9 sencillos hábitos para despertar con el vientre plano

Lorena González · 26 mayo, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Carlos Fabián Avila el 15 noviembre, 2019
Si bien llevar una dieta equilibrada desempeña un papel fundamental a la hora de lucir un vientre plano, también es importante hacer ejercicio y evitar determinados alimentos que nos puedan hinchar.

Despertar con el vientre plano es el sueño de muchas personas. Sin embargo, no siempre saben cuál es la forma de comenzar a hacerlo realidad y no ponen en práctica lo que podría ayudarlos.

Para lograr este tipo de metas, lo primero que hay que hacer es abandonar el sedentarismo y, poco a poco, comenzar a adoptar un estilo de vida más activo. Adicionalmente, también es necesario mejorar los hábitos de vida, a través de pequeñas acciones.

A menudo, sumar a la rutina diaria hábitos tan sencillos como los que vamos a indicarte a continuación será lo que te ayude a sentirte bien y lucir una figura más esbelta. Te invitamos a que hagas la prueba.

Hábitos para despertar con el vientre plano

Si deseas despertar con el vientre plano, debes prestar atención a las últimas acciones que realizas cada noche antes de ir a dormir.

1. Prescinde de los lácteos en la cena

Los yogures tienen muchas propiedades, pero si lo que buscas es un vientre plano, deberías evitar consumirlos en la cena. Muchos de estos productos tienen gran cantidad de azúcares añadidos, además de lactosa, que es un azúcar natural que muchas veces es difícil de digerir.

La combinación de la lactosa con los azúcares añadidos puede causar inflamación e hinchazón del vientre. No obstante, si crees que un yogur es la mejor opción para saciarte en la cena, procura escoger al menos uno natural, sin azúcar.

Las frutas también son una buena opción para la cena. Al ser ricas en fibra, te ayudarán a saciar el apetito, dormir bien e ir al baño a la mañana siguiente.

Te puede interesar: Cenas que te ayudarán a quemar grasas

2. Haz ocho minutos de ejercicio antes de acostarte

No basta con anhelar despertar con el vientre plano, debemos trabajar para ello.

Si además de realizar un mínimo de 30-40 minutos de actividad física a diario, haces unos haces ocho minutos de ejercicio dos o tres horas antes de ir a dormir, podrás ver que, con el tiempo, despiertas con un vientre mucho más plano y mantener un peso saludable.

Un ejercicio corto que puedes practicar es el siguiente:

  • Ponte de pie, con los pies separados al ancho de los hombros.
  • Coge unas mancuernas y baja los glúteos para hacer una sentadilla; luego, levántate y sube las mancuernas por encima de la cabeza.
  • Repite varias veces, hasta completar los ocho minutos. Entre uno y otro, puedes hacer una pausa de 20 o 30 segundos.

3. Apuesta por la ducha fría

A nivel popular, se considera que una ducha fría antes de ir a dormir puede contribuir con una mejor circulación, y ayudarte a despertar con el vientre plano

Al tomar una ducha fría, bajarás tu temperatura corporal y estimularás la grasa parda, un tejido que se encarga de consumir energía para aumentar la temperatura del cuerpo. De este modo, podrías quemar calorías.

En el caso de que no te animes a darte una ducha de agua fría, opta por una de agua templada, pero no caliente.

4. Desayuna adecuadamente

desayunos

Empezar el día con un buen desayuno es fundamental. Con esto, el acido butírico te ayudará a reducir la inflamación del cuerpo y a aumentar la resistencia a la insulina. Además, conseguirás estimular el intestino y estarás menos hinchado, por lo que te sentirás mucho más ligero.

  • Una buena opción puede ser una combinación de avena, chocolate negro, frutos rojos, nueces y canela.
  • En caso de que tengas dudas acerca de cómo mantener una dieta saludable, acorde a tus necesidades, consulta con el médico o el nutricionista.

5. Reduce tu consumo de sal

Si bien es importante que, en líneas generales, mantengas un consumo bajo de sal, a la hora de tomar la última comida del día, es importante que prestes aún más atención a este detalle.

La comida china suele hacer del sodio uno de sus principales elementos; esto hará que estés más hinchado. En la misma línea se encuentra la comida mexicana, que también contiene grandes cantidades de sodio.

Te puede interesar: Tips para reducir el consumo de sal

6. No tomes chicles sin azúcar

Chicle

Aunque puedas creer lo contrario, los chicles sin azúcar no son tan inofensivos como parecen. Varios estudios han demostrado que el sorbitol, un tipo de alcohol de azúcar usado en los chicles sin azúcar, requiere una digestión lenta.

Como consecuencia, se favorece la fermentación de bacterias y esto acaba provocando diarreas, además de hinchazón y flatulencias. Y eso no es todo: al mascar chicle, enviamos una señal a nuestro cerebro que despierta el apetito.

7. Evita las barritas de cereales

Las barritas de cereales pueden parecer el aperitivo perfecto, pero lo cierto es que nada más lejos de la realidad, y por diversos motivos. Estos alimentos aparentemente inofensivos contienen lactosa del suero de leche, por lo que causan hinchazón. Además, suelen tener una gran cantidad de azúcares añadidos que no conviene consumir. También pueden contener semillas de soja, que suelen dar gases.

Recuerda que se trata de un producto procesado; está demostrado que este tipo de alimentos tiene más calorías de las que podías pensar, por lo que es probable que nos haga subir de peso.

8. Cena ligero

Aunque pueda parecer evidente, es importante recordarlo: hay que procurar cenar ligero (y preferiblemente unas 3 horas antes de acostarse en la cama), para evitar la pesadez así como problemas de sueño.

9. Batidos sí, pero caseros

batidos para frenar la artritis

Aunque no hay nada mejor que consumir las piezas de fruta al natural, para poder aprovechar todos sus aportes, hay quienes no se resisten a prepararse batidos para complementar sus desayunos o meriendas. En ese caso, lo más recomendable es procurar prepararlos en casa, sin añadirle azúcares, edulcorantes y afines.

Descubre: ¿Por qué debemos comer frutas a diario?

Con todos estos consejos, sumados a un estilo de vida saludable, que incluya actividad física diaria, una buena alimentación y un correcto descanso, el objetivo de despertar con el vientre plano estará más cerca. Recuerda que los hábitos antes de irnos a la cama son importantes.