A veces, todo lo que necesitamos es un abrazo que nos arrope el alma

Todos necesitamos abrazos. Abrazos que nos alivien, que nos consuelen, que nos hagan sentir queridos. Y no solo recibirlos, también es importante ofrecerlos.

Los abrazos son la expresión del afecto, del reconocimiento, del cariño y la aprobación. Es un “todo va bien” y un “estoy contigo” que cada uno de nosotros necesitamos sentir a menudo.

En nuestro espacio te hemos hablado a lo largo de varios artículos de la necesidad de desarrollar tu amor propio, tu autoestima, tu capacidad para luchar por tus sueños y evitar relaciones negativas.

En esta ocasión, queremos ahondar en el valor de practicar con regularidad estas muestras de cariño que van más allá de un simple contacto de nuestros cuerpos, de poner un corazón frente a otro corazón. Es ofrecer reciprocidad y arropar el alma.

Así que ahora dinos… ¿Eres de los que da un abrazo diario a sus seres queridos?

Los abrazos que reparan y alivian miedos

Empezaremos hablando de esos abrazos que tienen la facultad de resolver problemas casi sin la necesidad de palabras. Seguro que también tú tendrás más de una experiencia en la cual, después de una discusión con tus hijos o tu pareja, ya no sabes qué hacer.

A menudo, surgen muchas diferencias en nuestro día a día con los nuestros donde las palabras se cargan de tensión. Llegamos a un punto en que la mente ya no puede pensar, sin embargo, quedan las sensaciones, la emoción de que queremos a esa persona y que nos “duele” no llegar a una solución.

Te recomendamos leer “mi hijo es mi debilidad y la razón por la que soy fuerte

pareja abrazada feliz

Algo tan sencillo como dar un abrazo aplaca de inmediato toda tensión, toda sensación de estrés y desesperación. De pronto, todo encaja: nuestros cuerpos, nuestras emociones y afectos.

Otro dato a tener en cuenta es que en las relaciones de pareja es muy común pasar por esas épocas en que tenemos dudas, miedos, preocupaciones.

  • Hay momentos en los que la relación de pareja cae en la rutina, todos los días son iguales y, de algún modo, perdemos esa magia de antaño. Y ese es el momento en el que aparecen las dudas.
  • Empezamos a tener miedos, nos preguntamos si nuestras parejas nos seguirán queriendo, si nos seguirán deseando y si la relación seguirá manteniendo la fuerza de siempre.
  • Es entonces cuando aflora la necesidad de demostrar autenticidad. Hay días en que no nos basta ese “claro que todo va bien”, “claro que te sigo queriendo, qué pensamientos tienes”. No queremos palabras, necesitamos hechos. Y nada mejor que un largo y silencioso abrazo.

Ten en cuenta que hay abrazos y abrazos, y cuando nos lo ofrezcan debemos percibir que es auténtico, sentido y real. Es entonces cuando los miedos se evaporan, cuando el universo entero se organiza y todo adquiere gran trascendencia.

Lee también “el amor está en los pequeños detalles

Ese abrazo que te une con el mundo y con lo que más amas

pareja cogida en un abrazo por las manos

El mejor abrazo es el que llega cuando se necesita, cuando encontramos esa expresión que define quien forma parte de nuestra vida y de nuestro corazón.

  • A menudo, suelen hacerse experimentos callejeros donde una persona anónima “regala abrazos”. Es algo positivo que ofrece cercanía, no obstante, los auténticos abrazos, los abrazos más terapéuticos, son los que vienen de las personas que amamos.
  • Si un abrazo nos une al mundo es porque viene de alguien que nos es significativo. Pensemos, por ejemplo, qué sería de los niños si no tuvieran ese contacto físico constante, esas caricias, esos abrazos de buenos días y buenas noches.
  • Un abrazo es la forma en que reconocemos a la persona, al niño o al anciano para darle raíces: eres parte de mi y te reconozco, te quiero y te envuelvo en mis brazos porque eres parte de mi alma.
  • Nada puede ofrecer tanto alivio como un abrazo que llega en su momento y que se ofrece con sinceridad. El corazón se enciende, se fortalece la autoestima y nuestro corazón nos regala una sensación placentera gracias a las endorfinas.

Si no se atreven a darte un abrazo…¡Hazlo tú!

los niños necesitan nuestros abrazos para ser parte del mundo

En ocasiones, las personas nos quejamos de que los niños o nuestras parejas son algo “secas”, parecen no necesitar de esas muestras e incluso nos rehuyen.

Es parte de su personalidad, no obstante, el que no los ofrezcan no significa que no los necesiten o no los aprecien. Hay perfiles a los que no les resulta fácil esta expresividad emocional, y no se atreven, no se ven con ánimos.

  • Por su parte, los niños, al llegar a una edad relacionan los abrazos con esas muestras que les devuelven a sus días de infancia, cuando ahora luchan por su independencia.
  • No te preocupes, no te enfades con ellos ni pienses que no te quieren. Lo creas o no, un abrazo repentino, furtivo e intenso siempre les arrancará una sonrisa y un sonrojo en las mejillas.

Te recomendamos leer cómo mejorar nuestra relación de familia

Todos necesitamos un abrazo diario, o un abrazo esporádico para reforzar vínculos, para recordar un “estoy aquí, contigo y nunca dejaré de quererte, eres lo mejor de mi vida”.