¿Qué es la abdominoplastia?

18 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La abdominoplastia es un procedimiento quirúrgico. No es sólo estético, sino que también se utiliza como parte de tratamientos de salud. Los más beneficiados suelen ser quienes atravesaron un proceso de bajada de peso considerable.

La abdominoplastia es una cirugía que, en los últimos años, ha ido tomando fuerza y haciéndose cada vez más conocida. Aunque la mayoría de las personas piensan que es un procedimiento que se realiza para adelgazar, esto no es así.

Este procedimiento quirúrgico también se denomina cirugía de la pared abdominal o cirugía plástica abdominal. Consiste en extirpar el exceso de piel de esta parte del cuerpo, lo que suele ser necesario en personas que han sufrido cambios bruscos de peso.

Además de retirar la piel flácida sobrante, la abdominoplastia puede servir para quitar parte de la grasa abdominal. Incluso, para corregir los músculos del abdomen, que también pueden estar más flácidos de lo normal.

Es una de las cirugías más demandadas actualmente. Ayuda no sólo estéticamente, sino que también mejora la autoestima de la persona. Por ello, en este artículo te explicamos en qué consiste una abdominoplastia y por qué se realiza.

¿En qué consiste la abdominoplastia?

Cuando sufrimos cambios bruscos de peso, tanto grandes aumentos como pérdidas, la piel puede alterarse debido al estiramiento excesivo. Esto hace que pierda elasticidad y no recupere su forma natural, quedando flácida y distendida.

La abdominoplastia consiste en extirpar ese exceso de piel para conseguir un abdomen más plano y firme. Además, también permite corregir el exceso de grasa abdominal y la flaccidez muscular que acompaña estas alteraciones.

Existen diferentes tipos de cirugía abdominal, entre los que destacan la tradicional y la mini-abdominoplastia. La tradicional requiere anestesia general y un ingreso en el hospital de varios días. Dura entre 2 y 6 horas y se realiza una incisión de mayor tamaño.

Por el otro lado, la mini-abdominoplastia se realiza cuando solo se busca tratar la zona debajo del ombligo. Es un procedimiento más sencillo y más corto. La incisión es más pequeña, al igual que la recuperación, que es más ligera que en la tradicional.

abdomen flácido
El abdomen que queda flácido tras un cambio brusco de peso puede resolverse con una abdominoplastia

Podría gustarte: Depresión y obesidad: ¿existe relación genética?

¿A quién se le realiza una abdominoplastia?

Aunque se piense que la abdominoplastia es una cirugía que ayuda a adelgazar, ese no es su principal objetivo. De hecho, se realiza en personas que tienen buena silueta, pero que mantienen un exceso de piel en la zona. También cuando hay un exceso de grasa que no mejora con dieta o ejercicio.

La primera indicación de esta cirugía son mujeres que han tenido varios embarazos. Esto es así porque, tras varias gestaciones, a veces la piel y los músculos del abdomen no consiguen recuperar su forma inicial.

Lo ideal es que, si se realiza por este motivo, la mujer no vuelva a quedar embarazada. Si se corrige la piel y los músculos que se hayan distendido, al producirse un nuevo embarazo pueden volver a estirarse demasiado, perdiendo sentido la cirugía.

Otra de las indicaciones de la abdominoplastia son las personas con obesidad que han perdido mucho peso. En estos casos, es frecuente que la piel quede muy colgante, llegando a pesar incluso numerosos kilogramos por sí sola.

abdominoplastia

Quizá te interese: Inflamación celular y obesidad

¿Qué hay que tener en cuenta?

Este procedimiento es muy útil, ya que además de arreglar un problema estético, puede ayudar notablemente a mejorar la autoestima de la persona. También mejorará la comodidad del individuo, considerando que los excesos grandes de piel resultan prácticamente un lastre.

Sin embargo, no podemos olvidar que se trata de una cirugía. Por ello, no está exenta de riesgos. En primer lugar, hay que destacar que la cicatriz del proceso seguramente será muy visible. Es una incisión grande que puede modificar la posición del ombligo.

Además, como en cualquier otro procedimiento quirúrgico, existe riesgo de infección o de mala cicatrización. Los mismos riesgos se derivan de la anestesia. Incluso, cabe la posibilidad de que se altere la sensibilidad de la zona.

Por último, es esencial saber que, antes de realizar la abdominoplastia, se aconseja que el peso se mantenga estable durante al menos seis meses. Por todo ello, lo ideal es informarse debidamente y que sea el médico el que ayude a tomar la decisión.

  • CIRUGÍA DE ABDOMEN | SECPRE. (n.d.). Retrieved February 11, 2020, from https://secpre.org/cirugia-del-abdomen Abdominoplastia o Cirugía de Abdomen | Grupo Quirón Dexeus. (n.d.). Retrieved February 11, 2020, from https://cirugiaesteticabarcelona.es/cirugia-estetica-corporal/cirugia-de-abdomen-o-abdominoplastia/
  • Pérez-Ávalos, José L., and Gustavo González. "Experiencia clínica en abdominoplastia." Cirugía Plástica 9.3 (1999): 112-119.
  • GONÇALVES, EDINALDO, GENÊS LOPES ALMEIDA, and ALMEIDA JÚNIOR. "Abdominoplastia: estudo retrospectivo." Rev. Soc. Bras. Cir. Plást 23.1 (2008): 1-10.