Acceso de vías venosas centrales permanentes

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
· 27 diciembre, 2018
Los catéteres venosos centrales son sondas intravasculares que pueden insertarse en los grandes vasos venosos del tórax y el abdomen. Su empleo aporta grandes aplicaciones para la medicina, como es la administración de tratamientos de larga duración.

Para entender los accesos de vías venosas centrales permanentes hay que introducir el concepto de catéter venoso central. Se trata de sondas intravasculares que pueden insertarse en los grandes vasos venosos del tórax y el abdomen. Los más utilizados son la vena yugular interna, la subclavia y la femoral.

Los profesionales seleccionan la vena más adecuada para crear el acceso. Lo hacen tras valorar primero las tasas de complicaciones que pueden desarrollarse en cada caso.

Estas complicaciones pueden clasificarse en mecánicas, trombóticas e infecciosas. Ahora bien, la mayor parte de las contraindicaciones pueden ser normalmente subsanadas o tratadas.

Tanto en los pabellones quirúrgicos como en las unidades de pacientes críticos, la instalación de un catéter venoso central es una situación frecuente. Esto se debe a que en ambos lugares se requiere la administración de múltiples soluciones, fármacos, incluso alimentación parenteral.

Debido a la importancia de estas técnicas, la inserción de estos catéteres debe ser realizada por el anestesiólogo, internista o cirujano.

Características de las vías venosas centrales permanentes

Sanitaria realizando un análisis a un paciente.
Los accesos de vías venosas centrales permanentes se realizan a través de sondas intravasculares.

En primer lugar, es importante definir y tener claro el concepto de catéter central. Los catéteres son dispositivos que sitúan su extremo distal en la vena cava superior o inferior. Esto es, justo antes de la entrada en la aurícula derecha.

Estos catéteres se denominan permanentes cuando pueden estar implantados en el paciente durante largo tiempo. Es importante mencionar que en estos casos se va a presentar una menor incidencia de complicaciones. Las posibilidades de lesiones de la pared vascular también se reducen.

Los principales requisitos de las vías venosas centrales permanentes son que sean blandas y flexibles. Igualmente, es muy necesario un radio blanco, enfocado a su control radiológico.

De este modo, hay una serie de materiales más utilizados para la confección de los catéteres. Estos son los siguientes:

  • Cloruro de polivinilo. Es conocido por los profesionales como PVC.
  • Polietileno.
  • Teflón politetraflouretileno. Denominado profesionalmente como PTFE.
  • Silicona.
  • Poliuretanos hidrofílicos delgados.

Descubre: ¿Qué es un angioma venoso?

Tipos de vías venosas centrales permanentes

Los diferentes accesos pueden clasificarse en dos tipos. Por un lado se encuentran los tunelizados. Por otro, los que presentan un implante subcutáneo. Desarrollamos ambos tipos a continuación.

Catéter venoso central tunelizado

Se trata del acceso que suele ser usado en pacientes que requieren tratamiento en periodos prolongados. Bien en forma continuada o de manera intermitente. Su composición suele incluir la silicona y los poliuretanos hidrofílicos delgados.

El proceso de instalación de estos accesos se realiza creando un túnel subcutáneo entre la clavícula y el pezón. El extremo distal de la vía venosa llega a la aurícula derecha a través de la vena yugular externa o interna.

Por otra parte, existe una clasificación de catéteres tunelizados. Destacan los siguientes:

  • La vía venosa central permanente Hickman-Broviack. Se caracteriza porque no tiene una válvula antirreflujo.
  • La vía venosa central permanente Groshong. A diferencia del anterior, esta sí que cuenta con una válvula antirreflujo.

Los catéteres permanentes recorren un trayecto subcutáneo situado entre el lugar de entrada en la piel y la vena puncionada.

Existe un pequeño manguito de Dacron adherido al catéter que induce una reacción inflamatoria en el túnel con posterior fibrosis. Su función es fijar el catéter al tejido celular subcutáneo. De esta manera se reduce de forma sensible el riesgo de infección.

Quizá te interese: Vena safena mayor: todo lo que debes saber

Vías venosas centrales permanentes con implante subcutáneo

Dibujo de vaso sanguíneo y hematíes.
Las vías venosas centrales permanentes permiten aplicar tratamientos de larga duración.

De un modo genérico, este tipo de vías consisten en cajas o reservorios de luz única o doble que funcionan unidos a un catéter. El mencionado acceso se tuneliza hasta su entrada en la vena de acceso.

Estas vías se usan habitualmente en pacientes que requieren tratamiento por periodos prolongados y de forma continuada o intermitente. Uno de los ejemplos más habituales es el tratamiento de quimioterapia.

Estos accesos se instalan conectando el catéter por su extremo proximal a la vena subclavia y aurícula derecha. Además, en su lado distal se unen a un depósito de titanio o reservorio. Este se ubica entre el músculo y el tejido subcutáneo de la fosa infraclavicular.

De entre todas las clasificaciones de catéteres centrales, este tipo es el que presenta un menor número de infecciones. Esto se debe a que el dispositivo se encuentra situado bajo la superficie de la piel.