento con algo de resistencia o levantamiento de pesas también es importante. Este tipo de ejercicio te ayuda a fortalecer los huesos y mejora tu equilibrio y coordinación.

Esto reduce el riesgo de osteoporosis, además de prevenir las lesiones o caídas. Si no sabes cómo comenzar, es recomendable que contrates a un entrenador para una sesión.

De este modo sabrás con exactitud qué hacer y tendrás idea de cómo continuar por tu cuenta.

4. Combina entrenamientos

En muchos gimnasios, hay clases que están incluidas en tu membresía mensual. Aprovecha estas oportunidades. Esto te permitirá experimentar nuevas actividades que harán menos aburrido tus entrenamientos.

Aprovecharás a los entrenadores y ampliarás tu círculo social a la vez que cambias tu estilo de vida por uno más saludable.

5. Cuida tu dinero

ahorro

Obtener una sesión de ejercicios en casa puede costarte muy poco.

Existen muchos vídeos de entrenamiento que pueden serte útiles y, si tienes acceso a internet, te será incluso mucho más fácil y barato encontrar nuevos tipos de ejercicios que te gusten.

Hay muchos ejercicios que no requieren de muchos equipos para ser eficaces. Es el caso de actividades como:

  • Caminar o trotar
  • Saltar la cuerda
  • Bailar
  • Hacer sentadillas
  • Entrenamiento con objetos pesados, como libros o botellas de agua
  • Saltos de tijeras

6. Estiramientos

Es importante realizar una pequeña sesión de estiramientos tanto antes como después de hacer ejercicio. Si los añades a tu nuevo estilo de vida mejorará tu flexibilidad y amplitud de movimiento.

Además, reducen el riesgo de lesiones y calambres musculares. Otra ventaja es que mejoran la circulación de la sangre por tu cuerpo. Puede que necesites ayuda para encontrar las maneras más eficaces de realizar estiramientos.

para ello, no dudes en buscar un entrenador y pedirle ayuda con una corta rutina de estiramientos para antes y después del entrenamiento.

7. Mejora tu descanso

Un estilo de vida más saludable no se trata únicamente de ser más activo. También es necesario un horario de descanso regular. Tu cuerpo necesita recuperar las energías gastadas el día anterior.

Tener un ambiente óptimo para descansar al menos unas 7 a 8 horas te ayudará a dormir mucho mejor.

Evita dormir mientras ves la tele o utilizas el móvil. Esta clase de estímulos pueden entorpecer el sueño.

Si descansas adecuadamente podrás tener más energías para seguir con tu actividad al siguiente día.

Lee también: 7 objetos cotidianos cuya fecha de caducidad solemos desconocer

8. Mantén tu mente activa

Potencia tu cerebro con sudokus

Al igual que tu cuerpo, tu mente también necesita entrenamiento. Cuando mantienes tu mente ocupada aumentas tus niveles de vitalidad y creas una reserva importante de células mentales, y conexiones intelectuales.

Considera la idea de leer, armar rompecabezas, resolver sudokus o crucigramas, escribe en un diario, o practica juegos que te den destreza, como el ajedrez, por ejemplo.

Cuando mantienes tu mente activa, aseguras una salud mental más prolongada y reduces la posibilidad de padecer enfermedades como el alzhéimer o la deficiencia cognitiva.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar