9 medidas que debes tomar para prevenir las infecciones vaginales - Mejor con Salud

9 medidas que debes tomar para prevenir las infecciones vaginales

Aunque la higiene es importante para que no se desarrollen infecciones, lo cierto es que debemos evitar las duchas vaginales para no acabar con las bacterias que protegen nuestra zona íntima

Las alteraciones en el pH de la vagina pueden dar lugar a un ambiente apropiado para el desarrollo de infecciones bacterianas, fúngicas y virales.

Esta suele permanecer en un ambiente húmedo y cálido que, sumado a otros factores, permite que los microorganismos se proliferen y provoquen ciertas incomodidades.

Muchas de estas se producen durante el contacto sexual, pero también son el resultado de una higiene inapropiada, el uso de baños públicos, el estrés o la ropa interior, entre otros.

Se estima que 8 de cada 10 mujeres las han padecido o las padecerán, al menos, una vez en su vida, sobre todo si están expuestas a los agentes que las ocasionan.

La buena noticia es que existen una serie de medidas que se pueden aplicar con el fin de evitar su desarrollo.

Como sabemos que muchas están preocupadas por esto, hoy queremos compartir las 9 más importantes.

¡Toma nota!

1. Higiene

Higiene

Una higiene adecuada de la zona íntima es la mejor forma de mantener a la raya todo tipo de infecciones.

Esta se debe hacer con mucho cuidado, ya que la vagina es sensible y su flora puede alterarse con cualquier agente agresivo.

Dadas sus características físicas, es común que en su interior se genere un entorno apropiado para el cultivo de levaduras y bacterias.

Por esto, se debe emplear un jabón que respete su pH natural y, además, hacer una limpieza siempre de adelante hacia atrás.

Ver también: 9 remedios naturales para aliviar la sequedad vaginal

2. Informarse sobre las ETS

Las Enfermedades de Transmisión Sexual son infecciosas y figuran como una de las causas principales de las afecciones que afectan la intimidad femenina.

Conocerlas a fondo es el primer paso que todas deben dar para tomar las medidas necesarias de prevención.

Esto no solo garantizará un buen estado de salud, sino que permitirá llevar una vida sexual plena y saludable.

3. No a las duchas vaginales

Hay quienes piensan que las duchas vaginales son la mejor forma de mantener alejados los malos olores y las infecciones.

No obstante, está comprobado que lavar el interior de la vagina es perjudicial, ya que destruye las bacterias saludables que previenen las infecciones.

La alteración de su microbioma deja una fuerte sensibilidad que puede dar lugar a la proliferación de levaduras, bacterias y otros patógenos.

4. Evitar las prendas ajustadas

Evitar las prendas ajustadas

Los pantalones vaqueros demasiado ajustados bloquean la ventilación de la zona íntima y crean un entorno cálido y húmedo que permite el crecimiento bacteriano.

En lo posible, se deben utilizar prendas holgadas que permitan el paso del aire hacia esta parte del cuerpo.

5. Cambiar de ropa tras hacer ejercicio

El sudor que se libera durante la rutina de entrenamiento se absorbe en la ropa y puede ocasionar infecciones.

Es primordial cambiar la ropa cuanto antes y tomar una ducha con un jabón suave.

6. No utilizar perfumes o similares

Los perfumes, jabones y desodorantes vaginales son productos fabricados con químicos agresivos que alteran la microbioma natural de la zona íntima.

A pesar de que para algunas resulta incómoda la presencia de flujo, es primordial saber que este es el que mantiene la vagina lubricada y protegida.

Al utilizar estos productos la zona “V” se reseca y, además de aumentar el riesgo de infecciones, también puede afectar la vida sexual.

7. Fortalecer el sistema inmunitario

Fortalecer el sistema inmunológico

El sistema inmunitario es el que se encarga de producir anticuerpos para luchar contra los patógenos que intentan atacar nuestro organismo.

El consumo de una dieta balanceada, la ingesta diaria de agua y otros hábitos saludables son las formas más simples de fortalecerlo.

8. No tomar medicamentos en exceso

Ciertos medicamentos, como los antibióticos, debilitan la flora bacteriana y provocan hongos en el aparato genital femenino.

Si bien algunos están diseñados para controlar las infecciones, muchos virus y bacterias han desarrollado una resistencia que les permite atacar.

Además, el consumo excesivo de los químicos que contienen disminuyen las defensas y dejan el organismo susceptible a su proliferación.

Te recomendamos leer: Consejos para evitar la aparición de hongos vaginales

9. Usar ropa interior de algodón

Usar ropa interior de algodón

Muchas prefieren la ropa interior de encaje y materiales similares porque es mucho más atractiva y brinda seguridad en la intimidad.

El problema es que estos materiales no dejan transpirar bien la piel y acumulan humedad y varios tipos de microorganismos.

Con el fin de evitarlo, lo mejor es optar por las braguitas de algodón y tejidos que generen más ventilación.

Para finalizar, recuerda que sumado a estos consejos debes acudir de forma regular al ginecólogo para chequear que todo está bien.