9 Formas para dejar de roncar fácilmente

¿Sabías que tanto la obesidad como el consumo de bebidas alcohólicas pueden hacer que ronques? Al perder peso no solo mejoramos esta condición, sino también nuestra calidad de vida

El ronquido es un trastorno común que afecta a muchas personas en todo el mundo, afectando a quienes los padecen y también a aquellos que tienen que compartir la cama o el dormitorio con ellos. Los ronquidos suelen interrumpir el sueño por la noche, causando mucha dificultad para conciliar al sueño, lo que a su vez afecta nuestra calidad de vida.

Los ronquidos son más comunes en los adultos,y en la mayoría de los casos no están asociados con un problema de salud. Sin embargo, cuando los ronquidos se vuelven crónicos, con mucha frecuencia y evitan que conciliemos bien el sueño, se trata de un problema conocido como apnea del sueño, que es un trastorno en que la persona hace pausas en su respiración, ya sea de forma parcial o completamente durante más de 10 segundos mientras duerme.

Aunque en la mayoría de los casos los ronquidos no son un problema que afecta la salud, sí son signo de que es momento de modificar algunos hábitos de vida, tener una dieta más saludable y empezar a realizar más actividad física. Si eres de los que sufre frecuentemente este problema, a continuación te damos las mejores formas para combatir este problema.

Mantener el peso ideal

La obesidad es uno de los problemas que produce como consecuencia los ronquidos. Es recomendado perder al menos 10% del peso de su cuerpo, ya que esto ayudará a reducir los ronquidos y además, mejorará su calidad de vida.

Evitar el consumo de bebidas alcohólicas

Alcohol

El consumo de bebidas alcohólicas, especialmente antes de acostarse, relaja la lengua, las amí­gdalas y el cielo de la boca, haciendo que el sueño sea más pesado y provocando más fácil los ronquidos.

Evitar el cigarrillo

El fumar irrita e inflama las vías respiratorias superiores, lo que provoca que la persona ronque con más frecuencia. Dejar este hábito no sólo le ayudará a acabar con los ronquidos, sino que su vida en general mejorará.

Dormir de lado

Dormir

Al dormir boca arriba la lengua y el paladar caen detrás de la garganta y bloquean el conducto de aire, provocando que la persona empiece a roncar. Lo recomendado para evitar esto es dormir de lado. Además, se recomienda poner almohadas extra para mantener abierto el conducto de aire y así evitar los molestos ronquidos. Para adoptar el buen hábito de dormir de lado, el libro de Remedios Caseros de la Clínica Mayo, recomienda coserle una pelota de tenis a la parte de la espalda de la pijama, para que de esta forma la persona se incomode al estar boca arriba y esto la lleve a ponerse de lado.

Hacer gárgaras con menta

Si los ronquidos son producto de un resfriado o una alergia, hacer gárgaras con menta es una forma efectiva de combatirlos. Para esto se debe diluir una gota de aceite esencial de menta en un vaso con agua y hacer las gárgaras unos segundos (no se debe traga el agua). Otra opción es utilizar té de menta en lugar de aceite.

Tomar una pequeña taza de café

Cafe

Si no exagera su consumo, una pequeña dosis de cafeína no afectará su sueño, sino que le ayudará a tener un sueño menos profundo, por lo que hay una relajación menor de la orofaringe y, consecuentemente, menos ronquidos.

Aspirar y beber té de ortiga

Si los ronquidos son producto de algún tipo de alergia, en primer lugar debe limpiar muy bien cada rincón del cuarto y eliminar todo tipo de suciedades que puedan afectar aún más esta condición. Después, debe preparar un té de ortiga agregando una cucharadita de hojas de ortiga secas en una taza de agua hirviendo, y beberla antes de ir a dormir. Esta planta es considerada como un antihistamínico natural.

Realizar una buena higiene nasal

Lavado-nasal-para-la-sinusitis

Los climas fríos o el contacto con el aire acondicionado pueden ir generando costras y secreciones en las membranas nasales, que como consecuencia pueden taponar las vías respiratorias. Para evitar ronquidos por culpa de este problema, se recomienda hacer lavados en las fosas nasales con solución salina, preferiblemente antes de ir a dormir.

Evitar alimentos irritantes

El consumo de alimentos pesados antes de acostarse, como los lácteos, el trigo, el azúcar, las grasas, entre otros, generan fácilmente reflujo estomacal, lo que irrita las paredes de la nariz y la faringe, provocando ronquidos.