9 usos de la harina de garbanzo, sana, nutritiva y sin gluten

Elena Martínez 26 marzo, 2017
La harina de garbanzo es una alternativa a la tradicional de trigo y, dado que no tiene gluten, es ideal para aquellas personas intolerantes o para los que quieren probar algo diferente

Muchas personas no conocen la harina de garbanzo, que tiene todas las ventajas culinarias de la harina y los valores nutricionales del garbanzo.

Esta legumbre esconde muchos beneficios para la salud y, al comerla en harina, facilitamos su digestión y asimilación.

Descubre en este artículo 9 usos de la harina de garbanzo para cocinarla de todas las maneras posibles e, incluso, aprovecharla como exfoliante para la piel.

 1. Para rebozar

Visita este artículo: 6 harinas saludables que puedes usar para remplazar la de trigo refinada

Para rebozar

La harina de garbanzo es una excelente alternativa a la harina de trigo a la hora de rebozar carne, pescado o verduras.

  • Esta harina da jugosidad y buena consistencia a los alimentos, e incluso potencia el sabor sin que se note el garbanzo. 
  • Si queremos rebozar con harinas sin gluten también podemos usar harina de arroz o puré de patatas en polvo.

2. Espesante

Gracias a su contenido en almidón esta harina es un buen espesante para todo tipo de guisos, a la vez que enriquece la receta con los nutrientes del garbanzo.

3. Crepes de harina de garbanzo

¿Quieres preparar unas sencillas, deliciosas y nutritivas crepes saladas sin harina y sin huevo?

La harina de garbanzo les dará la consistencia ideal, ya que puede usarse sin necesidad de añadir huevo.

  • Bastará mezclar la harina con agua hasta conseguir una textura líquida, en una proporción de una parte de harina por dos y media de agua.
  • Podemos añadirle sal y algunas especias.

En la India se elaboran desde la antigüedad y se cocinan muy finas y crujientes.

4. Pan sin gluten

El pan sin gluten no es solamente un alimento para las personas celíacas, sino que también es una buena opción para quienes quieren un pan más digestivo o desean variar la receta con diferentes cereales.

El pan sin gluten se puede hacer con la combinación de harina de arroz, harina de maíz y almidón de mandioca, añadiéndole la harina de garbanzo para darle el característico sabor a pan artesanal.

5. Falafel

Falafel

El falafel es una receta originaria de la India que se consume en los países árabes. Son unas croquetas de garbanzo rebozadas que se suelen comer con salsa de yogur o de sésamo tostado envueltas en pan de pita.

  • Aunque se suele preparar con garbanzos cocidos, la harina de garbanzo nos permite hacer una receta más rápida y sencilla, y también deliciosa.

6. Crema de verduras

Las cremas de verduras son recetas muy saludables, ya que nos aportan muchos nutrientes y pocas calorías.

Resultan saciantes y reconfortantes, tanto en días fríos como en días calurosos, y son muy adecuadas como primer plato en la comida y en la cena.

  • Si a las crema de siempre les añadimos un poco de garbanzo, lograremos enriquecer las sopas, espesarlas y darles un delicioso toque de intenso sabor.

7. Tortitas crujientes

Siguiendo la misma receta de las crepes, podemos elaborar otro tipo de masa más fina y crujiente si en vez de pasarla por la sartén la horneamos o bien la asamos.

De este modo lograremos una tortitas crujientes con las que acompañar aperitivos, cremas y salsas.

  • Estas tortitas son excelentes para saciar el apetito y nos evitan comer harinas a todas horas.

8. Bizcocho de chocolate y garbanzo

Bizcocho de chocolate y garbanzo

En este artículo compartimos una receta de bizcocho que, aunque parezca sorprendente, se elabora con garbanzos cocidos o bien con harina de garbanzo.

  • El sabor queda disimulado gracias al chocolate, de manera que el resultado es una especie de brownie del que nadie adivinará el ingrediente principal.
  • Este bizcocho es un truco para todos aquellos que quieran que sus hijos coman más legumbres. ¡Lo harán sin darse cuenta y se sentirán llenos de energía todo el día!

Lee: Bizcocho clásico de chocolate

9. Exfoliante facial

La harina de garbanzo no solamente es un ingrediente fabuloso en la cocina. También nos sorprenderá saber que es un exfoliante facial natural muy adecuado para todo tipo de pieles.

  • Solamente tenemos que añadir un poco de agua hasta crear una pasta con las que nos podamos masajear el rostro durante un minuto.
  • Pasado ese tiempo, nos lavaremos la cara con agua y nos hidrataremos la piel.
  • Podemos hacer esta exfoliación una o dos veces por semana.

Y es que este exfoliante es suave pero profundo, y limpia la piel de impurezas a la vez que la nutre y le da luminosidad.

Te puede gustar