9 cosas que todo paciente con diabetes debe hacer para cuidar sus pies

Daniela Castro · 3 mayo, 2017
Las personas que sufren esta condición han de ser conscientes de sus limitaciones. Es importante evitar en la medida de lo posible hacerse heridas, puesto que lo más seguro es que lleguen a ulcerarse.

La diabetes es una enfermedad crónica. Se produce cuando los niveles de azúcar en sangre aumentan debido a que el organismo es incapaz de regularlos.

Es conveniente saber que, conforme avanza, los pies sufren una serie de complicaciones debido a los problemas que se generan en la circulación, los nervios y el sistema inmune.

La inflamación, úlceras que tardan en sanar y los hongos son solo algunas de las dificultades podales a las que se enfrentan los pacientes con este trastorno. Sabiendo esto, hoy queremos compartir algunas recomendaciones y cuidados que pueden ayudar a proteger los pies.

1. Revisar los pies todos los días

Dolor en los pies diabetes

Sin importar si lucen bien a simple vista, es fundamental revisar minuciosamente los pies todos los días, incluyendo el área interdigital. La presencia de llagas, ampollas o grietas pueden alertar de complicaciones de la diabetes y, a su vez, aumentar el riesgo de sufrir infecciones. En caso de detectarlas, consulta al médico de inmediato.

Lee ¿Cómo saber tu estado de salud a través de los pies?

2. Lavar y secar bien

Uno de los cuidados más importantes para conservar los pies en buen estado es lavarlos y secarlos todos los días. Esta medida ayuda a eliminar los gérmenes y otras impurezas que aumentan el riesgo de desarrollar infecciones.

Remojarlos en agua tibia y usar un jabón antibacteriano suave es suficiente para reducir el riesgo de que se desarrollen hongos, piel seca o malos olores.

3. Cortar las uñas en línea recta

uñas

Todas las personas, tengan o no diabetes, deben cortar sus uñas en línea recta para evitar que se incrusten en la piel. El corte no debe quedar demasiado al ras con la piel pues que cuando crece puede provocar heridas que pueden llegar a infectarse, dando lugar a complicaciones más graves.

4. Utilizar calzado cómodo

Aquellas personas diagnosticadas con diabetes deben ser muy cuidadosas al elegir el calzado que van a utilizar en su día a día.

Los zapatos cómodos, con la talla y material adecuados, reducen el riesgo de inflamación y tensión en los pies. Se recomienda que su revestimiento interior sea liso, sin elementos contundentes, y libre de materiales plásticos o que impidan la respiración de la piel. Y es que estos generan un ambiente que aumenta el riesgo de infecciones.

¿Lo sabías? Cómo deshacerse de los calambres en el pie en segundos

5. No caminar descalzos

descalzarse

Aunque caminar descalzos puede ser una terapia relajante, los diabéticos deben evitarlo porque pueden llegar a sufrir un corte o lesión. El problema es que, debido a esta enfermedad, la piel dañada tarda más en regenerarse y hay un alto riesgo de infección.

6. Evitar actividades con alto impacto en los pies

El ejercicio físico es un gran complemento para el tratamiento de los niveles altos de azúcar en la sangre; sin embargo, debido a esta enfermedad, es necesario elegir actividades que no impacten de forma agresiva los pies.

No están recomendadas las actividades que implican rebote o sobresfuerzo en los pies, sobre todo en casos de neuropatía. Para evitar callos, dolores y molestias, se pueden elegir actividades como:

  • Natación.
  • Ciclismo.
  • Yoga.
  • Taichí.

7. Solicitar revisiones médicas regulares si sufrimos diabetes

Los médicos son los encargados de brindar la información y tratamientos adecuados en caso de padecer efectos negativos en los pies debido a la diabetes.

Es necesario solicitar revisiones médicas regulares para verificar qué relación tienen los síntomas de los pies con esta enfermedad. Si bien los problemas suelen ser leves y superficiales, algunas veces comprometen la circulación y los músculos.

8. Reactivar la circulación

Desintoxicar el organismo, hacer ejercicio y elevar las piernas son prácticas saludables para reactivar la circulación de la zona inferior del cuerpo.

Son factores que contribuyen a mejorar el proceso de oxigenación y cicatrización de la piel de los pies, en especial ante lesiones o heridas que tardan mucho tiempo en sanar.

9. Evitar el tabaco

Fumar es uno de los hábitos que puede empeorar la situación de los pacientes con diabetes. El tabaco contiene más de 200 toxinas que pueden poner el riesgo el correcto funcionamiento del sistema circulatorio, por poner un ejemplo.

En conclusión, debido a las consecuencias de la diabetes en los pies, es necesario poner en práctica una serie de cuidados que reducen el riesgo de sufrir complicaciones en su salud. Atiende las recomendaciones mencionadas y consulta al médico en caso de notar algo alarmante.