9 trucos psicológicos que pueden hacer tu vida más fácil

Okairy Zuñiga·
08 Octubre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
06 Abril, 2019
Sin ánimo de manipular a quienes nos rodean, existen determinadas actitudes que llegan a hacer la vida más fácil. Pedir ayuda es una de ellas. Te hablamos también de otras.

Comunicarse de una manera óptima parece un reto complejo en algunas ocasiones. No obstante, es posible aplicar ciertas claves que hacen que la vida sea más fácil.

Lejos de tratarse de un intento de manipulación, hablamos de simples trucos que pueden ser útiles a la hora de relacionarnos mejor con otras personas. ¿Te interesa? Si es así, sigue leyendo. Te lo contamos más despacio a continuación.

¿Qué trucos psicológicos hacen la vida más fácil?

Entre las ideas que cabe considerar para establecer contactos adecuados con los demás figuran los esfuerzos por mantener la calma, pedir ayuda o adoptar una postura correcta. Veamos estos y otros trucos con más detalle.

1. Mirar a los ojos al hablar con alguien

Mantener el contacto visual es necesario para conectar con la persona que tenemos delante. Esto es sobre todo importante en los momentos en que recibimos una respuesta que nos desagrada, no entendemos o nos resulta insuficiente.

En esos casos, más que repetir la pregunta, basta con mirar al interlocutor los ojos para conseguir más información. Esto hará que el otro se sienta bajo presión y se vea obligado a dar una contestación más elaborada.

Mirar a los ojos directamente es un consejo para hacer la vida más fácil
No dejes de leer: La importancia de mirarse cara a cara

2. Mantener la calma aún cuando el otro levanta la voz

Reaccionar con gritos cuando alguien discute bajo los efectos de la ira puede provocar que la situación se complique aún más. En cambio, si optamos por mostrar calma, el enfado de la otra persona comenzará a desvanecerse y es probable que también intente tranquilizarse.

Tal vez te interese: 7 secretos para reducir las discusiones con tu pareja

3. Sentarse cerca del agresor para evitar el ataque

Parece que en los grupos y reuniones sociales a menudo está presente algún participante más agresivo. Este individuo suele manifestarse en contra de cualquiera que le replique, con lo que las conversaciones acaloradas y basadas en las críticas negativas son frecuentes.

Pues, aunque suene extraño, resulta que sentarse junto a tal persona hará que esta se sienta incómoda. Al que se ponga al lado tampoco le será agradable el encuentro, pero le servirá para reducir los roces entre ambos. La vida es más fácil cuando evitamos confrontaciones innecesarias…

4. Identificar las emociones hace también la vida más fácil

Anotar los pensamientos estresantes ayuda a hacer la vida más fácil.

A lo largo del día vamos a experimentar diferentes emociones que se alternan entre sí. Si aprendemos a recibirlas como vienen, empezaremos a identificarlas de forma habitual. Anotarlas en un diario es, por ejemplo, una estrategia liberadora.

Ese registro nos permitirá concentrarnos en las actividades cotidianas, ya que, en cierto modo, representa una vía para compartir lo que nos pasa. Expresar lo que sentimos y pensamos hace la vida más fácil.

5. Minimizar la variedad de alternativas cuando las decisiones son complejas

Quizás opines que cuanto más tengas para escoger, mejor. Sin embargo, en ocasiones disponer de un número elevado de alternativas llega a crear mayor confusión.

Por ello, limitar la variedad de opciones permite analizar la decisión a tomar de manera más eficiente. La vida es más fácil cuando minimizamos el campo de elección, en lugar de invertir tiempo y atención sobre aquello que en realidad descartaríamos desde el principio.

Descubre: Cómo tomar decisiones con seguridad

6. La vida es asimismo más fácil al adoptar una postura correcta

Los cambios de postura influyen igualmente en las relaciones que establecemos con los demás, sean amorosas, de amistad o, incluso, laborales. Es decir, con el lenguaje corporal también comunicamos.

De forma que si, por ejemplo, proyectamos una imagen de cercanía y amabilidad, con bastante seguridad quienes se hallan alrededor respondan a su vez con gratitud.

7. Pedir ayuda cuando sea necesario

Si precisamos que alguien nos eche una mano en algo, comenzar con la frase de “Necesito ayuda” abrirá el camino para iniciar este intercambio. A los otros les gusta sentirse útiles y tener la oportunidad de apoyar a un colega, por lo que esta situación supone al mismo tiempo un beneficio mutuo.

Si en el diálogo incluimos esta clase de peticiones, conseguiremos que la otra persona se dé cuenta de la demanda que planteamos, algo que, sin duda, hará que la vida sea más fácil.

8. No dejar de dar las gracias

Aunque parezca una recomendación básica, a veces damos por hecho determinados favores o algunas concesiones que aquellos con los que interactuamos nos brindan.

Reconocer y agradecer estos detalles, a pesar de que se trate de gestos cotidianos, nos permitirá reforzar a quienes nos ayudan y creará un clima agradable con el que la vida se torna más fácil.

Sigue leyendo: El valor de enseñar a los niños a decir “por favor”, “gracias” o “buenos días”

9. Recordar el nombre de los demás

Si eres de los que desean volverse populares, entonces, este truco te interesará. Si al mantener una conversación con varios interlocutores, llamas a cada cual por su nombre, harás que el implicado en ese momento se sienta especial de manera instantánea.

Acciones como esta promueven que la otra persona te recuerde con más facilidad, incluso cuando termináis de hablar. 

Llamar ra cada uno por su nombre te hará ganar popularidad y hará tu vida más fácil.

¿Aplicarás estas claves para tener una vida más fácil?

Con estos tips no se pretende sacar ventaja de las interacciones sociales para los propios fines, sino hacer que estas sean más fluidas y positivas.

Recuerda que la vida es más fácil con pequeños cambios. Tanto agradecer como mirar a los ojos o mostrar tranquilidad son ejemplos de estas claves. ¿Te animas a ponerlas en práctica?