Los 9 quemagrasas naturales imprescindibles para bajar tallas

La obesidad ha de ser atacada bajo criterio e indicación de profesionales. Consulta con ellos sobre el consumo de estos quemagrasas naturales.

Actualmente, uno de los mayores problemas de salud pública es la obesidad. Muchas personas alrededor del mundo la padecen, lo que ocasiona que todas busquen alternativas, y especialmente quemagrasas naturales, que les ayuden a bajar de peso.

Uno de los recursos más populares es el ejercicio, aunque la alimentación tiene también una importancia crucial para conseguir ese objetivo.

Cuidar nuestra salud es algo sumamente importante y para ayudarte a rebajar esos kilos de más, a continuación  presentamos 9 quemagrasas naturales que se encuentran  en los alimentos que consumimos diariamente.

1. Té verde, uno de los quemagrasas naturales más poderosos

Sin lugar a dudas, esta bebida es uno de los quemagrasas naturales más populares en la actualidad. Al igual que el negro, el té verde nos ayuda a controlar nuestro peso gracias a que acelera el metabolismo, reduciendo la capacidad de absorber la grasa de los alimentos así como facilitando su eliminación.

En promedio, el té verde quema entre un 35 y 43% más de grasa que otras bebidas similares.

Seguro que te interesa: Cómo preparar 3 bebidas con té verde para bajar de peso con facilidad

2. Lácteos

La leche y los derivados lácteos son ricos en triptófano.

Gracias al calcio, algunos lácteos inhiben la producción de cortisol, una hormona que causa la acumulación de grasa en el abdomen. Por ejemplo, la leche desnatada descompone rápidamente la grasa, por lo que muchos sugieren que beberla ayuda a bajar un 70% más de peso que aquellas personas que no consumen ningún tipo de lácteo.

3. Cítricos

 

Los alimentos con un alto contenido de vitamina C aceleran el metabolismo, lo que se traduce en una mayor cantidad de grasas eliminadas. Además, los cítricos se recomiendan para problemas como la anemia, resfriados o para controlar el colesterol de la sangre.

Lee también: 8 beneficios de beber limonada regularmente

4. Chiles

Estudios recientes han demostrado que un compuesto químico que se encuentra en este alimento, la capsaicina, ayuda a disminuir la cantidad de grasa que se aloja en el cuerpo. Asimismo, los altos niveles de vitamina C que poseen los chiles aceleran el metabolismo, lo que permite quemar las grasas más rápidamente.

5. Lecitina

Es un tipo de lípido o ácido graso que afecta directamente al metabolismo de las grasas, provocando que estas se quemen más rápidamente. También sirve para la memoria, el estado anímico y la regulación del apetito. Los productos en los que podemos encontrarla son el tofu y la soja.

6. Café

Tomar café

El café es un termogénico que facilita la eliminación de grasas a partir de la aceleración del metabolismo y de la quema de calorías. No obstante, se debe de tener cuidado a la hora de consumirlo, ya que aumenta la presión arterial y fomenta la aparición de otros problemas como la taquicardia.

7. Huevo

Recipiente con huevos de gallina marrones.

Consumir diariamente dos huevos durante el desayuno puede bloquear la absorción de grasa. Por otra parte, el huevo provoca una sensación de saciedad, la cual evitará que comas frecuentemente.

8. Carne roja

La carne roja estimula la quema de grasas gracias a que las proteínas que contiene obligan a nuestro organismo a utilizar las reservas de grasa para producir energía. Esto se debe a la L-carnitina que, además de acelerar el metabolismo, también activa la circulación sanguínea.

9. Agua fría

Por increíble que parezca, algunos estudios sugieren que beber agua fría o helada ayuda a que nuestro cuerpo acelere el proceso metabólico, eliminando de esta manera muchas más calorías y grasas. Lo mejor es consumir por lo menos 500 ml de este líquido todos los días.

Baladia, E., Basulto, J., Manera, M., Martínez, R., & Calbet, D. (2014). Efecto del consumo de té verde o extractos de té verde en el peso y en la composición corporal; revisión sistemática y metaanálisis. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/NH.2014.29.3.7118