8 trucos para que el cambio de horario no te afecte

El cambio al horario de invierno implica que, si bien tenemos una hora más para dormir, nuestros ritmos vitales se pueden ver afectados y podemos sentirnos más cansados

Como ocurre cada año, en la madrugada del sábado 29 al domingo 30 de octubre los relojes deberán atrasarse una hora, esta vez para darle fin al horario de verano.

Esto quiere decir que a las tres de la mañana en realidad solo serán las dos, lo que indica que muchos dormirán una hora más.

Si bien el cuerpo tiende a adaptarse a estos cambios de forma natural en cuestión de días, para la mayoría resulta un poco complicado asumir dicha alteración.

Aunque la práctica ya es habitual en las poblaciones donde hay estaciones climáticas, casi siempre causa ciertos efectos que suelen ser difíciles de sobrellevar los primeros días.

El cambio de hora es una medida que se impulsa desde hace cientos de años con el fin de aprovechar la luz solar para ahorrar energía.

Pese a que es una medida ambientalmente amigable, siempre conduce a alteraciones en el ritmo biológico que aumentan los trastornos de sueño, la fatiga y la falta de concentración.

Para tratar de evitar todos estos efectos, en esta ocasión queremos compartir una serie de trucos y consejos que permitirán minimizarlos al máximo. ¡Ponlos en práctica!

1. Dormir una hora antes

Dormir una hora antes

Teniendo en cuenta que el cambio de horario implica dormir una hora menos de lo habitual, una de las mejores cosas que podemos hacer es ir a dormir un poco antes.

Aunque no es sencillo “obligar” al cuerpo a dormir antes de la hora acostumbrada, poco a poco este se irá adaptando hasta que se convierte en algo completamente natural.

Eso sí, para lograr conciliar el sueño es primordial evitar distracciones como el uso del móvil o la tableta.

También se debe cenar ligero, unas dos o tres horas antes de ir a la cama.

Visita este artículo: Dormir mejor: 4 bebidas naturales que pueden ayudarte

2. Hacer ejercicio físico moderado

El ejercicio físico no solo ayuda a mantener el peso equilibrado y sano, sino que participa en otras funciones importantes del cuerpo.

Hacerlo a primera hora del día, de forma moderada, servirá para afrontar el resto del día con buenas energías.

3. Evitar el consumo de bebidas estimulantes

Café

Las bebidas estimulantes como el café, el té y el alcohol pueden ser el motivo para desarrollar trastornos de sueño con este cambio.

Aunque esté acostumbrado a ingerirlas, lo más apropiado es evitarlas por lo menos en la segunda parte de la jornada.

4. Evitar las siestas

Como el objetivo principal es ajustar un nuevo ciclo de sueño para nuestro organismo, no es para nada conveniente realizar siestas durante el día.

Si tienes esta costumbre, más te vale evitarla por lo menos en la primera semana después del cambio.

5. Cenar ligero

Por ninguna razón se debe omitir la cena, pues el estómago debe estar satisfecho durante todo el periodo de descanso.

La clave para que sea provechoso está en elegir alimentos ligeros, bajos en calorías, grasas y azúcares.

6. Desayunar bien

Desayunar bien

Tras dormir una hora menos, lo mejor que podemos hacer es proporcionarle al organismo todos los nutrientes que requiere para estar activo durante todo el día.

La ingesta de un desayuno completo y saludable es entonces una clave principal para evitar problemas de concentración, sensación de debilidad o desorientación.

7. Consumir alimentos antiestrés

Debido a los cambios en el ritmo biológico, los niveles de cortisol aumentan en el organismo, por lo que es más común presentar estrés, irritabilidad y otras emociones negativas que hacen más difícil lograr la adaptación.

Además de realizar ejercicios para combatirlos, también es conveniente consumir durante el día los populares alimentos “antiestrés” que estimulan la producción de serotonina.

Algunos de los recomendados son:

  • Las bananas.
  • Los frutos secos.
  • El aguacate.
  • Las semillas de girasol.
  • El germen de trigo.
  • El chocolate.

Lee también: Los 6 mejores ejercicios para combatir el estrés cada día

8. Tomar bebidas naturales para dormir

Tomar bebidas naturales para dormir

Si después de tres o cuatro días sientes que no has podido equilibrar de nuevo el ritmo biológico de tu organismo, puedes intentar consumiendo algunas bebidas naturales para dormir mejor.

Estas contienen triptófano y melatonina, sustancias responsables de inducir al sueño profundo. Tras lograr un buen dormir, notarás que los demás síntomas desaparecen pronto.

Entre estas encontramos:

  • La leche tibia.
  • El té de tilo.
  • La infusión de manzanilla.
  • El té de menta.
  • El vino tinto.
  • El té de banana y canela.

Es primordial tener en cuenta que los niños y los adultos mayores son los que más sensibilidades presentan a causa de este cambio.

En ellos esto debe manejarse de forma gradual, dándoles un poco más de tiempo para que se adapten por completo.

Poniendo en práctica estos sencillos trucos el cambio pasará casi que inadvertido.

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar