Ser abuela por primera vez

Ser abuela por primera vez es un acontecimiento único que debes disfrutar al máximo.

¿Serás abuela?, si vas a ser abuela por primera vez, prepárate para entender  nuevos sentimientos. Cuando te enteras que vas a ser abuela te llenas de sentimientos encontrados, como son las alegrías y preocupaciones.

Las alegrías por la llegada de un pequeño que te robará el corazón. Por otro lado preocupaciones porque sientes que tu hija o hijo aún no está preparado para afrontar esta nueva etapa. Sin embargo, es tan grande el amor hacia los nietos que todos estos sentimientos van desapareciendo.

Abuelas primerizas

Por otro lado, las abuelas primerizas  tendrán pensamientos encontrados, sobre todo cuando ellas son jóvenes y coquetas,  muchas veces se niegan a la idea de que les vayan a decir abuelas. En su lugar comenta ¡a mí que me digan tía!

Sin embargo, cuando oigas por primera vez que tú nieto o nieto pronuncie la palabra abuela, inmediatamente se borrarán de tu mente todos esos pensamientos. Desde ese momento, compartirás con todas las futuras abuelas  jóvenes este testimonio.

Ser abuela por primera vez es maravilloso

Prepárate a descubrir el nuevo universo, que se abrirá en ti, lleno de lágrimas y sonrisas. Los nietos te enseñan una nueva forma de amar. Un amor extraordinario, que es tan diferente al que sientes por los hijos. Por eso ser abuela por primera vez es maravilloso.

Abuela con su nieto.

Ser abuela por primera vez es abrir tu corazón

Cuando los embarazos no son planificados por parte de los hijos, en muchas oportunidades las futuras  abuelas no se sienten satisfechas, con la noticia de ser abuela por primera vez. Porque tú, a lo mejor también pasaste por eso.

Por esta razón, es el momento de abrir tu corazón y estar consciente, de que solo así, la llegada de ese bebé que viene en camino, cambiará tu mundo en pocos segundos.

Los nietos son un espejo

A medida que el nieto va creciendo, podrás ver algunos rasgos de tus hijos y los tuyos reflejados en ellos, a cada instante, haciéndote recordar tu infancia. Por ejemplo: cuando sonríen, llegarán a tu mente los bellos recuerdos de las sonrisas de tus hijos de pequeños.

También cuando comienzan a consumir alimentos, y tienen preferencias por algunas frutas en especial. En ese momento recordarás que de pequeña también te gustaban y aún las comes.

Debes leer: 6 pasos para sanar las heridas emocionales de la infancia

Cuándo y cómo participar en los planes de los padres

No seas tú quien de la información de la llegada del nuevo miembro de la familia, espera que la pareja lo manifieste, puesto que ellos quieren ser los portadores de la buena noticia.

En cuanto a los obsequios que quieras darles, trata de visitar tiendas juntos con los padres para que sean más asertivas la elección de lo que deseas comprarle y ellos también opinen. Sin embargo, por tu experiencia podrás sugerir que vayan comprando básicamente lo necesario.

Así te vas integrando poco a poco en los planes de los padres. Ya que al ser de otra manera, posiblemente se inicien celos entre padres y abuelas. Trayendo como consecuencia conflictos entre ambos.

Te recomendamos leer: 4 cosas maravillosas que te enseñan tus nietos

Algunos consejos cuando vas a ser abuela por primera vez

Habla con tus hijos de lo maravilloso que es ser abuela por primera vez

Es importante que tus hijos se enteren del amor que está floreciendo dentro de ti con esta noticia hermosa. Que es tan maravilloso ser abuela por primera vez, que hasta deseas que si es niña lleve tu nombre.

Recuerda siempre que son tus nietos, no tus hijos

Siempre cruzarán por tu mente, pensamientos como: “estos padres primerizos no tienen la experiencia que yo tuve cuando los crié a ellos, mis nietos van a dar trabajo”.

 

Tienes que tener presente que, de ahora en adelante, la responsabilidad de criar y educar a los hijos es de los padres, no de la abuela. Pero sí puedes intervenir cuando tu ayuda sea solicitada.

Conclusión

Para finalizar, ser abuela por primera vez hay que recordar, que la relación que se tiene con los nietos es diferente a la que se tiene con los hijos. Que los nietos son para quererlos, abrazarlos, consentirlos y amarlos.

De hecho,  llegas a ser su cómplice, pero debe existir un equilibrio entre  el respeto y la autoridad de los padres, y la participación de la abuela.