9 formas de saber si tienes un trabajo tóxico

Daniela Castro · 24 enero, 2018
El problema de tener un trabajo tóxico es que, más allá de afectarte a nivel laboral, puede tener consecuencias en tu vida personal y suponerte un inconveniente mayor

¿Te estás sintiendo demasiado estresado en tu trabajo? ¿No consigues concentrarte o sientes que ya no tienes tanta creatividad?

Hay muchos factores que pueden influir en esto. No obstante, la mayor parte de las veces es el resultado de permanecer en un ambiente laboral tóxico.

Un entorno en el que abundan las emociones negativas, donde no hay buena comunicación y la convivencia es tensa afecta, indudablemente, la salud mental de los empleados.

De hecho, estas situaciones bajan el rendimiento, conducen a la frustración y pueden llevar tanto al fracaso individual como colectivo.

Lo más preocupante es que muchos no consiguen identificar el problema y atribuyen las malas rachas a una falla personal.

Por este motivo, hoy hemos recopilado 9 señales que te ayudan a saber si en verdad te encuentras en un trabajo tóxico.

¡Identifícalas!

1. El jefe tiene una mala actitud

mal-jefe

Un jefe que se dirige con cinismo y sarcasmo al resto de los empleados afecta de forma significativa el entorno laboral.

  • Esta persona no puede hacer críticas constructivas, emite comentarios despectivos y no tiene la capacidad para incentivar el trabajo en equipo.

Lee también: 11 signos de insatisfacción laboral

2. Hay mala comunicación

La comunicación es la base de todas las relaciones sociales. Por tal razón, cuando no se establece de forma adecuada en el lugar de trabajo, es difícil que tanto empleados como superiores estén conformes.

  • Es común, por ejemplo, callar determinada información asumiendo que la otra persona ya debe saberla.

3. Roban el crédito de tu trabajo

trabajo-toxico

Si un trabajo es colectivo, todos deben recibir reconocimiento por ello. No hay nada más frustrante que sentir que otra persona se lleva el crédito por un esfuerzo que no le corresponde.

  • La situación puede ser mucho más grave si alguien recibe, por ejemplo, un ascenso o aumento de sueldo por algo que le ayudaste a hacer o que te corresponde totalmente.

4. No hay posibilidad de ascender

Todos los empleados desean obtener reconocimiento y autorrealizarse, independientemente del cargo que desempeñen en la empresa.

  • Cuando en esta no hay posibilidades de crecer, ascender o estar mejor en unos años, es difícil sentir conformidad y felicidad.

5. Resaltan tus errores

trabajo-toxico-errores

Muchos empleados pierden su creatividad y excelencia porque sus superiores resaltan más los errores que cometen que los logros que tienen.

  • La baja moral es uno de los peores enemigos de la buena productividad y puede convertir al buen empleado en alguien mediocre y conforme.

Visita este artículo: Cómo mantener la satisfacción laboral

6. No hay igualdad de derechos

¿Alguien es el “favorito” del jefe? ¿Algunos sufren las peores consecuencias de sus errores, mientras que otros son pasados por alto? La poca igualdad de derechos crea ambientes conflictivos y tensos en el sitio de trabajo.

  • Es importante que todos reciban el mismo trato, por lo menos, en cuanto al reglamento.

7. Sobrecarga laboral

sobrecarga-laboral

Es normal que en algunas épocas se presente un poco más de trabajo de lo habitual. Lo que se considera tóxico es que se añadan demasiadas responsabilidades o tareas sin el consentimiento de los empleados.

  • En muchas compañías los jefes obligan a permanecer más horas de lo estipulado y, en muchos casos, ni siquiera reconocen económicamente esos “extras”.

8. El jefe es ineficaz o ausente

El jefe es una persona líder que debe acompañar gran parte de las labores que desempeñan sus empleados. Aunque, como todos, se puede ausentar por razones mayores, lo ideal es que supervise que todo marche bien.

  • Si esta persona se ausenta de forma continua, es ineficaz y no tiene la capacidad para solucionar los problemas que surgen en la empresa, pueden ocurrir graves problemas en su entorno.

9. No hay buen manejo de los conflictos

conflicto-trabajo

Un mal manejo de los conflictos va desde los superiores hasta los subalternos. Cuando existe la costumbre de culpar a otros en vez de buscar soluciones, se produce un clima tenso que dificulta la relación entre colegas.

  • Si nadie asume las responsabilidades que les corresponden y siempre hay un culpable ajeno de los errores, es imposible mantener el entorno en armonía.

¿Acabas de darte cuenta de que tienes un trabajo tóxico? Si identificaste una o más señales, quizá debas reconsiderar tu futuro laboral para no tener que exponerte a sus consecuencias.

Mantente abierto a otras ofertas, o bien, si tienes la oportunidad, procura realizar propuestas para mejorar el ambiente entre compañeros.