9 alimentos que debes evitar si sufres de dolor articular

Katherine Flórez·
26 Mayo, 2020
Hay algunos alimentos que se han relacionado con un aumento en los niveles de inflamación. Por eso, en caso de dolor articular, se desaconseja su consumo. ¿Cuáles son? Aquí los detallamos.

Hay algunos alimentos que, por su composición, pueden empeorar la inflamación y el dolor articular. Si bien muchos lo pasan por alto, lo relacionado con la nutrición es determinante a la hora de abordar las enfermedades que afectan las articulaciones.

En este sentido, entidades como Arthritis-health advierten que algunos alimentos y bebidas de consumo habitual pueden incidir de forma negativa ante padecimientos como la artritis y osteoartritis. ¿Cuáles son? ¿Por qué evitarlos? En este espacio lo detallamos.

¿Qué es el dolor articular y por qué se produce?

De acuerdo con la Clínica Mayo, “el dolor articular hace referencia a la incomodidad, dolor o inflamación que surge en cualquier parte de una articulación, incluido el cartílago, el hueso, los ligamentos, los tendones o los músculos”. 

Dicha dolencia puede estar causada por algún tipo de lesión o el desarrollo de una afección crónica, como la artritis, la osteoartritis, la tendinitis, entre otras. En muchos casos desaparece de manera espontánea, pero en otros es crónica y evoluciona de manera progresiva.

Padecerlo implica una disminución en la calidad de vida, en especial cuando afecta la movilidad para hacer tareas cotidianas que antes parecían sencillas. Por fortuna, en la actualidad está demostrado que se puede mitigar de muchas maneras, empezando por la adopción de hábitos de vida saludables.

En este sentido, como hemos comentado, conviene tener en cuenta que hay determinados alimentos que es mejor evitar para no empeorar la condición. A continuación compartimos los 9 más importantes y las razones de por qué es mejor disminuir o prescindir de ellos en la dieta.

Mujer con dolor articular
El dolor articular puede estar causado por una lesión o por el desarrollo de una enfermedad crónica.

Alimentos que debes limitar en caso de dolor articular

Hay evidencias científicas que vinculan la alimentación con el dolor articular y la inflamación. Mientras que algunos alimentos contribuyen a mejorarlo, otros contienen componentes que pueden empeorar los síntomas.

Por lo anterior, es importante consultar al nutricionista en caso de padecer este tipo de dolor y seguir sus recomendaciones. ¿Cuáles son los alimentos que se deben evitar?

1. Leche y derivados

No hay suficientes evidencias para afirmar que los lácteos causan o empeoran el dolor articular. Sin embargo, es conveniente saber que hay estudios con resultados contradictorios.

Un estudio publicado en The Journal of Nutrition en 2015 encontró que el consumo de productos lácteos incrementó la inflamación de bajo grado en una pequeña muestra de adultos alemanes.

Por lo anterior, se cree que su ingesta puede resultar perjudicial para personas con trastornos articulares. Sin embargo, una revisión de 2017 a través de Critical Reviews in Food Science and Nutrition sugirió que la leche tiene efectos antiinflamatorios, excepto en personas alérgicas a la leche de vaca.

Por lo tanto, que tomar leche sea perjudicial o no, depende de la persona. Si hay intolerancia a la lactosa, es posible que los lácteos resulten dañinos ante problemas articulares. De ser así, lo mejor será evitar su consumo. Si hay dudas, es mejor consultarlo con el médico.

Vaso de leche
Sobre los lácteos y el dolor articular no hay evidencias sólidas. Se cree que empeoran la inflamación y el dolor cuando hay intolerancia a la lactosa.

Lee también: Recetas para sustituir los lácteos

2. Maíz

El maíz cuenta con una cantidad importante de ácidos grasos omega 6, los cuales aumentan la inflamación, como lo explican investigadores de la facultad de medicina de la Universidad de Southampton, Reino Unido.

Debido a esto, quienes tienen artritis reumatoide, osteoartritis y enfermedades que comprometen las articulaciones deben evitar su consumo. En su lugar, resulta conveniente ingerir más ácidos grasos omega 3, como las semillas, el aceite de oliva, etcétera. 

3. Carnes rojas

Este tipo de carnes es mejor incluirlas en la dieta en pequeñas porciones y de forma moderada. Un documento publicado en Arthritis & Rheumatology expone que, si bien no son del todo perjudiciales, en exceso incrementan el riesgo de artritis y enfermedades articulares inflamatorias.

Es mejor sustituirlas por carnes blancas, como el pollo, el pavo o los pescados. Además, conviene priorizar el consumo de alimentos de origen vegetal.

4. Salsa de soja

La salsa de soja y otros productos alimentarios que contienen glutamato monosódico (MSG) están desaconsejados en caso de dolor articular. ¿La razón? se asocian con un aumento en los niveles de inflamación. Según estudios científicos, puede desencadenar dos vías importantes de inflamación crónica y trastornos como el síndrome metabólico.

Salsa de soja
El consumo de salsa soja se desaconseja porque puede incidir en un aumento de la inflamación.

