8 trucos para desinfectar tu dormitorio de manera natural

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 20 diciembre, 2018
Katherine Flórez · 21 mayo, 2016
Para evitar la acumulación de microorganismos y evitar alergias indeseadas, es conveniente limpiar el polvo a diario y cambiar las sábanas, edredones y mantas con frecuencia para eliminar los ácaros

Con el fin de asegurarnos un descanso reparador después de la jornada y para evitar alérgias, es recomendable saber cómo desinfectar nuestro dormitorio adecuadamente. Es una de las habitaciones más importantes de nuestro hogar, ya que es el sitio que elegimos para relajarnos.

No obstante, algunas veces lo descuidamos y, poco a poco, se va generando un desorden que lo hace lucir bastante mal. Pero, lo peor de todo es que, aunque no lo notemos a simple vista, en sus espacios suelen acumularse ácaros y moléculas alergénicas que pueden provocarnos varias molestias de salud.

Como consecuencia, nuestra calidad de sueño se disminuye y da lugar a otros trastornos que pueden hacernos las jornadas más pesadas.

Por suerte, si ponemos en práctica algunos trucos caseros podemos dejarla impecable y libre de todo tipo de microorganismos.

A continuación, te vamos a dar 8 buenas ideas para que no dudes en desinfectarla y armonizar su ambiente. ¡Ponlas en práctica!

8 trucos para desinfectar el dormitorio

Limpiar con frecuencia la cama

1. Haz la cama cada mañana

Aunque una que otra vez se recomienda ventilar la cama para eliminar los ácaros, lo idóneo es que la organices cada mañana para que se respire más orden y limpieza en tu cuarto.

Sacude las sábanas, las cobijas y las almohadas, y luego procede a acomodarlas como más te guste.

No olvides leer: Las 5 cosas que no debes poner sobre tu cama

2. Cambia las sábanas y mantas

Para desinfectar bien el dormitorio hay que empezar por una adecuada limpieza de la cama. Cambia con regularidad las sábanas, las fundas y demás elementos que la cubren.

Sin que lo puedas ver, es probable que en estas haya ácaros y bacterias que crecen con la suciedad y el sudor.

Asimismo, limpia las mantas, retira los edredones y asegúrate de mantenerlos limpios para no sufrir alergias u otras molestias.

3. No satures tu mesita de noche

Mesita de noche.

Cuando llenas de muchos objetos la mesa de noche es más difícil limpiar el polvo y la suciedad que va acumulando día tras día.

Puedes usarla para poner una pequeña lámpara, un reloj, alguna crema y hasta un libro. Si la saturas con otros elementos te tomará más tiempo dejarla bien limpia.

4. Realiza aseo general todos los días

Si bien por cuestión de tiempo es imposible dejar impecables todos los espacios del dormitorio cada mañana, sí se pueden dedicar algunos minutos para limpiarlo de forma general.

Sacudir las sábanas, hacer la cama y barrer el suelo son pequeños gestos que puedes hacer rápido para reducir la presencia de alergénos.

5. Desinfecta el colchón

Colchón.

El colchón es uno de los elementos que más descuidamos a la hora de desinfectar el dormitorio. Sin embargo, deberíamos limpiarlo al menos una vez al mes para que no se convierta en un habitat de los microorganismos.

Para esto, puedes crear un producto de limpieza casero a base de bicarbonato de sodio y aceite de árbol de té.

Ingredientes

  • ½ taza de bicarbonato de sodio (125 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de árbol de té

¿Qué debes hacer?

  • Humedece el bicarbonato de sodio con el aceite esencial de árbol de té y espolvorea el producto por todo el colchón.
  • Frótalo con la ayuda de un cepillo, déjalo reposar durante una hora y pásale la aspiradora.

6. Limpia el polvo

La mayoría de elementos de tu habitación se cubren con polvo conforme pasan los días. La cama, la mesa, los cuadros y todos tus objetos decorativos requieren una limpieza constante para no causar alergias.

Si quieres asegurarte de eliminar las bacterias y los ácaros, diluye vinagre blanco en agua y usa esta solución para limpiar.

7. No olvides las cortinas o persianas

Mujer abriendo las cortinas

La mayoría de las habitaciones cuentan con una o dos cortinas en sus ventanas. Estas no solo ayudan a evitar las luces externas, sino que le dan a la estancia un toque decorativo. El problema es que absorben demasiado polvo, por lo que es primordial lavarlas cada dos o tres semanas.

Una buena opción es elegir las que son de seda, ya que son más fáciles de lavar y se secan en poco tiempo.

Por otro lado, si en el cuarto se utilizan persianas es importante usar un producto desinfectante para quitarles el polvo.

¿Quieres conocer más? Lee: 10 trucos de limpieza para ahorrar tiempo

8. Lava las almohadas

Muchas personas ignoran que las almohadas deben desinfectarse continuamente para evitar la acumulación de sudor, células muertas y alergénos.

Aunque las cubramos con fundas, estas alcanzan a absorber suciedad y tienden a crear un ambiente perfecto para los microorganismos.

Por ello, procura lavarlas como mínimo dos veces al año y cámbiales las fundas protectoras cada dos semanas.

¿Estás segura de que tu habitación está limpia? Si aún no pones en práctica estas recomendaciones para desinfectar tu dormitorio, trata de dedicarles algo de tu tiempo para así conseguir un entorno adecuado para tu descanso.

  • Salo, P. M., Cohn, R. D., & Zeldin, D. C. (2018). Bedroom Allergen Exposure Beyond House Dust Mites. Current Allergy and Asthma Reports. https://doi.org/10.1007/s11882-018-0805-7

  • Ridout, S., Twiselton, R., Matthews, S., Stevens, M., Matthews, L., Arshad, S. H., & Hide, D. W. (1993). Acarosan and the Acarex test in the control of house dust mite allergens in the home. Br J Clin Pract.

  • Carswell, F., Birmingham, K., Oliver, J., Crewes, A., & Weeks, J. (1996). The respiratory effects of reduction of mite allergen in the bedrooms of asthmatic children - A double-blind controlled trial. Clinical and Experimental Allergy. https://doi.org/10.1111/j.1365-2222.1996.tb00554.x