9 remedios naturales contra el mal olor vaginal

A continuación te comentamos cuáles son los remedios que debes evitar y por qué.

Así como cada parte del cuerpo tiene un olor característico, como la boca y los pies, la vagina tiene su propio olor. No obstante, cuando este resulta excesivamente desagradable, puede ser indicativo de que algo no está del todo bien. El mal olor vaginal puede tener como origen, una infección. 

El crecimiento excesivo de las levaduras (hongos) o bacterias vaginales, o infecciones como la vaginosis bacteriana (VB) y la candidiasis pueden alterar las características del flujo vaginal y, por ende, causar mal olor. Esta viene a ser una situación desagradable para quien la padece.

Causas del olor vaginal

resequedad vaginal

El mal olor vaginal se debe a una alteración en el pH de la vagina, por carencia o exceso de las bacterias que se alojan allí. Cuando se produce un aumento excesivo de las bacterias encargadas de regular el pH en la vagina, se produce un flujo de color gris o amarillo, muy espeso, que se descompone con rapidez y tiene un olor desagradable.

¿Qué remedios caseros debes evitar?

Hay muchos remedios caseros, preparados a partir de ingredientes naturales, cuyo uso no es recomendable sin previa consulta con el médico. Y si bien es cierto que muchos fármacos tienen cierto porcentaje de ingredientes naturales, su fórmula está especialmente diseñada para dar una solución efectiva y con la menor cantidad de efectos secundarios posible.

Y es que, aunque parezcan inocuos, muchos remedios naturales, aplicados en una zona tan delicada como la vagina, puede resultar no solo contraproducente a la hora de tratar, por ejemplo, el mal olor, sino que puede incrementar las molestias. Este viene a ser el caso de los baños con aceite de árbol de té.

El exceso de humedad perjudica la salud vaginal, sobre todo en caso de infección, y por ello, un baño no es una medida conveniente. Y aunque el aceite de árbol de té es famoso por sus propiedades antisépticas, no se puede utilizar de cualquier forma ni en cualquier parte del cuerpo.

Algunos de los remedios más populares, de uso tópico que debes evitar son:

  1. Ajo.
  2. Alumbre.
  3. Yogur.
  4. Leche y cúrcuma.
  5. Hojas de guayaba.
  6. Vinagre de manzana.
  7. Aceite de árbol de té.
  8. Bicarbonato de sodio.
  9. Grosella espinosa india.

Te puede interesar: ¿Influyen los probióticos a la flora vaginal?

¿Cómo prevenir y combatir el mal olor vaginal?

  • Bebe abundante agua.
  • Cuida la higiene al tener relaciones sexuales.
  • Incluye en tu dieta más alimentos con vitamina C.
  • Durante la menstruación, cambia con frecuencia las toallas sanitarias o tampones.
  • Evita usar prendas de ropa interior ajustadas o bien, hechas de materiales sintéticos que impidan la transpiración. Asimismo, lava y seca bien tu ropa interior antes de usarla.
  • Utiliza un jabón neutro, sin perfume, para lavar tu área genital en la parte externa.Evita enjabonar la parte interna así­ como las duchas vaginales.
  • Evita depilarte el vello púbico, ya que esto aumenta el riesgo de contraer diversas infecciones. También es necesario evitar el extremo opuesto, es decir, mantener el vello púbico excesivamente largo.

En conclusión

El mal olor vaginal constituye una molestia que genera incomodidad e, incluso, inseguridad en las mujeres. Por ello, es necesario darle una solución rápida y eficaz pero, sobre todo, sensata.

En este sentido, hay que buscar el consejo del médico y evitar a toda costa los remedios ‘caseros’ que, en suma, no tienen un efecto favorable o siquiera significativo que haya sido científicamente comprobado.

El remedio natural más popular (y menos adecuado) consiste en la aplicación de yogur directamente sobre la vagina con la finalidad de ‘restablecer la flora del área’. No obstante, la ciencia ha revelado que este producto no supone ningún beneficio para la salud cuando se utiliza de esta forma. En cambio, tomar yogur, sí puede ayudar a equilibrar el pH.

Si el mal olor vaginal se acompaña por síntomas persistentes y de intensidad elevada, tales como: ardor, comezón, irritación, inflamación, entre otros, lo mejor será acudir al ginecólogo para una evaluación física.