9 señales tempranas para reconocer el hipotiroidismo - Mejor con Salud

9 señales tempranas para reconocer el hipotiroidismo

Aunque por separado no tiene por qué ser indicativas de ningún trastorno tiroideo, si presentamos varias señales de forma simultánea es conveniente consultar con el especialista para descartar el hipotiroidismo

El hipotiroidismo es una de las enfermedades que afectan el funcionamiento de la tiroides. Esta glándula se encarga de regular el metabolismo, segregar varias hormonas y controlar algunos procesos vitales.

Es un trastorno muy habitual en la población, principalmente femenina, el cual aparece cuando la hormona tiroidea disminuye o no se produce en las cantidades adecuadas.

Como consecuencia se producen algunas reacciones negativas en los sistemas principales del cuerpo y, al mismo tiempo, aumenta la dificultad para alcanzar un peso estable y sano.

Su causa principal son las alteraciones en los procesos inflamatorios del cuerpo que, a su vez, deterioran las células de la glándula tiroides.

Si bien se desarrolla de diferentes formas en cada caso, su diagnóstico suele ser difícil por la ausencia de síntomas contundentes.

Debido a esto es primordial identificar algunas señales oportunas que, aunque parecen comunes, pueden estar relacionadas con su desarrollo.

¡Descúbrelas!

1. Fatiga

Fatiga

La debilidad corporal y el cansancio mental pueden ser el resultado de muchos trastornos y problemas de salud.

Sin embargo, no se debe descartar que sus continuos episodios tengan que ver con la aparición del hipotiroidismo.

Lee también: ¿En qué nos afecta el desequilibrio de las glándulas tiroides?

2. Aumento de peso corporal

El aumento de peso corporal suele ser el resultado de una mala alimentación y un estilo de vida sedentario.

No obstante, cuando se tienen buenos hábitos y aun así hay un incremento, es probable que se deba a un problema tiroideo.

Esta enfermedad altera el funcionamiento del metabolismo, ralentizando sus procesos e impidiendo un correcto gasto energético.

3. Falta de memoria

Mejorar-la-memoria

Las funciones cognitivas experimentan graves dificultades cuando la glándula tiroidea presenta algún tipo de alteración.

Los desequilibrios hormonales que se generan como consecuencia del hipotiroidismo pueden alterar las habilidades cerebrales y la memoria.

Dado que la segregación hormonal disminuye, el cerebro tiende a cansarse con más facilidad y, tiempo después, podría desarrollar trastornos más importantes.

4. Colesterol alto

Aunque los médicos no suelen sospechar de un problema tiroideo tras detectar altos niveles de colesterol malo, es primordial tener en cuenta que también es una reacción del hipotiroidismo.

Esto se debe a que el cuerpo disminuye su capacidad para remover las partículas de colesterol en las arterias, lo cual conduce a una acumulación.

5. Disminución de la libido

libido

La disminución de la libido y la falta de interés sexual es un indicio de un trastorno en la glándula tiroides.

La reducción en la producción de hormonas y las alteraciones a las que conlleva intervienen en el deseo por mantener relaciones sexuales.

Además, la función de la tiroides y las glándulas suprarrenales tienen un estrecho vínculo, y son claves para el control de las hormonas sexuales.

6. Cambios en el estado de ánimo

Uno de los efectos secundarios de la disminución en la producción de hormonas tiroideas son los cambios repentinos de humor, casi siempre con tendencia a la depresión y el estrés.

Si bien ambos estados de ánimo pueden verse desencadenados por otros factores, el hipotiroidismo no se debe descartar como posible responsable.

7. Piel seca

Piel seca

Los pacientes con problemas en su glándula tiroides tienen problemas para conservar su piel humectada y libre de imperfecciones.

Un cutis con una textura áspera y seca es el resultado de una función tiroidea baja.

El problema se torna aún más preocupante cuando se acompaña con uñas quebradizas, caída del cabello y dificultades en el proceso de cicatrización.

8. Tránsito intestinal lento

El tránsito intestinal lento o estreñimiento puede ocurrir por las dificultades para producir hormonas tiroideas.

En vista de que la glándula tiroides es la responsable de regular el metabolismo, la disminución de su actividad provoca dificultades en las tareas del tracto digestivo.

Esta debilita la contracción de los músculos del tubo digestivo y, a su vez, aumenta la tendencia a acumular desechos en el colon.

Visita este artículo: Descubre cómo limpiar el colon de forma natural

9. Tensión muscular

Tensión en los músculos superiores

La tensión y los dolores musculares suelen ser habituales entre aquellos que practican ejercicios o trabajos de alta intensidad.

No obstante, cuando ninguna de estas es su causa, es probable que tenga mucho que ver con la disfunción de la glándula tiroidea.

Las hormonas que regulan el metabolismo pueden disminuir de forma significativa, debilitando los músculos y las articulaciones.

Según su nivel de gravedad se puede controlar con ejercicios de bajo impacto y algunos alimentos estimulantes de la tiroides.

Ten en cuenta que todos los síntomas se pueden manifestar de formas distintas en cada caso.

Es primordial encender las señales de alerta, sobre todo si se producen varios al mismo tiempo.