9 cosas que suceden mientras duermes

Yamila Papa Pintor · 24 enero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 24 enero, 2019
Mientras dormimos el organismo realiza muchas funciones reparadoras. Por eso, es importante que descanses bien por la noche, así te levantarás lleno de energía para afrontar un nuevo día.

Solemos pensar que cuando nos acostamos es como si el cuerpo hibernara hasta el otro día. ¡Nada más alejado de la realidad! El organismo sigue funcionando y realiza funciones importantes. Mientras duermes se reparan células dañadas, recargas energías perdidas durante el día y se estimula el sistema inmunitario.

¿Quieres saber cómo funciona el organismo cuando estás dormido? ¡Entonces sigue leyendo!

Curiosidades que ocurren mientras duermes

¿Sabías que la tercera parte de tu vida la pasas durmiendo? Puede ser un poco más o un poco menos, pero lo cierto es que en esas horas el cuerpo no se queda paralizado esperando a que suene el despertador o a que un ruido de la calle te haga saltar de la cama.

Te contamos qué ocurre en el cuerpo cuando estás dormido:

1. El cuerpo “tiembla”

Mujer durmiendo.

Los espasmos de este tipo son más frecuentes de lo que creemos. Cerca del 70 % de la población mundial los “sufre”. Además, hay ciertos potenciadores de los temblores, como pueden ser el estrés o lo que comemos. También están relacionados con el cambio que protagoniza el cuerpo al dormirse.

El llamado espasmo mioclónico es la sensación de caída cuando nos estamos quedando dormidos. Algunas leyendas cuentan que esto es un vestigio que nos ha quedado de nuestros antepasados, que dormían en los árboles. Gracias a ese reflejo evitaban caerse al suelo.

No olvides leer: ¿Sabes lo que pasa en nuestro cuerpo al dormir bien? ¡Te encantará!

2. Se producen más gases

En realidad lo que ocurre es que no podemos controlar las emanaciones de nuestro cuerpo mientras dormimos. Si a eso le sumamos el hecho de que el cuerpo está en una posición más relajada, es más fácil que se liberen gases, ¡sin nuestro permiso!

Si te ha pasado alguna vez y te da algo de vergüenza, puedes reducir el problema. ¿Cómo? Comiendo de forma ligera en la cena. Evita las legumbres y deja pasar 3 horas antes de irte a dormir.

3. Piensas que tu cabeza va a explotar

Sudoración y dolor de cabeza.

Es algo realmente curioso que ocurre a menudo. Algunas personas han indicado que es una sensación horrible. Se despiertan tras escuchar un ruido muy potente, como de una explosión.

Puede que te levantes sobresaltado de la cama y corras a la ventana a ver si tu coche está en buenas condiciones o si tus vecinos están durmiendo plácidamente. Te sentirás desorientado y asustado. Esto ocurre en momentos de mucho estrés y ansiedad, o bien si no se está durmiendo lo suficiente.

4. Adelgazas

¿Cómo? ¿No tengo que hacer dieta ni ir al gimnasio? ¡Me pongo a dormir ahora mismo! No es que te vayas a levantar con varios kilos menos, sino que durante las horas de sueño el cuerpo consume la misma energía que cuando estás despierto (para mantener activas las funciones vitales).

Por el contrario, si duermes mal o poco, estarás generando más ghrelina, una hormona que hace que tengamos más apetito en cualquier momento del día.

5. Sueñas siempre lo mismo

Sueñas siempre lo mismo.

Quizás no te acuerdes, pero cada noche (o varias veces a la semana) sueñas con una misma situación o persona. La teoría que explica esto se llama “simulación de amenaza” e indica que los sueños proyectan nuestros miedos y traumas.

Pero esto no termina aquí, ya que se cree que vamos a soñar con ello las veces que sean necesarias hasta que nos enfrentemos al problema y lo solucionemos.

¿Quieres conocer más? Lee: Descubre cómo se fabrican los sueños en nuestro cerebro

6. Creces

La hormona de crecimiento estimula el crecimiento infantil y permite a los músculos, huesos y tejidos regenerarse. Se suele liberar más en las etapas profundas del sueño, como la última etapa NREM. Además, combate los niveles bajos de glucosa en sangre.

La produce la glándula pituitaria que se encuentra en la base del cerebro. A partir de la edad adulta, se disminuye lentamente la cantidad de hormona del crecimiento que se produce.

7. Los músculos se paralizan

Consejor para dormir mejor.

¡Pero no todos! Quédate tranquilo, que no dejarás de respirar ni tu corazón de latir mientras duermes. El cuerpo da instrucciones a ciertos músculos para que se bloqueen. De esta manera, evitamos movernos al ritmo de los sueños.

El problema reside cuando el cerebro no da la señal a ciertos grupos musculares para que se despierten y, ¡pensamos que hemos perdido un brazo en medio de la noche! También puede ocurrir que de tanto dejar una extremidad quieta se duerma y comience el insoportable hormigueo.

8. El cerebro hace limpieza

Esto quiere decir que durante las horas de sueño la mente aprovecha para eliminar todo aquello que considera inservible, desde algo que viste en televisión a un recuerdo o experiencia de ese día.

Mientras dormimos el cerebro filtra todos los datos que ha recibido, por ello, una teoría indica que los sueños son la consecuencia de nuestras acciones cotidianas.

9. Los ojos se mueven más

Salud ojos.

En la fase de sueño llamada “REM” (Rapid Eyes Movement o movimiento rápido de ojos, en español) los globos oculares se mueven de aquí para allá sin parar. Es como si delante de ellos hubiera una pantalla con cientos de escenas en diapositivas que se van sucediendo una tras otra sin descanso.

En esta etapa el cuerpo se está preparando para el descanso y aún muchas funciones o músculos siguen en funcionamiento, como si estuviéramos despiertos. Otro dato curioso sobre la fase REM: si nos despiertan en esa fase nos sentiremos descansados, renovados y en estado de alerta.

Por lo tanto, es importante que descanses bien por la noche para que el organismo pueda realizar todas sus funciones mientras duermes. Así te levantarás lleno de energía para afrontar un nuevo día.

  • Yetton BD, Niknazar M, Duggan KA, McDevitt EA, Whitehurst LN, Sattari N, et al. Automatic detection of rapid eye movements (REMs): A machine learning approach. J Neurosci Methods. 2016;
  • Erro ME, Navarro MC. Mioclonías: Caracteristícas clínicas y neurofisiólogicas, etiología y tratamiento. Revista de Neurologia. 2009.
  • GIMÉNEZ O, CAIXÀS A. Ghrelina: de la secreción de hormona de crecimiento a la regulación del equilibrio energético. Endocrinol y Nutr. 2004;
  • Reinoso-Suárez F. Neurobiología del sueño. Rev Med Univ Navarra. 2005;
  • Cantero, J. L., M. Atienza, and R. M. Salas. “Valor clínico de la coherencia EEG como índice electrofisiológico de conectividad córtico-cortical durante el sueño.” Rev Neurol 31.5 (2000): 442-454;