9 secretos para conseguir el cuerpo y la salud que deseas

Daniela Castro · 28 marzo, 2016
¿Sabías que, más allá de seguir una dieta balanceada, la hidratación y la calidad y cantidad de horas de sueño también son determinantes a la hora de perder peso?

Tener un cuerpo esbelto y tonificado es el resultado de la práctica constante de varios hábitos de vida que, además, son la principal clave para conservar la salud.

Como muchos ya lo saben,  tener exceso de peso u obesidad incrementa el riesgo de patologías graves como la diabetes, los trastornos del corazón y los problemas articulares.

Debido a esto, más que por estética, el adelgazar es una necesidad para mantener una buena calidad de vida.

Si bien lograrlo no es fácil, con la práctica constante de algunas buenas costumbres podemos conseguirlo poco a poco y sin someter el cuerpo a regímenes estrictos.

A continuación vamos a compartir esos 9 secretos que podrán servirte para moldear tu figura y prevenir enfermedades. ¡Aplícalos!

1. Come un buen desayuno

Come un buen desayuno

Deja de pensar que si te saltas el desayuno estarás ahorrando calorías. Esto es una falsa creencia que durante muchos años fue el obstáculo para que muchos llegaran a su peso adecuado.

Está comprobado que consumir un desayuno completo, con pequeñas cantidades de carbohidratos, proteínas y fibra, es una de las mejores formas de perder peso.

Esto se debe a que le da energía al cuerpo y potencia su rendimiento físico y mental durante la jornada.

Además, el apetito se suprime por más tiempo, lo que impide el consumo innecesario de alimentos ricos en calorías.

Lee también: ¿Cuál es la mejor hora para consumir carbohidratos y cuidar la figura?

2. Incrementa el consumo de proteínas

El cuerpo requiere más energías para digerir las proteínas que consumes en tu alimentación diaria. Por lo tanto, incluir la cantidad adecuada de este nutriente también sirve para adelgazar.

La clave está en saber elegir comidas de alta calidad nutricional, que además de las proteínas también aporten vitaminas y minerales.

Con esto también ganarás masa muscular, aumentarás el ritmo del metabolismo y prolongarás la sensación de saciedad.

3. Realiza actividad física diaria

Realiza actividad física diaria

Por más flojera que cause a veces, la actividad física es uno de los hábitos principales para activar el metabolismo y perder peso.

Esta activa los principales sistemas del cuerpo y apoya la función metabólica para aumentar la pérdida de calorías.

Su realización diaria evita la acumulación de grasa, mejora la circulación sanguínea y ayuda a expulsar las toxinas presentes en la sangre.

4. Aumenta el consumo de fibra

Los alimentos que contienen grandes cantidades de fibra, por lo general, son muy bajos en calorías y están cargados con nutrientes esenciales.

Los cereales integrales, las frutas y los vegetales son fuente natural de este nutriente que, además de mejorar la digestión, también frena el deseo constante de comer y reduce el colesterol alto.

5. Consume grasas saludables

Consume grasas saludables

Una buena dieta no es aquella que suprime la totalidad de las grasas, sino la que remplaza las saturadas por monoinsaturadas.

Esta variedad son las populares “grasas saludables” que se asocian con la limpieza arterial, la reducción del colesterol y el control de la inflamación.

Sus mejores fuentes son:

  • El pescado azul
  • Las semillas de lino
  • El aguacate
  • El aceite de oliva
  • Los frutos secos

6. Toma más agua

Un organismo deshidratado no solo tiene problemas para llevar a cabo sus funciones principales sino que se debilita y tiende a causar más ansiedad por la comida rica en calorías.

La ingesta diaria de agua es vital para evitar esta condición y trastornos comunes como la retención de líquidos y el exceso de toxinas.

7. Divide tus comidas

En lugar de comer excesivamente en un solo plato, divide tus comidas entre 5 y 6 porciones al día para mantenerte lleno y con un índice glucémico estable.

8. Planifica tu menú con anticipación

Planifica tu menú con anticipación

Una de las razones por las que casi todas las dietas fracasan es porque no se lleva un plan de alimentación que permita incluir sí o sí comidas controladas en calorías y grasas.

La falta de tiempo para cocinar aumenta las probabilidades de elegir alimentos poco saludables porque representan una forma rápida de calmar el hambre.

Debido a esto, es conveniente aprovechar el tiempo libre para planificar el menú semanal y dejar listos los ingredientes que se requieren.

Visita este artículo: 10 alimentos saludables y baratos

9. Duerme bien

Dormir bien no solo aumenta el bienestar físico y mental sino que participa en el control del peso corporal.

Durante las horas de descanso el cuerpo se dedica a realizar una serie de labores que no puede llevar a cabo durante el día y que son claves para la salud.

Lo recomendado por los expertos es dormir 8 horas diarias, sin interrupciones, para aprovechar todos sus beneficios.

Empezar a incorporar todos estos hábitos en la rutina diaria puede ser un poco tedioso cuanto estamos acostumbrados a un estilo de vida muy diferente.

Sin embargo, con esfuerzo, disciplina y fuerza de voluntad podemos apropiarnos de ellos hasta modificar por completo nuestras costumbres. ¡No te rindas!