5. Refrescos azucarados

Los refrescos azucarados, incluyendo las gaseosas, están compuestos por una cantidad de químicos que afectan la salud. Según un estudio publicado en la revista Nutrients, estos aumentan los niveles de inflamación.

Para las articulaciones resultan muy perjudiciales porque el exceso de azúcar y el ácido fosfórico las deterioran poco a poco. Por eso, en su lugar, es mejor ingerir agua, infusiones o jugos de fruta natural.

6. Harina de trigo

Con la harina de trigo y sus derivados pasa algo similar que con los lácteos. Pueden ser perjudiciales cuando la persona tiene intolerancia al gluten o enfermedad celiaca.

Según una publicación en Arthritis Foundation, este ingrediente, al igual que la cebada y el centeno, desencadena una respuesta autoinmune que afecta al intestino delgado y, a veces, causa dolor en las articulaciones.

7. Comidas rápidas

Este tipo de comidas son las menos recomendadas para los pacientes con trastornos inflamatorios y de dolor articular. Su elevado contenido de grasas saturadas, azúcares y carbohidratos, sobrecarga los órganos y dificulta la eliminación de las toxinas.

Por otro lado, un estudio divulgado en Nutrition Journal sugiere que este tipo de alimentos perjudican al sistema inmunitario, lo cual empeora las enfermedades autoinmunitarias, como la artritis.

Comidas rápidas
La comida rápida se compone de alimentos que empeoran el nivel de inflamación. Además, pueden incidir en el sobrepeso y un sistema inmunitario débil.

Visita este artículo: 6 comidas que causan adicción. ¡Ten cuidado!

8. Margarina

La mayoría de presentaciones de margarina contienen grasas trans. Por este motivo, se desaconsejan en caso de sufrir dolor articular. Las grasas trans, tal y como lo muestra una investigación publicada en Journal of Nutrition and Metabolism, son inflamatorias y pueden empeorar el dolor.

9. Sal

Los alimentos que contienen demasiada sal, al igual que la sal de mesa, deben reducirse de la dieta de quienes tienen dolores articulares y enfermedades asociadas. ¿La razón? Como lo demuestran las evidencias, su ingesta en cantidades excesivas puede causar edema e hinchazón. Ambos problemas pueden empeorar la sintomatología de afecciones como la artritis.

Alimentos y dolor articular: ¿qué recordar?

Los alimentos mencionados son perjudiciales en caso de dolor articular porque pueden empeorar el síntoma. De hecho, deberían evitarse en la dieta de personas con enfermedades como la artrosis o artritis. En cualquier caso, es conveniente acudir al nutricionista para obtener una dieta personalizada ante estos problemas.

  • Skoczyńska M, Świerkot J. The role of diet in rheumatoid arthritis. Reumatologia. 2018;56(4):259–267. doi:10.5114/reum.2018.77979
  • Schaefer, M. P., & Konya, M. (2018). Joint pain. In Fundamentals of Pain Medicine. https://doi.org/10.1007/978-3-319-64922-1_18
  • Rohrmann S, Linseisen J, Allenspach M, von Eckardstein A, Müller D. Plasma Concentrations of Trimethylamine-N-oxide Are Directly Associated with Dairy Food Consumption and Low-Grade Inflammation in a German Adult Population. J Nutr. 2016;146(2):283‐289. doi:10.3945/jn.115.220103
  • Vanelderen, P., Szadek, K., Cohen, S. P., De Witte, J., Lataster, A., Patijn, J., … Van Zundert, J. (2011). Sacroiliac Joint Pain. In Evidence-Based Interventional Pain Medicine: According to Clinical Diagnoses. https://doi.org/10.1002/9781119968375.ch13
  • Laslett, M. (2008). Evidence-Based Diagnosis and Treatment of the Painful Sacroiliac Joint. Journal of Manual & Manipulative Therapy. https://doi.org/10.1179/jmt.2008.16.3.142
  • Innes, J. K., & Calder, P. C. (2018). Omega-6 fatty acids and inflammation. Prostaglandins Leukotrienes and Essential Fatty Acids. https://doi.org/10.1016/j.plefa.2018.03.004
  • Choi, Hyon. (2004). Diet and rheumatoid arthritis: Red meat and beyond. Arthritis and rheumatism. 50. 3745-7. 10.1002/art.20732.
  • Della Corte KW, Perrar I, Penczynski KJ, Schwingshackl L, Herder C, Buyken AE. Effect of Dietary Sugar Intake on Biomarkers of Subclinical Inflammation: A Systematic Review and Meta-Analysis of Intervention Studies. Nutrients. 2018;10(5):606. Published 2018 May 12. doi:10.3390/nu10050606
  • Myles IA. Fast food fever: reviewing the impacts of the Western diet on immunity. Nutr J. 2014;13:61. Published 2014 Jun 17. doi:10.1186/1475-2891-13-61
  • Mazidi M, Gao HK, Kengne AP. Inflammatory Markers Are Positively Associated with Serum trans-Fatty Acids in an Adult American Population. J Nutr Metab. 2017;2017:3848201. doi:10.1155/2017/3848201