9 alergias más comunes entre los niños

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Sergio Alonso Castrillejo el 18 diciembre, 2018
Las alergias son una reacción exagerada del sistema inmunitario ante sustancias inocuas. La mayoría de las alergias se suelen desarrollar en la niñez. Muchos las superan y otros no, aunque existen determinadas alergias que son altamente frecuentes en toda la población.

Las alergias ocurren cuando el sistema inmunitario defiende al organismo de forma exagerada de algo que generalmente no suele ser nocivo. Los trastornos alérgicos son comunes en la niñez. Básicamente, existen 9 tipos de alergias más comunes entre los niños.

A los elementos o sustancias que causan la reacción alérgica se les llama alérgenos. Los cuales no tienen razones para que el sistema inmunitario reaccione de esa forma. Sin embargo, una vez que se produce esa reacción hipersensible inmediata, cada vez que se vuelva a tener contacto con el alérgeno ocurrirá lo mismo de nuevo.

Las alergias suelen desarrollarse en la infancia. Un niño con padres o hermanos alérgicos, muy probablemente desarrollará alergias. Aunque es probable que no reaccione de la misma forma, ni ante los mismos alérgenos.

Un padecimiento moderno

Niño pequeño con alergia se suena la nariz con un pañuelo rodeado de plantas al fondo.
En los últimos años, se ha producido un incremento de alergias en la población mundial.

Nuestros padres y abuelos fueron mucho menos alérgicos que nuestros niños. Las alergias más comunes son resultados de la vida moderna. El estilo de vida, el tipo de alimentación y la contaminación han hecho proliferar las alergias.

Así lo señala el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos. Solo en los últimos 20 años, el porcentaje de niños con alergias alimentarias ha crecido en 50%.

¿Por qué? La razón es evidente. Las generaciones pasadas comieron más alimentos frescos que procesados con añadidos químicos. Más alimentos orgánicos que  los tratados con pesticidas y fertilizantes.

Igualmente, las alergias respiratorias se han visto intensificadas con la contaminación ambiental. El cambio climático ha alterado el ciclo de producción de polen de las plantas. El uso de productos químicos dentro de nuestros hogares y en la higiene personal también ha alimentado los procesos alérgicos.

Las alergias más comunes en niños

La clasificación de las alergias más comunes varía de acuerdo con el alérgeno que provoca la reacción hipersensible. Ya sean niños o adultos, las personas alérgicas tienen contacto con los alérgenos a través de la alimentación, la respiración o la piel.

Esta es nuestra clasificación de las alergias más comunes:

1. Ácaros del polvo

Los ácaros del polvo son causantes de las alergias más comunes. Estos insectos microscópicos viven alrededor de nosotros. Se acumulan en colchones, almohadas, alfombras y peluches. Se alimentan de las células muertas de nuestra piel.

La limpieza rutinaria es fundamental para eliminar su proliferación. Así, como ventilar los ambientes con frecuencia para reducir la acumulación de polvo y la presencia de los ácaros.

Leer más: 4 soluciones efectivas para eliminar los ácaros de tu hogar.

2. Polen

El polen es el otro protagonista principal de las alergias. Las alergias al polen son por temporadas, ya que cada árbol, arbusto y hasta el césped desprenden partículas de polen que viajan en el aire para fertilizar a sus congéneres.

Se puede ser alérgico a distintos tipos de polen, aunque uno de los más frecuentes y molestos es el polen de gramíneas. Estas plantas son principalmente herbáceas, como el trigo, la avena o la cebada. Debido a su gran resistencia, pueden colonizar todo tipo de ambientes, aunque son plantas frecuentes en las zonas menos urbanas.

En la actualidad, se puede consultar el estado del polen en el aire desde numerosas fuentes aportadas por los propios ayuntamientos de cada ciudad o centros meteorológicos.

3. Moho

El moho es otro alérgeno común en nuestros hogares y en muchos de los lugares donde hacen vida los niños. El moho es un tipo de hongo que crece en ambientes cálidos y húmedos. Este hongo desprende un olor característico y sus esporas producen las reacciones en el organismo.

4. Mascotas

Nuestras amadas mascotas son detonantes de muchas alergias. El pelaje, la caspa de la piel, la saliva y hasta la orina de los animales puede ocasionar reacciones alérgicas en los niños.

