9 síntomas que te indican que estás consumiendo demasiada azúcar

Carolina Betancourth 30 agosto, 2017
Nos puede parecer que el azúcar nos da más energía, pero lo cierto es que su consumo excesivo puede tener el efecto contrario y derivar en una sensación constante de fatiga y cansancio

El consumo excesivo de azúcar es uno de los hábitos que, con el paso del tiempo, pueden afectar de forma significativa la salud.

Si bien es un ingrediente que ha hecho parte de la alimentación regular de todas las personas, su absorción en el organismo es una de las causas principales de los trastornos metabólicos.

Esto se debe a que se retiene en la sangre y, al no ser utilizada como fuente de energía, afecta la actividad celular y el peso corporal.

Lo más preocupante es que su sabor dulce es demasiado adictivo y, por desgracia, hace parte de cientos de productos alimentarios que se consumen habitualmente.

Como consecuencia se desencadenan desequilibrios en varios sistemas del cuerpo y, al producirse enfermedades, la calidad de vida disminuye.

Por esto es importante conocer algunos síntomas que, cuando se manifiestan, indican que este ingrediente se está ingiriendo en dosis muy altas.

¡Descúbrelos!

1. Hambre constante

Deseo insaciable de comer

El consumo excesivo de azúcar impide que la glucosa penetre de forma óptima en las células, por lo que disminuye el nivel de energía corporal.

Esta situación confunde al organismo, obligándolo a enviar señales para obtener más combustible a través de la comida.

Esto quiere decir que, debido a la acumulación de esta sustancia, la sensación de hambre aparece una y otra vez.

2. Sensación de cansancio

Es normal sentir cansancio después del trabajo o tras hacer actividades de alta exigencia física.

Sin embargo, cuando se produce de repente, sin razón aparente, es probable que el cuerpo esté teniendo dificultades para utilizar la glucosa.

Esta sustancia, que es una de las fuentes de energía, se acumula en la sangre e impide que otros nutrientes alimenten las células.

En consecuencia, la persona cae en un estado de fatiga que, muchas veces, le impide cumplir sus tareas cotidianas.

3. Deseo constante de orinar

Mujer con ganas de ir al baño

La acumulación de azúcar en la sangre interfiere en el funcionamiento de los riñones y, además de impedir que filtren de forma adecuada las toxinas, provoca un deseo constante de ir al baño.

Esto se debe a que los órganos intentan crear un equilibrio de la glucosa en la sangre y las células, lo cual se manifiesta con una micción frecuente.

4. Boca seca

Uno de los principales efectos del consumo excesivo de azúcar es la deshidratación.

Este problema, que indica un bajo nivel de agua en el organismo, afecta la producción de saliva y causa sequedad en la boca y lengua.

A su vez, hace que el hipotálamo envíe señales al cerebro, causando una constante sensación de sed.

5. Enfermedades infecciosas

Previene las infecciones urinarias

Los niveles altos de azúcar en la sangre causan un debilitamiento del sistema inmunitario y, al interferir en sus actividades, incrementa la tendencia a desarrollar enfermedades infecciosas.

Estos problemas, que también pueden producirse por muchas otras razones, afectan con frecuencia el tracto urinario, la zona íntima y el sistema respiratorio.

Si bien es necesario combatirlos con antibióticos, se debe limitar el consumo de azúcar para inhibir el crecimiento de los microorganismos.

6. Piel seca

Cuando la piel pierde su humedad natural se debe analizar si es el resultado de la acumulación excesiva de azúcar en la sangre.

Aunque es un síntoma de muchas enfermedades y problemas externos, no se debe descartar que tenga que ver con la deshidratación causada por este problema.

Esto, entre otras cosas, se produce porque el exceso de glucosa afecta la circulación y reduce la capacidad de oxigenación celular.

7. Problemas de concentración

no puedo concentrarme

Los efectos de la acumulación de azúcar en la sangre también se perciben en las habilidades cognitivas y la capacidad de concentración.

La glucosa, que no penetra de forma óptima en las células cerebrales, no se usa como fuente de energía y, por lo tanto, el cerebro se fatiga y no trabaja como de costumbre.

Esta situación puede identificarse cuando, por ejemplo, se tienen dificultades para resolver problemas o tomar decisiones.

8. Visión borrosa

Aunque el síntoma de visión borrosa debe ser analizado por un experto, no hay que descartar que su aparición se dé por el consumo de azúcar.

Este es una de las consecuencias de la deshidratación causada por esta sustancia, la cual afecta las células de los ojos y reduce su habilidad para enfocar los objetos.

9. Cicatrización lenta

Cicatrización lenta

Si la piel se tarda demasiado en cicatrizar ante heridas o cortes, es primordial tomar una muestra de sangre para comprobar sus niveles de glucosa.

Si esta sustancia se acumula, la circulación se ve afectada y, por lo tanto,  los procesos que ayudan a regenerar las células se ven interferidos.

¿Identificas estos síntomas? ¿Estás consumiendo muchos alimentos con azúcar? Si es así, más te vale empezar a tomar medidas al respecto.

Aunque al principio es fácil pasarlo por alto, su falta de control puede conducir al desarrollo de enfermedades de mayor cuidado.

 

Te puede gustar