9 Maneras de relajarse en cinco minutos

9 diciembre, 2014
El ordenador y los aparatos electrónicos son un constante en nuestras vidas. Debemos hacer descansos cada dos horas y, para relajarnos y favorecer el sueño, dejar de utilizarlos una hora antes de dormir

El estrés, los nervios y la ansiedad son muy malos para nuestra salud. Por ello resulta imprescindible aprender diferentes maneras de relajarse en cinco minutos. Claro, porque no solemos tener demasiado tiempo como para una sesión de masajes, una práctica de meditación o de yoga. Una solución “express” para un problema más que actual.

¿Cómo relajarse en cuestión de minutos?

Caminar

Un buen paseo, ya sea por el parque o por un lugar tranquilo, hará que te relajes en seguida. Si estás estresado en la oficina, por ejemplo, puedes aprovechar la hora de almuerzo para pasear un poco por una zona bonita y cercana. Sólo necesitas cinco minutos, para olvidarte de todos los problemas, oír el canto de los pájaros, admirar una flor, etc. También te puede ayudar para darle vueltas a algo que está en tu cabeza, como un momento de reflexión.

caminar

Respirar

Seguro que pensarás ¡y si respiro todo el tiempo! Pero acá se refiere a respirar de manera consciente. Esto se consigue, en primer lugar, prestando atención al aire que ingresa en nuestros pulmones, no sólo como algo mecánico que tenemos que hacer para sobrevivir. La respiración es la fuerza vital, cumple un rol muy importante porque nutre nuestro cuerpo, reduce los niveles de estrés y permite recibir más cantidad de oxígeno. Lleva a cabo una serie de respiraciones profundas (siempre por la nariz) si quieres relajarte completamente. No tienes que ir a un parque o al medio del campo, te puedes calmar hasta en tu propia oficina. Para ayudarte, cierra los ojos y colócate en una postura cómoda (sentada, parada, acostada, es lo mismo). Un buen ejercicio es tapar el orificio nasal derecho e inspirar sólo por el izquierdo. Luego alternar y hacer lo mismo. Te tranquilizarás en seguida.

Visualizar

Básicamente, lo que se recomienda es “soñar despierto”, porque esta técnica nos aporta un gran relax. Por ejemplo, si estamos en un día ajetreado en el trabajo, podemos pensar que nos encontramos en una isla del caribe bebiendo un zumo de coco. O quizás nuestra idea de tranquilidad es estar en el campo entre árboles o flores. También puedes aprovechar para pensar en tu futuro perfecto, que permite reducir tus niveles de estrés. Presta igualmente atención porque en algunos casos, este método aumenta la ansiedad por querer que lleguen las vacaciones o tener la casa de tus sueños. Imagínate haciendo una actividad que te encante y que te brinde serenidad.

MeditarCasa (1)

Comer un bocadillo

El estómago vacío puede aumentar tu estrés y tus nervios. Si comes un bocadillo saludable, te sentirás no sólo satisfecho, sino también, feliz. Esto se debe a que hay una gran conexión entre lo que ocurre en el estómago y lo que percibe el cerebro. Come tranquilo, disfrutando cada bocado. Elige alimentos saludables, tales como una manzana, una barra de cereal o un chocolate amargo. Evita las comidas grasosas o con mucho azúcar porque conseguirás el efecto contrario.

Cuidar plantas y flores

Se trata de una terapia realmente muy eficaz en las personas con altos niveles de estrés. Las plantas, además de brindarte aire puro para que puedas respirar mejor, te ayudarán a calmar tus nervios. Puede que tengas sólo una maceta o varias. Dedícate a regar las plantas, quitar las malezas y hasta hablarles si lo deseas. Verás que en seguida tu presión sanguínea se reducirá, lo mismo que tus palpitaciones.

Alejarse del ordenador

El uso durante muchas horas del PC (algo que la mayoría de las personas hacen) provoca aumentos en el estrés y los nervios. Trae como consecuencia también pérdida de sueño, insomnio, depresión, problemas para dormir, pesadillas, dolores de cabeza y musculares, enrojecimiento de la vista, etc. Intenta, en la medida de lo posible, trata de tomar descansos de cinco minutos cada dos horas mientras estás en la oficina y cuando llegas a tu casa, no te lo pases frente a la pantalla (también se incluye la de la televisión). Procura no usar el ordenador una hora antes de irte a dormir ni dejarlo encendido si lo tienes en tu habitación.

ejercicio-oficina

Buscar el contacto con la naturaleza

Un poco de sol, caminar por el césped, oler una rosa en su hábitat natural o dar un paseo por la playa. Pueden ser las actividades más relajantes que existen. Los que sufren estrés, nervios o depresión consiguen reducir los síntomas con el simple contacto con la naturaleza. Cuando estés en la ciudad, trata de conseguir un poco de “verde” en un parque o al menos, llena de plantas y flores tu oficina.

Darse un masaje

No es necesario ir a un masajista para una sesión de una hora (aunque sería fantástico hacerlo a diario). Si estás en una etapa de tu jornada en que parece que vas a explotar debido a la carga de trabajo o las obligaciones que te abruman, sólo tienes que darte un masaje. Aplica un poco de presión en la zona de la mano entre los dedos índice y medio, para que puedas liberar las tensiones del corazón. Por otra parte, puedes hacer masajes debajo del dedo pulgar si quieres relajar los músculos de los hombros, la nuca y el cuello. Y si tienes un típico dolor de cabeza, nada mejor que hacer movimientos circulares en los laterales de las sienes, no olvides cerrar los ojos.

Escuchar música

La música tiene efectos tranquilizadores en nuestra mente. Pero cuidado, no cualquier estilo. Se aconseja escuchar música instrumental, clásica o mantras si deseas calmar los nervios que te aquejan. Muchas personas eligen estas opciones para ir a dormir. Igualmente, también se puede oír una canción que nos guste mucho (en lo posible que no sea lento ni triste), para liberar ciertas hormonas que relajan automáticamente. Puedes optar por escuchar música con auriculares o bien a todo volumen en casa, lo que sea más benéfico para ti.

Te puede gustar