9 razones por las que preferir la proteína vegetal

Ivan Aranaga Amengual · 30 diciembre, 2018
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 28 diciembre, 2018
Entre los múltiples beneficios de la proteína vegetal encontramos que puede favorecer el gasto de grasas. Además, nos ayuda a controlar los niveles de colesterol, por lo que reduce el riesgo cardiovascular.

Cuando se habla de proteínas, las personas generalmente pensamos en la carne, bien sea de res, pollo, pescado o de cualquier otra fuente animal. Pocos piensan en la proteína vegetal, pero existe y cumple las mismas funciones que la animal.

Quienes más información conocen respecto a la proteína vegetal son los vegetarianos y veganos.

No obstante, en realidad muchos alimentos que consumimos con frecuencia son proteínas vegetales, aunque muchos no lo sepan por creer que las proteínas únicamente pueden provenir de la fuente animal.

Por tal motivo, hoy te traemos la información detallada acerca de la proteína vegetal, así como las mejores razones para preferirlas antes que la carne.

El acto de comer

Alimentos variados: frutas, huevos, yogur y cereales.
La proteína vegetal puede ser una alternativa para personas vegetarianas y veganas.

Para los seres humanos, la alimentación es más que una necesidad básica. A diferencia de otras especies que comen sólo cuando tienen hambre, los humanos comemos al menos por otras dos razones: placer y ansiedad.

Sin embargo, antes de cualquier sentido que le demos al acto de comer, se trata de una verdadera necesidad. Es decir, es algo instintivo e indispensable para la supervivencia.

Sin embargo, como hemos aprendido a comer no sólo por el acto instintivo, ingerimos un montón de productos que no son esenciales. No obstante, cuando hablamos de las proteínas, nos referimos a alimentos fundamentales para nuestro organismo.

Características de la proteína vegetal

La importancia de las proteínas radica en el hecho de que son las encargadas de construir, mantener y reparar los tejidos del cuerpo.

Los músculos, la piel, los órganos, las células, etc. Eso sin contar con que se involucran en la producción de enzimas, anticuerpos y hormonas.

Algunas proteínas son completas y otras incompletas. Las completas cuentan con los 9 aminoácidos esenciales, y en este grupo se encuentran las de origen animal.

Por su parte, las incompletas tienen solo 7 u 8 y corresponden con las vegetales.

No obstante, aunque la mayoría de las proteínas vegetales sean incompletas, pueden complementarse entre ellas para aportar los 9 aminoácidos esenciales.

Cabe acotar que la quinoa y la soja sí tienen los 9 aminoácidos. Esto significa que al comer una de estas le aportas a tu cuerpo lo mismo que si estuvieras comiendo carne o pollo.

A continuación, te enumeramos las razones para preferir la proteína vegetal.

1. Son más que proteínas

Diferentes cereales de colores en cuencos.
La proteína vegetal viene acompañada de otros numerosos nutrientes como la fibra.

Cuando ingieres proteína vegetal no sólo estás dándoles proteínas a tu cuerpo, sino que le ofreces otros nutrientes que necesita.

Esto se debe a que los productos proteicos de origen vegetal tienen elevados contenidos de grasas saludables, fitonutrientes y fibra.

¿Lo sabías? Descubre aquí la nueva pirámide de la alimentación saludable

2. Ayuda a pacientes con cirrosis hepática

Los pacientes con cirrosis hepática tienden a presentar una significativa y notoria pérdida de masa muscular.

Una dieta fundamentada en un consumo donde el 90% de las proteínas provengan de fuente vegetal ayuda a conservar la masa muscular. Y, a la vez, se previenen y frenan otras complicaciones producidas por esta enfermedad.

3. Gasto de grasas

Parte de los problemas que se deben considerar al hacer dietas para adelgazar se relacionan con que se puede perder masa muscular en lugar de grasa.

La idea original de toda dieta debe ser bajar peso, pero en grasa. Con el consumo de vegetales proteicos se libera una hormona llamada glucagón. Esta evita el gasto de proteínas como fuente de energía y promueve que el cuerpo consuma las grasas.

4. Disminución del colesterol

La proteína vegetal contiene aminoácidos que liberan una sustancia que genera una especie de reacción en cadena. Con ello se producen y se activan unos receptores que atrapan el colesterol malo (LDL) y lo eliminan.

En otras palabras, esos receptores sirven para desintoxicarte del exceso de colesterol. Esto disminuye el riesgo de sufrir enfermedades del sistema cardiovascular.

5. Retrasa el cáncer y otros tumores

Una dieta fundamentada en la proteína vegetal puede reducir los efectos de la hormona IGF 1, relacionada con la aparición de tumores. Lo que significa que al desactivar dicha hormona corres menos riesgo de padecer estas complicaciones.

6. La proteína vegetal es saciante

Diferentes alimentos vegetales en platos.
Las proteínas vegetales tienen un efecto sadiante que te ayudará a controlar el peso.

Si eres de las personas que luchan contra la obesidad o simplemente contra la ansiedad, aunque seas delgado, las proteínas vegetales son tu mejor opción.

Estos alimentos generan rápidamente una sensación de saciedad que se mantiene mucho tiempo.

Lee este artículo: ¿Qué alimentos producen un efecto saciante?

7. Activan el hígado

La proteína vegetal tiene la virtud de activar la oxidación de los ácidos grasos del hígado, generando saciedad y favoreciendo la pérdida de peso.

8. Cuerpos atléticos

Mujer enseñando abdominales en el gimnasio.
Las proteínas vegetales también pueden ser una alternativa para favorecer la masa muscular.

Algunas pruebas han determinado que un atleta alimentado con proteína vegetal, en sustitución de la animal, puede provocar un excelente aumento de la masa muscular. Así las cosas, es ideal para deportistas.

9. Reduce el impacto ambiental

Más allá de los beneficios individuales que nos puede ofrecer, la sustitución progresiva de la proteína animal por la vegetal ayuda de manera determinante a la salud del planeta.

Las prácticas de producción de carne pueden resultar muy crueles para los animales, pero también es una actividad muy contaminante.

De allí que, aunque no lo sintamos de manera directa, la producción industrial de carne también afecta a nuestra salud porque daña nuestro medio ambiente. Todo ello sin contar con que muchas veces la carne viene llena de aditivos, que son perjudiciales para tu cuerpo.

En definitiva, las proteínas vegetales son muy buenas para tu salud. Sin embargo, si deseas hacer un gran cambio en tu dieta, lo ideal es que consultes con un especialista en nutrición.

  • Jacobs DR. The relationship between cholesterol and stroke. Health Rep. 1994;6(1):87-93 Available at: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/7919094
  • van Vliet S, Burd NA, van Loon LJ. The Skeletal Muscle Anabolic Response to Plant- versus Animal-Based Protein Consumption. J Nutr. 2015 Sep;145(9):1981-91 Available at: www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26224750