5. Cucarachas

Las cucarachas son potentes agentes alérgenos en las ciudades. La exposición que viven los niños en edificios infestados de cucarachas puede ser el origen del asma de muchos. Por lo general, la alergia se agrava con el uso de insecticidas químicos, que lejos de controlar a estos insectos, empeora los síntomas.

6. Alimentos

Entre los principales alimentos que causan alergias se encuentran:

  • La leche de vaca.
  • Los huevos.
  • Los productos del mar: pescados, mariscos y moluscos.
  • Los frutos secos, tales como maníes o cacahuetes, avellanas, nueces, almendras y anacardos.
  • La soja.

Además, en relación con el trigo existe una confusión. Una persona no es alérgica al gluten contenido en el trigo, sino intolerante. Esa incapacidad para digerir el gluten es lo que se conoce como enfermedad celíaca.

 7. Picaduras de insectos

Piel con picadura.
Una alergia muy frecuente e incluso peligrosa es la de las picaduras de insectos, especialmente abejas o arácnidos.

Una picadura de insectos causa hinchazón, picazón y enrojecimiento en muchos niños. Las alergias al veneno de los insectos puede causar reacciones muy severas. Hay posibilidades de que incluso se ponga en riesgo la vida del niño.

8. Medicinas

Tanto los medicamentos de libre venta en farmacias como los que exigen prescripción médica, pueden causar reacciones alérgicas. Los antibióticos entran en este grupo, de ahí que sea tan importante no usarlos sin consultar al médico.

Es recomendable en este caso llevar algún tipo de identificación. Existen pulseras y collares para alérgicos a la penicilina, atropina o adrenalina, especialmente por el riesgo que supone su uso en situaciones de emergencia.

9. Productos químicos

Los detergentes, productos cosméticos o productos de limpieza que usamos en el hogar están dando origen a muchas reacciones alérgicas. Los componentes químicos de estos productos son los responsables. Las formas de contacto puede ser a través de las vías respiratorias o la piel.

En los casos más extremos, se puede presentar anafilaxia. Esta es la defensa rápida e intensa del cuerpo ante la presencia de un alérgeno, que puede tener consecuencias fatales.

Te puede interesar: ¿Tienes congestión nasal? Dile adiós con estos 7 remedios con plantas.

Síntomas de las alergias más comunes

Niña sentada en el sofá sostiene un pañuelo cerca de su nariz.
Las pruebas de la alergia son técnicas sencillas y no invasivas que permiten descartar la presencia de posibles reacciones.

Los síntomas dependen del grado de hipersensibilidad que se tenga al alérgeno. Hay alergias más intensas que otras. Por ello, en el caso de que tu hijo presente alguno de estos síntomas, lo mejor es que consultes con tu pediatra. Es muy probable que necesite hacer distintas pruebas para que pueda determinar cuál es el tipo y grado de alergia que lo afecta.

Síntomas de las alergias de las vías respiratorias:

  • Estornudos.
  • Tos.
  • Picazón en la nariz o la garganta.
  • Congestión nasal o rinitis.
  • Enrojecimiento y picazón en los ojos.
  • Asma, respiración sibilante y dificultades para respirar.

Síntomas de las alergias alimentarias o por picadura de un insecto:

  • Picazón en la boca y la garganta al tragar el alimento.
  • Urticaria.
  • Sarpullido similar al eccema.
  • Secreciones y picazón nasal.
  • Dificultades para respirar.
  • Hinchazón alrededor de la cara o en la garganta.
  • En los casos más severos, el niño puede entrar en estado de shock.

Consideraciones finales

En conclusión, muchos niños superarán sus alergias de forma temprana, otros deberán convivir con ellas el resto de su vida. Los padres son cruciales para enseñar a los niños a identificar y prevenir el contacto con los alérgenos que los afectan.

Es importante evitar la automedicación, ser cuidadosos con la limpieza y restringir el uso de productos químicos dentro del hogar en la mayor medida posible. La salud de nuestros niños lo agradecerá.

  • Alché, Juan de Dios, and M. I. Rodríguez García. "El polen como vector responsable de alergias." (1997).
  • Belmonte, Jordina, et al. "Aerobiología y alergias respiratorias de Tenerife." (2010).
  • Villafane, Claudia Acevedo, et al. "Influencia de la lactancia materna y la alimentación en el desarrollo de alergias en los niños." Atención primaria 41.12 (2009): 675-680.