9 maneras de prevenir el cáncer según la ciencia

Existen diversos hábitos que pueden ayudarnos a prevenir distintos tipos de cáncer. Descubre cuáles son.

Según nos explica la Agencia Internacional de Investigación contra el Cáncer (IARC) podríamos prevenir hasta el 50% de los casos de cáncer.

A modo de ejemplo, tal y como nos indican desde el Código Europeo para el Cáncer, si hace unas décadas el cáncer de estómago era de los más comunes, a día de hoy el más mortal es el cáncer de pulmón, tanto en hombres como en mujeres. Sin duda, reflejo directo de unos hábitos de vida poco saludables que incrementan el riesgo de desarrollar estos tipos de cáncer.

Así pues, nunca está de más conocer estos sencillos consejos que aplicar en nuestro día a día. En ocasiones, pequeñas acciones nos brindan grandes resultados.

1. Para prevenir el cáncer, evita el tabaco

A la hora de reducir el riesgo de cáncer lo primero que todos deberíamos hacer es evitar el tabaco. Con ello, no nos referimos solo a evitar ser consumidores de nicotina, sino también evitar en la medida de lo posible ser fumadores pasivos.

Tal y como hemos señalado al inicio del artículo, a día de hoy el cáncer de pulmón es solo uno de los más comunes entre la población y, además, el que más vidas se lleva. No sirve de nada fumar cigarrillos electrónicos o bajos en nicotina, la mejor solución es aquella donde se evita por completo la inhalación de humos y sustancias nocivas.

2. Peso corporal saludable

Tal y como nos indican desde el Instituto Nacional del Cáncer (Estados Unidos), la obesidad eleva el riesgo de cáncer de endometrio, páncreas, colorrectal o el de tiroides.

El exceso de grasa corporal favorece el incremento de los niveles de estrógenos. A su vez, el exceso de estrógenos, hormona conocida por ser un potente carcinógeno, puede promover diversas mutaciones haciendo que una célula normal se vuelva cancerosa. No dudes en consultar con tu médico o nutricionista para conseguir siempre un peso saludable. ¡Vale la pena!

3. Evita el sedentarismo

Para combatir el sedentarismo no basta con salir a andar una vez a la semana. El cuerpo necesita movimiento diario y una actividad moderada con la cual mejorar nuestra circulación y, a su vez, optimizar el funcionamiento de nuestros órganos.

Beneficios de caminar.

No se trata de cansarse ni de llegar al límite de nuestras fuerzas. En la mayoría de los casos algo tan sencillo como andar a paso rápido durante media hora al día puede resultar muy adecuado. ¡Recuerda hacerlo en un parque o en una zona verde donde el aire sea puro!

4. Una dieta saludable

Es necesario concienciarnos de que una alimentación saludable es sinónimo de bienestar, salud y longevidad.

  • Consume alimentos frescos, a ser posible, de origen orgánico.
  • Recuerda beber entre 6 y 8 vasos de agua al día.
  • Incrementa tu dosis de fibra y vitamina C.

5. Evitar o moderar el consumo de alcohol

Como todo en esta vida, la moderación y el equilibrio es lo más importante. Cualquier exceso trae consecuencias, y más en el caso del alcohol. Si quieres disfrutar de una buena salud, basta con moderar la ingesta de bebidas alcoholicas.

6. Protégete de las radiaciones solares

Una forma esencial de prevenir el cáncer es, sin duda, protegiéndonos de forma adecuada de las radiaciones ultravioleta. El sol es necesario para nuestro cuerpo y nos ayuda a sintetizar la vitamina D, pero deberemos evitar exponernos al sol en las horas centrales del día y controlar el tiempo de exposición.

7. Evita escenarios de trabajo contaminantes

Sabemos que no siempre está en nuestra mano controlar el ambiente que nos rodea en nuestros trabajos. Sin embargo, es importante estar alerta y atender toda medida de seguridad.

Si nuestra tarea está en una fábrica manipulando agentes químicos, deberemos cuidar siempre de mantener adecuadas medidas de protección y someternos a revisiones periódicas de salud. ¡Es muy importante!

8. El peligro del radón

En ocasiones no somos consciente de ello, pero el radón es un enemigo invisible presente en muchas de nuestras ciudades, campos y bosques que puede llegar a ocasionarnos una muerte muy lenta.

Hablamos del gas radón, un elemento radioactivo que emana de forma natural de la corteza terrestre. A modo de curiosidad, siempre podemos consultar esta página Environmental Protection Agency donde nos informarán de en qué lugares de nuestro planeta suelen detectarse emanaciones de esta sustancia.

Vacuna para prevenir el cáncer

9. La importancia de la vacunación

Algo tan sencillo como vacunar a nuestros bebés de la hepatitis B y a las niñas del virus del papiloma humano puede, sin duda, ayudarnos a prevenir el cáncer en un porcentaje muy interesante. Además, también es importante tener en cuenta estos sencillos aspectos:

  • En el caso de las mujeres, es fundamental cumplir con la la revisión ginecológica o la revisión periódica para prevenir el cáncer de mama.
  • Tampoco está de más que tanto hombres como mujeres participen en programas de detección temprana del cáncer de pulmón o el colorrectal.