9 trucos para lograr un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios

Un cambio sencillo pero muy efectivo en tus hábitos alimentarios consiste en masticar más veces la comida. Así conseguirás que tu cerebro reciba antes la señal de que está saciado

¿Buscas un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios? Sabemos que trabajar en nuestra salud es necesario pero no siempre es sencillo. Uno de los grandes problemas es que tenemos a mano las “tentaciones”.

Por suerte, existen algunos trucos que te harán el camino más llevadero. Toma nota y ponlos en práctica.

1. Mide porciones

El primer truco para lograr un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios es saber cuánto y cuándo comes. Si no controlas eso, te será muy difícil saber si estás comiendo demasiadas calorías o carbohidratos.

  • Para ayudarte, lo único que necesitas es un báscula pequeña y una taza medidora.
  • Al momento de preparar tus alimentos, busca recetas con medidas exactas y síguelas al pie de la letra.

Verás que, en poco tiempo, comes mejor y llegas a tu peso ideal con el mínimo esfuerzo.

Lee también: Cómo preparar una limonada de té verde para perder kilos y reducir medidas

2. Ten a mano vegetales congelados listos para usar

Conoce las propiedades de los vegetales según su color

Otro consejo para lograr un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios es tener a mano aquello que necesitamos.

El ingrediente básico de una dieta sana deben ser los vegetales pues aportan fibra y nutrientes con el mínimo de calorías y carbohidratos.

  • Para facilitarte la tarea, destina un día a organizar porciones individuales de vegetales frescos.
  • Guárdalos en bolsas de plástico selladas o recipientes plásticos con tapa en el congelador.

Esto te facilitará elegir qué comer a lo largo de la semana y sabrás que los vegetales no han pasado meses en congeladores.

3. Escribe lo que comes

Para lograr un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios resulta un ejercicio interesante apuntar todo lo que comes. Llevar este diario te ayudará a:

  • Reducir la cantidad de veces que comes, pues te dará algo de pereza sacar la aplicación elegida o la libreta para anotar.
  • Más adelante podrás identificar cuáles son los momentos del día en que te cuesta más trabajo hacer buenas elecciones de alimentos.

4. Evalúa tus hábitos alimentarios

Conoce algunos trucos para darle sabor a los vegetales

Al cabo de un mes de anotar todo lo que has comido es necesario que te sientes a evaluar los resultados:

  • ¿Cuántos vegetales comes cada día?
  • ¿Incluyes más alimentos naturales que procesados?
  • ¿Qué alimentos no consumes casi nunca? ¿Cuáles son los que siempre están?

Con toda esta información podrás crear estrategias para hacer un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios. Si no tienes mucha idea de los nutrientes que requieres y las propiedades de ellos, acude con un nutricionista.

Él te ayudará a identificar los errores y crear un plan bien adaptado a tus necesidades y gustos en función de lo que vea.

5. Sé el primero en pedir cuando comas fuera

Uno de los grandes problemas cuando buscamos un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios son las salidas con amigos y familia. Es común que al pasar los minutos y escuchar lo que otros piden, a ti se te vayan antojando esos alimentos.

  • Para facilitarte la elección, comienza escogiendo tú los platos. 
  • Lo recomendable es que primero pidas algo que contenga vegetales y carbohidratos sanos.

6. No descartes por completo todo lo que te gusta

comer-postres

¿Sueles pensar que llevar una dieta sana obligatoriamente implica dejar la comida rápida o los chocolates, por poner un ejemplo? En ese caso, recuerda que lograr un cambio indoloro en tus hábitos alimentarios implica incluir pequeñas porciones de esos productos.

  • Si ahora comes a diario comida chatarra, comienza a preparar tus alimentos de lunes a viernes.
  • Deja los fines de semana para comer algo menos nutritivo, pero sin excederte.

7. Crea un plan para situaciones difíciles

Puedes ser la persona con más deseos de comer sano pero, si no sabes cómo actuar cuando no es del todo posible, puedes sabotearte. Un ejemplo es cuando vas a un evento y no tienes el control del menú.

Idealmente, debes tener un plan, pues siempre te enfrentarás a estos momentos. Algunas ideas son:

  • Si todos los alimentos son poco sanos y no hay opciones saludables, bebe un vaso de agua natural antes de comer.
  • Si tienes la posibilidad, come primero la proteína y vegetales antes que los carbohidratos simples.
  • Come porciones pequeñas y pasa más tiempo masticando los alimentos.
  • Lleva contigo porciones pequeñas de semillas y frutos secos. Si no encuentras vegetales o agua disponible, come una de estas porciones antes que el resto de alimentos.

Visita este artículo: 8 alimentos ricos en carbohidratos

8. Fija horarios regulares para comer… y síguelos

Bebe antes de comer

Otro truco para cambio indoloro en tus hábitos alimentarios es crear una rutina específica para tus ingestas. En caso de que tu rutina sea muy compleja y no te dé tiempo de sentarte a comer por 30 minutos o una hora, establece varios momentos al día.

Solemos escuchar que lo ideal es tener tres comidas fuertes y dos snacks. Sin embargo, podrías modificar esto para hacer tantas comidas pequeñas como necesites.

Tan solo recuerda vigilar porciones y calidad de alimentos. Si tienes dudas, conversa con tu nutricionista.

9. Hidrátate

¿Tomas suficiente agua? La realidad es que no todos consumimos la cantidad de agua recomendada y muchas veces confundimos sed con hambre.

Por ello, otro cambio indoloro en tus hábitos alimentarios es tomar un vaso de agua cada vez que sientas hambre.

Si después de ello, la sensación de hambre permanece, entonces come un snack saludable o una porción de vegetales si estás fuera de horas.