5 datos sobre los quistes ováricos que toda mujer debe saber

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 31 diciembre, 2018
Katherine Flórez · 7 junio, 2016
Aunque los quistes ováricos suelen ser exclusivos de la edad fértil, también se pueden presentar tras la menopausia y ser indicativos de cáncer, por lo que los chequeos médicos son fundamentales

Los quistes ováricos son una condición que puede afectar el aparato reproductor de la mujer. Se trata de una enfermedad benigna que se desarrolla en los ovarios, la cual puede presentar complicaciones cuando no se le prestan los cuidados adecuados.

Si bien generalmente no suponen un peligro real para la salud, es importante saber de qué se trata y cómo se debe actuar en caso de ser diagnosticadas.

A continuación hemos querido recopilar los 5 datos más importantes sobre esta afección.

Quistes en los ovarios

1. ¿Qué son los quistes ováricos?

Los quistes son pequeñas bolsas llenas de líquido que se forman en los ovarios. Pueden llegar a medir desde milímetros a un poco más de cinco centímetros.

Cada vez que la mujer ovula forma un pequeño folículo o célula en uno de sus ovarios, que se rompe cuando el óvulo está maduro y listo para ser fecundado.

Si no ocurre el embarazo, el folículo se reabsorbe naturalmente. Sin embargo, si este proceso falla, la célula se enquista y da lugar a estos cuerpos extraños.

Las mujeres tienen riesgo de desarrollar esta condición tras llegar a la etapa de la pubertad y durante sus años fértiles. Suelen desaparecer con la llegada de la menopausia, pero hay casos especiales también pueden aparecer después.

No olvides leer: Las 5 enfermedades que pueden desarrollar los ovarios

2. Factores relacionados y principales síntomas

Hasta el momento no hay una causa exacta que defina por qué se producen. No obstante, existen varios factores que se han relacionado. Entre ellos destacan los ciclos menstruales irregulares y el sometimiento a tratamientos de fertilidad.

También suele relacionarse con determinados desajustes hormonales u otras cuestiones genéticas.

Tal y como ocurre con otras enfermedades del sistema reproductor, los síntomas tienden a confundirse con los de otras afecciones más comunes.

El problema es que no suelen manifestarse de forma temprana y generalmente se tiende a ignorar el problema. Es importante acudir con regularidad al ginecólogo y consultar el problema con un especialista de cara a evitar posibles complicaciones.

Entre los principales síntomas destacan las irregularidades con el periodo menstrual. También suele desarrollarse dolor abdominal y pélvico que irradia a la espalda o piernas. Del mismo modo, se pueden percibir:

  • Dolor intenso durante el coito.
  • Vómitos y náuseas.
  • Sensibilidad en los tejidos mamarios.
  • Sensación de pesadez y distensión abdominal.
  • Presión en el recto y la vejiga.

3. ¿Cómo se detectan los quistes ováricos?

En caso de sospecha de quistes ováricos se debe realizar un examen pélvico y comprobar a través de una ecografía o resonancia magnética su presencia. En caso de resultado positivo, se realiza un examen de sangre para determinar si estos deben ser removidos o no.

Respecto del tratamiento, por lo general, el ginecólogo recomienda realizar exámenes periódicos para determinar si estos pueden llegar a reabsorberse con el paso del tiempo.

En caso de que aumenten de tamaño, generen dolor o presenten otras complicaciones, puede ordenarse la toma de anticonceptivos o un procedimiento quirúrgico.

Ovario Poliquístico

4. Los quistes y la fertilidad

Una de las preocupaciones que puede surgir a la mujer al ser diagnosticada con quistes es su fertilidad. Por lo general, estos no suponen un riesgo para concebir, pero en algunos casos pueden impedir que la ovulación se dé de forma correcta.

Por otro lado, el tamaño del quiste puede aumentar y alterar el funcionamiento de los ovarios o deformarlos. Lo que sí puede comprometer en un futuro la fertilidad.

No son normales en la menopausia

Una mujer en la etapa de la menopausia no tiene riesgo de padecer quistes. La detección de alguno puede suponer el desarrollo de otro tipo de problemas.

Según los expertos, los quistes o tumoraciones en la menopausia pueden ser una señal de cáncer. Es importante realizar un examen minucioso y tratar la situación de forma eficaz.

¿Quieres conocer más? Lee: ¿Cómo tener buen sexo después de la menopausia?

5. Ovario Poliquístico (SOP)

La aparición de quistes en varias partes del ovario, una especie de racimos con 7 o 10 folículos, pasa a ser un trastorno conocido como Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP).

En este caso se producen por dificultades en la ovulación y su causa principal son los desequilibrios hormonales.

Estos suelen requerir más atención y cuidados. Pues están relacionados de forma directa con las alteraciones del periodo menstrual, la infertilidad o el exceso de vello corporal, entre otros.

En gran parte de los casos los quistes no provocan alteraciones y se desaparecen por sí mismos con el paso del tiempo. Pese a esto, es primordial someterse a chequeos médicos para estar seguras de que todo marcha bien.

Vientre de una mujer a nivel de los ovarios